Puerto Díaz es una comunidad ubicada a 28 kilómetros de Juigalpa, sitio que cuenta con una hermosa vista del Lago Cocibolca, así como de los volcanes Concepción y Madera, pero además de las bellezas naturales del sitio, Puerto Díaz alberga una comunidad pesquera, actividad que permite a los lugareños contar con una fuente de empleo digna y sustentable.

Son muchos los hombres y mujeres que han encontrado en la pesca artesanal la mayor fuente de ingresos económicos tomando en cuenta que en la actualidad comercializan los peces a diferentes acopios del norte del país, así mismo, abastecen el mercado local y garantizan el consumo domiciliar.

Nurgen López, es una de las tantas mujeres que con dinero en mano llega dos veces por semana a Puerto Díaz a efectuar la compra de pescados como guapote, mojarras, sábalos y guabinas, negocio muy rentable que le ha permitido establecerse como distribuidora del producto en los municipios de Matagalpa y Estelí.

puerto

“Tenemos un acopio y cada semana venimos a Puerto Díaz a abastecernos de producto para luego vender. El producto que acá nos venden es muy bueno, los precios son accesibles y nos sentimos muy agradecidos con Dios por permitirnos contar un lago de agua dulce que genera empleos debido a su abundante riqueza”, expresó.

La jornada de los pescadores inicia desde muy tempranas horas del día y se prolonga por al menos cinco horas dentro del agua, tiempo suficiente para obtener un promedio de cinco docenas de peces por día.

José Daniel Torres, es un pescador artesanal con más de 20 años de experiencia, su labor le ha permitido ser el sustento en su hogar y sobre todo mantener viva la pesca como una herencia de los primeros pobladores de la comunidad.

puerto

“Nosotros desde muy jóvenes nos dedicamos a la pesca, es nuestra mayor fuente de empleo en la comunidad, aquí todas las familias pescamos y por la gracia de Dios siempre nos va muy bien porque ya tenemos clientela de otros departamentos, ellos vienen a comprar lo que sacamos para acopiarlo y venderlo en otros lugares”, refirió.

“Gracias a este trabajo hemos logrado salir adelante, educar a nuestros hijos y a sobrevivir, porque nunca nos fallan los pescados y el verano es la mejor temporada de trabajo porque los vendemos crudos y fritos a los que vienen a visitar el lugar”, añadió.

puerto

puerto

puerto