Las bajas temperaturas que afectan a Europa en las últimas semanas han provocado algo inesperado: algunas partes de los canales de Ámsterdam se han congelado, lo que ha permitido a residentes y turistas patinar sobre hielo en las vías fluviales.

Según recoge The Guardian, por primera vez desde hace seis años, parte de los canales de Prinsengracht y Keizersgracht se han congelado lo suficiente como para poder soportar el peso de decenas de turistas, locales y patinadores.

Las imágenes que han comenzado a aparecer en las redes muestran como algunas personas patinan sobre el hielo mientras otras pasean disfrutando de la novedad de caminar sobre lo que normalmente suele ser agua.

En las fotografías también se ve a muchos espectadores sentados en los bancos del canal o de pie en los puentes viendo el espectáculo.