Con el lema: “Joven, por la fé serás más que vencedor”, más de dos mil jóvenes provenientes de los distintos departamentos y municipios del país se dieron cita en el Centro de Espíritualidad Eudista Betania en Dolores, Carazo, para celebrar la Décima edición de la Pascua Juvenil, el lunes, martes y míercoles santo.

El evento, organizado por los padres eudistas de la Congregación de Jesús y María, Neguib Eslaquit, Orlando Castro y Germán Prieto, junto la Renovación Carismática Sant María de Gudalupe de la parroquia de Dolores, estuvo lleno de la presencia de Dios y del Espíritu Santo, en donde los jóvenes bailaron, jugaron, rieron, gozaron y hasta lloraron para así enrumbar sus vidas por el buen camino.

“Doy gracias a Dios por estos tres días de retiro aquí en Betania, en donde la presencia y poder de Dios se sintieron de manera extraordinaria en los jóvenes, con los testimonios de ellos mismos en la eucaristía de sanación, con las oraciones de sanación y liberación, con el poder del Espíritu Santo; ya es la décima Pascua Juvenil que el señor nos ha permitido celebrar y esperamos celebrar muchísimas más con estos y más jóvenes”, expresó el Padre Neguib Eslaquit.

“Ya son diez años de pascua juvenil, nos hemos gozado en el Señor y esperamos seguirnos gozandop de esta alegría tremenda que el Señor nos dá, muchos de estos jóvenes regresan a sus casas totamente renovados, ahora sus vidas serán diferentes y estes es entonces el objetivo de la actividad, que tengan un encuentro personal con Jesucristo”, dijo el Pdre Orlando Castro.

Por su parte los jóvenes se mostraron contentos y agradecidos con los padres eudistas por continuar celebrando con ellos estas Pascuas Juveniles:

“Me siento feliz, contento y alegrísimo por esta pascua juvenil que celebramos, me encontré con Jesús y por esos estoy alegre, es súper estar aquí, es tuani, aquí bailamos, brincamos, gozamos, hasta carcajadas nos tiramos y nadie nos dice nada, es salvaje esta onda de las pascuas juveniles y los padres son super alegres”, manifestó el joven Horacio Pérez.

“Ya es mi tercera pascu juvenil que vivo aquí en Betania, y cada año es más alegre y diferente, es una alegría y una paz que se siente aquí en Betania que en ningún otro lugar la podés sentir, siempre venimos y tenemos una experiencia tuani en las oraciones, aquí se siente Dios”, dijo la joven Marcela Ramírez.

Durante los tres días que duró la pascua juvenil, los jóvenes tuvieron la oportunidad de orar y pedir la presencia de Dios en sus vidas, las cuales van cambiando poco a poco. El miércoles santo también se realizó el retiro de adultos que se unió con el de jóvenes, luego de queestos realizaran una caminata con Jesús Eucaristía en las calles de Dolores.La continuación de esta Pascua Juvenil, son las Explosiones Juveniles que se celebraan en Betania cada mes para que los jóvenes continúen enrumbándose por los caminos del bien.