Roger García Orozco, el incansable militante sandinista que recorría cada calle del barrio San José Oriental para llevar solidaridad o acompañamiento a las familias, fue despedido por los chicheros y el baile de las Vacas Culonas, que lo acompañaron a su última morada en el Cementerio Oriental de Managua.

García Orozco, el popular “Chocolita”, pasó a otro plano de vida el domingo, su familia realizó este lunes una misa de cuerpo presente en la Iglesia Sagrada Familia y de ahí salió acompañado de decenas de amigos y por las pintorescas Vacas Culonas que de esta manera le rindieron tributo a su fundador.

Roger, junto a su hermano Manuel, dedicó los últimos 40 años de su vida a trabajar por llevar mejor condiciones de vida a las familias del San José Oriental, ese barrio cuyas calles son testigos del incansable trajinar de “Chocolita” que siempre en alta actitud combativa, se le veía trabajar en cada jornada de salud, de limpieza o auxiliando a las familias en caso de una inundación o instando a participar en las elecciones municipales o nacionales.

roger

"Dio todo por el partido, fue un militante ejemplar y la presencia de toda esta gente del barrio lo comprueba, él servía a todo el barrio, fue un buen compañero, su ejemplo va a quedar en nuestros corazones", dijo su hermano Manuel.

Cacique Mayor llegó a bailarle

También se le recuerda su amor por las tradiciones nicaragüenses, particularmente las de Managua, como las festividades de Santo Domingo de Guzmán.

El Cacique Mayor Oscar Ruiz llegó a bailarle a manera de homenaje a su gran amigo, con quien compartía su fe y devoción por el patrono de los capitalinos.

roger

"Vine a despedir a mi amigo, se me adelantó, hemos sido tradicionalistas y me ganó la carrera, hace dos años me enferme de neumonía y gracias a Dios aquí ando todavía, pero mi amigo se fue", señaló el Cacique Mayor.

También llegó a sus funerales el tradicionalista José María Barahona "Chema Pelón" promotor del Palo Lucio.

"Como su amigo vine a este festejo de su despedida, se nos fue pero su tradición se queda. Todos los años preparamos las festividades de Santo Domingo, era un buen amigo", señaló Chema Pelón.

roger

Al entrar al Cementerio Oriental, los amigos cargaron su féretro y lo bailaron como si del propio Santo Domingo se tratara, al ritmo de la música de los filarmónicos.

En esta despedida también participaron las autoridades distritales del FSLN, que lo recordaron como un militante ejemplar.

roger

roger

roger

roger

roger

roger

roger

roger

roger

roger

roger