Su Eminencia felicitó a las familias beneficiarias que se les restituyó su derecho de seguridad a la propiedad.

“Me alegra ver los rostros llenos de felicidad y esperanza que trae la seguridad que son dueños legítimos de sus propiedades y  que ya nadie podrá arrebatarles lo que legalmente les pertenece", indicó.

Además felicitó al Presidente de la República, Comandante Daniel Ortega, por continuar en este cometido de restituir los derechos de nuestros hermanos nicaragüenses.

“No podemos entender la solidaridad separada de la justicia social y es la sociedad en su conjunto la que asegura la justicia social cuando pone a todos los ciudadanos las condiciones que les  permitan asociarse y trabajar para hacer de este mundo  y de Nicaragua un lugar mejor en donde se instale de verdad la civilización del amor”, dijo el Cardenal.

Además indicó que las familias tienen el deber de colaborar con sus comunidades para mantener un ambiente pacífico y de colaboración mutua para heredarle a sus hijos no solo una  propiedad sino una mejor manera de vivir  con condiciones dignas del ser humano  hecho a la imagen y semejanza de  Dios nuestro Señor.

“Que el Señor bendiga al Presidente de la república comandante Daniel Ortega, a doña Rosario Murillo y a cada uno de ustedes y a toda su familia” finalizó.