Como cada año los devotos de la virgen de Candelaria se reúnen en un lugar llamado "palo o casita de la virgen" en Monte Grande, Terrabona, departamento de Matagalpa, para celebrar a lo grande a su patrona, una tradición que data de casi 100 años, según cuentan los pobladores.

Esta celebración consiste en agradecer milagros recibidos por la virgen de Candelaria, aunque primeramente los abuelitos cuentan que se empezó hacer la fiesta porque la virgen los bendijo con agua en los ríos y quebradas, ya que para esos tiempos había una sequía, y que las siembras (productos agrícolas) se perdían a falta de vital líquido.

A partir de ese tiempo los pobladores han venido inculcando esa tradición de generación en generación, que hasta el día de hoy la tradición está presente, la cual se celebra con alegría, fervor y devoción.

Cada año los habitantes agradecen a la virgen regalando comida, cajetas, tiste con pan, a los feligreses que llegan a la celebración en la casita de la virgen, además compra arreglos florales para el altar de la virgen, todo esto como promesa por milagros recibido en el año. Además se hacen fiestas populares con conjuntos musicales o disco móvil en la cancha.

Esta celebración se realiza a mediados del mes de enero en víspera al día de la Virgen de Candelaria que es el 2 de febrero.