La feligresía católica del departamento de León, se prepara para dos celebraciones importantes que realizan para iniciar la Semana Santa, como muestra de esa fe y devoción cristiana hacia Jesucristo: la Misa Campal en las Ruinas de León Viejo y la Procesión de Penitencia a San Benito de Palermo.

Ambas actividades simbolizan y contienen un gran significado religioso en la Semana Santa.

Todos los años, cada Domingo de Ramos, las Ruinas de León Viejo son escenario de la Misa Campal, la cual es oficiada por el párroco de Momotombo, José Antonio Jácamo.

Este es un esfuerzo de varias instituciones del Buen Gobierno como el Instituto Nicaragüense de Cultura (INC), el Instituto Nicaragüense de Turismo (INTUR), laAlcaldía de La Paz Centro y la población en general para proyectarlo a toda Nicaragua.

"Queremos iniciar la Semana Santa en el lugar que precisamente están los cimientos de los primeros elementos de nuestra fe y de nuestro Estado. Nos llena de mucho orgullo que tenemos estas raíces y venimos a reafirmar nuestra fe en Cristo, en la Iglesia y que de aquí se pueda proyectar paz, alegría, tranquilidad y un ambiente festivo y cristiano", puntualizó el Párroco.

Agregó que con ello lo que se quiere conservar es esa fe hacia Cristo que ha venido acompañando a los nicaragüenses para su salvación y que partió de este lugar precisamente.

La misa será oficiada a las 9 de la mañana y previo a ello se realizará la procesión de las palmas, en el trayecto de un kilómetro que inicia en el Instituto Ema Sampson.

"El principal mensaje que se llevará es que Dios nos ama y la Iglesia es encargada de extender esta misericordia del Señor, que estos tiempos nos acerquen más a Cristo y nos ayuden a reflexionar y espiritualizar nuestras vidas", remarcó el Padre Jácamo.

León Viejo fue el lugar donde se oficiaron los primeros actos de fe católica, como misas, bautizos, procesiones y se construyeron los primeros templos católicos como la Catedral Santa María de la Gracia y tres monasterios como son el de La Merced, de San Pablo y San Francisco..



Procesión de Penitencia a San Benito de Palermo

Otra de las principales actividades religiosas celebrada en León es la Procesión de Penitencia a San Benito de Palermo cada Lunes Santo, la cual es organizada por la comunidad cristiana católica y el Párroco de la Iglesia San Francisco.


Para ello, unos dos meses anticipados, en el santuario franciscano elaboran las velas negras, las cuales son portadas por los feligreses, y  trabajan todo lo necesario en cuanto a la decoración de la tarima.

"Para los leoneses San Benito de Palermo es como el Alma de la ciudad, sin él, León se siente vacío porque lo miran como su santo protector y el abogado que siempre intercede ante Dios", dijo el párroco Juan Miguel Tellez, ministro de la obra franciscana.

Esta fiesta religiosa es caracterizada por un ambiente de penitencia que introduce a los católicos a la Semana Santa, ya que todos los devotos llegan al Santuario a hacer este acto de fe. 

Portar las velas encendidas y vestirse de blanco significa la entrada del cuerpo hacia la luz.



Melissa Altamirano, integrante de la Juventud Franciscana, expresó que para los devotos es el significado de su fe, devoción, promesas y la llama de Cristo que ellos tratan de reflejar y de dar gracias por la intersección que les hace San Benito de Palermo.

Los frailes franciscanos trataron de fomentar esta devoción demostrando al pueblo que no solamente la gente blanca podía ser santa, sino que la gente que tenía un color diferente de piel también.

Este año el recorrido de la procesión abarcará varios barrios como Zaragoza, Laborío y El Sagrario. La festividad conlleva actividades con celebraciones litúrgicas desde las 5 de la mañana y termina con la misa oficiada por el Obispo de León, Monseñor Bosco Vivas Robelo.

La procesión saldrá a las 4 de la tarde, en la cual se va rezando el Santo Rosario y se invita a la gente a la conversión. Asimismo se regala comidas y la tradicional chicha de maíz negrito.