Durante invierno y verano, bajo lluvia o bajo sol, brigadistas del Ministerio de Salud (Minsa), no dan tregua al mosquito adulto, transmisor del dengue, zika y chikungunya.

El técnico en control de vectores del Minsa, compañero Ángel Alvarado, explicó que incluso en la época de verano es que los brigadistas aprovechan para erradicar criaderos potenciales, que pueden generar epidemias.

"Para realizar este trabajo, para nosotros no existe ni invierno ni verano, sino que todo el tiempo trabajamos arduamente, atacando al mosquito adulto para que este no se prolifere", manifestó.

Informó que este lunes las brigadas estarán realizando labores de fumigación en unas 5 mil viviendas del distrito 6, en barrios como Waspam Norte, Reparto Santa María, José Dolores Estrada, Selim Shible y Santa Rosa.

"Siempre el objetivo claro es reducir los casos febriles, casos de dengue, zika y chikungunya. En verano es cuando más debemos aprovechar y atacar al mosquito adulto", reiteró el especialista.

Recomendó a la población "que después de la fumigación cierren las puertas de sus viviendas, durante unos veinte minutos, para que el veneno aplicado se impregne en las paredes y lugares específicos, donde anidan estos mosquitos".