Las últimas tendencias del internet han logrado conectar a millones de personas, por lo que es normal interactuar por medio de mensajes, redes sociales entre otros medios para lograr comunicarse. Pero muchas de estas personas forman parte de grupos vulnerables para los acosadores o incluso son parte de ellos.

El Acoso virtual, Cyberbullying o Acoso cibernético es el uso de los medios de comunicación digitales para hostigar o acosar a una persona mediante ataques personales, o divulgación de información ya sea falsa o real. Este puede constituir un delito penal si implica un daño a la víctima; sea psicológico o físico, ya que se han dado casos en donde la persona se quita la vida o atenta contra ella, al no soportar los ataques del acosador.

Si el acosador divulga información en las redes sociales como fotos, videos o capturas de imágenes donde se lean mensajes, estos se vuelven virales, lo que hace difícil que desaparezcan de internet, ya que se reproducen y pasan de usuario en usuario. Los delitos más comunes de los ciberacosadores son: Delitos contra la intimidad, Amenazas, Hackeos de cuentas e información personal, Pornografía Infantil, entre otros como injurias y calumnias.

Es muy importante ser consciente  que no se debe aceptar como amigo en tus redes sociales a personas desconocidas, ver a quién o qué  le proporcionas información personal, hay que saber con quién se habla, y tener en cuenta que estos casos se pueden reportar, ya que  son delitos. De igual manera se recomienda a los padres de familia a monitorear las cuentas de los menores de edad, y bloquear a usuarios que te envíen mensajes incomodos.

¡No seas víctima del acoso virtual!.