Miles de fieles católicos acompañaron este Lunes Santo a la sagrada imagen de San Benito de Palermo, por las calles de león, en la tradicional procesión de Lunes Santo, durante la cual, los devotos repartieron abundante chicha y una variedad de refrescos, como parte de la caridad demostrada en estas ceremonias religiosas.

Previamente a la procesión, durante toda la mañana se celebraron misas en el templo de San Francisco, hasta donde los devotos acudieron vestidos de blanco, como ángeles de la luz y con sus escobas en las manos barrían incansablemente el templo como promesa al Santo.

El Obispo de León, Monseñor Bosco Vivas, dijo que con esa actividad religiosa en honor a San Benito de Palermo, los leoneses iniciaban la Semana Santa con devoción.

“Para nosotros aquí en León, esta es ocasión para invocar a San Benito de Palermo, para que ruegue por nosotros, de manera que podamos transcurrir los días santos, santamente”, expresó el alto prelado.

“Como todos los Santos, San Benito es amigo nuestro, hermano nuestro, estando en el cielo hay entre él y nosotros un lazo de caridad, de amor, que no se rompe; esa comunión entre San Benito y nosotros, nos hace poner la mirada, la de él y la de nosotros, en Jesucristo, a quien nosotros estamos honrando en estos días de su Pasión, Muerte y Resurrección”, añadió Monseñor Vivas.

“San Benito de Palermo, es protector nuestro, tantas cosas que estamos pidiendo hoy, entre esas cosas queremos también implorarte que nos concedas, nos consigas de Dios, un amor grande a Jesucristo, de tal manera que ese amor nos lleve a la Santidad como ese amor te condujo a ti, a la Vida Eterna feliz”, resaltó.

“Acuérdate de nosotros en el cielo, y consíguenos bendiciones especiales para León, para todos los que habitamos en esta ciudad, en Nicaragua, que te tiene especial veneración”, explicó.

Modelo de Amor y de Entrega

“San Benito de Palermo, hoy se presenta a nosotros como modelo de Amor y de entrega a Jesucristo. Y para ello nada mejor que siguiendo el ejemplo de él, de un hombre de contemplación y de oración constante, aprovechando estas lecturas de la Santa Biblia, que este lunes Santo la Iglesia nos ofrece como alimento espiritual, fortalezcamos nuestra Vida Cristiana, nuestro camino por este mundo hasta la eternidad”, clamó el Obispo de León.

Para fieles como Luis Borge, vecino del barrio Benito Mauricio Lacayo, cumplirle a San Benito es una gran satisfacción, por favores recibidos. Borge tiene varios años de asistir al atrio de San Francisco a repartir comidas y refrescos. Este año repartió arroz chino, pan y chicha de maíz.

“Es una promesa de hace 14 años que estoy pagando porque pude mantener el trabajo en León, donde la fe me hace seguir cumpliendo esta promesa, también le he pedido a San Benito que le de salud a mi mama, que le dé estabilidad en su vida y a mí que me dé fuerzas para seguir siendo católico”, expresó.

Aseguran que San Benito les ha cumplido

María Auxiliadora Rodríguez, vino como todos los años con su hijo Cristhian Benito Munguía de 19, a quien los médicos le diagnosticaron “soplo en el corazón”, pero la mujer asegura que San Benito y la medicina natural lo han curado de ese mal. El muchacho padece síndrome de Down. “Yo le he pedido de corazón a San Benito que me lo sane y aquí está”, dijo la mujer.

Sonia García, habitante del barrio Ermita de Dolores, afirmó que vino a San Francisco a cumplirle una promesa a San Benito de Palermo. Ella asegura que ha sido testigo de muchos milagros, le ha sanado a su hija, a su nieta que es sietemesina y a su segundo hijo que estuvo al borde de la muerte por una hernia en los testículos. “Gracias a San Benito y remedios caseros no me lo operaron y es hasta la fecha, está bien, estamos agradecidos con él”, testimonió.

Por su parte, Luisa Amanda Alemán, agradeció a San Benito con devoción el que le diera a su hija la bendición de tener hijos. “Para mí San Benito es muy especial por eso toda mi familia viene todos los años y lo haremos hasta que Dios nos dé vida”.

Casi 300 años de devoción y fé

Rodrigo Alfredo Silva Donaire, un investigador local de las tradiciones religiosas leonesas aseguró que la devoción a San Benito de Palermo es antiquísima, data de hace casi 300 años.

Resaltó que la historia de esta tradición está bien documentada en varias obras escritas por sacerdotes Franciscanos y escritores nicaragüenses. Entre estos mencionó a un historiador de apellido Valle y Jorge Argüello Argüello, así como el padre Modesto Vaquero Antón, de la Orden de los frailes menores,

Silva aseguró que el padre Vaquero Anton escribió un libro sobre el Santo, con un prólogo del doctor Edgardo Buitrago (qepd).

“La tradición consiste en dos cosas: la penitencia y la oración; la segunda parte, son los milagros, la colocación de las candelas, salir de ángeles de la luz, llevar las antorchas. Y sobre todo los cantos penitenciales que hacen rememoración a que estamos en el tiempo de cuaresma, El Santo va vestido de morado que es una clara alusión a que estamos en tiempos de sacrificio y de oración”.

La tarde y la noche del lunes, las calles de León se vistieron de gala por el largo recorrido de la procesión de San Benito, la población las engalanó con banderillas de múltiples colores, en algunos sectores se colocaron candiles vistosamente adornados; y a lo largo del recorrido se repartió abundante chicha.