El ecoturismo es una de las muchas opciones que tiene Nicaragua y en Estelí existen diversos lugares, como la Reserva Miraflores, que entre un bosque de robles y el verdor de las montañas se presenta como la alternativa ideal para aquellos que gustan del contacto directo con la Madre Tierra.

La Reserva Miraflores es un lugar prácticamente virgen de las frescas montañas segovianas, el lugar es idóneo para el turismo de aventura, para conocer nuestra fauna y sobre todo para respirar aire puro.

El lugar es visitado por turistas norteamericanos y europeos que gustan de lugares alejados del ruido, de naturaleza pura y sobre todo aquellos que desean conocer las costumbres de nuestros campesinos.

Miraflores fue declarada reserva natural por la Asamblea Nacional en 1990 y mide 206 kilómetros cuadrados. Cuando se dirige hacia Miraflores puede apreciar la jornada de campesinos en las plantaciones de tabaco y los diferentes beneficios de café, todo un espectáculo para los que gustan de las aventuras.

En la Reserva Miraflores se pueden hacer caminatas para observar 236 especies de aves entre las cuales se encuentran el famoso Quetzal, Tucancillo Esmeralda, Pájaro Ranchero, Pájaro Campana, Montezuma, Oropéndola, y el ave nacional de Nicaragua, el Guardabarranco, asegura Marden.

Desde el 2007 que llegó a la presidencia el Comandante Daniel Ortega Saavedra, el turismo nicaragüense ha sacado buenas notas, tanto es así que cada año el número de visitantes se incrementa arriba del 10 por ciento, cifras superiores a la de otras naciones centroamericanas.

Muchos de esos turistas que ingresan al país provienen de los Estados Unidos y de las naciones del bloque europeo, que cuando llega el invierno, buscan América Latina para recorrerla, siendo Nicaragua uno de sus paradas obligadas.

El turista busca la tranquilidad, la seguridad y el contacto directo con la naturaleza, asegura Nick Hale, un norteamericano que ya tiene tres años de estar en Nicaragua, lo que le ha permitido visitar las diferentes playas y los proyectos eco turísticos, como la Reserva Miraflores.

Los hoteles ecológicos

Nick dice que Nicaragua le gusta porque su gente es muy amable, porque existe seguridad y por los costos, que son inferiores a la de otras naciones centroamericanas.

Nick dice estar encantado de toda la naturaleza que existe en esta reserva, por lo que cada vez que se contacta con sus amigos en Estados Unidos, no se cansa de invitarlos a venir a Nicaragua, a conocer sus playas, sus islas y montañas.

“Tenemos tres años en Nicaragua. Estamos aquí porque es muy bonito, súper tranquilo, la gente es muy amable en Nicaragua y es más tranquilo que la gente en Costa Rica” dice Nick que estaba acostado en una hamaca de la finca Neblinas del Bosque, uno de los tres hoteles de montaña que existen en la Reserva Miraflores.

“Aquí es más tranquilo que Costa Rica, que Honduras, que Guatemala, que Panamá y esa es una razón del porque quedarnos en Nicaragua que otro lado, porque la gente aquí está muy tranquila” reitera Nick, mientras su esposa es entrevistada por otros compañeros de los Medios del Poder de la Familia y la Comunidad.

La ciudadana alemana Ilona Zeug dice que gusta venir a Nicaragua porque goza del verano y también aprovecha para compartir con su hija Isabela.

“Existe una gran diferencia entre Alemania y Nicaragua, en mi país está el invierno, hay mucho frío y nieve, mientras aquí es como la primavera siempre. Me gusta Nicaragua porque la gente son muy amables, me gustan los animales de la finca, la atmosfera es muy relajante y está muy bien para mí y para mi esposo que viene cada año”, mencionó Ilona.

Neblina del Bosque es propiedad del matrimonio conformado por Edward Juárez nacido en la Isla de Ometepe y Isabela Zeug, originaria de Alemania, que vino a Nicaragua hace ocho años y quedó enamorada del país, su cultura y de sus bellezas naturales.

Edward cuenta que acompañaba a Isabela, cuando recorrieron parte de la reserva Miraflores y quedaron impresionados, por que decidieron comprar varias manzanas de tierra, donde construyeron el hotel Neblinas del Bosque.

Este complejo eco-turístico está conformado por cuatro cabañas, tres de bambú que tienen sus baños, agua caliente y camas ortopédicas para darse un buen descanso. Las opciones en la Reserva Miraflores son variadas, pues perfectamente puede hacer senderismo, cabalgata y recorrido en bicicletas y motos.

Edward cuenta que es amante de la naturaleza y por eso en Neblina del Bosque se trabaja en su protección, tanto así que todas las cabañas fueron diseñadas con productos naturales.

“Nací en la paradisíaca Isla de Ometepe que es la tierra que amo, fue la tierra que me enseñó que tenemos que conservar la naturaleza, que tenemos que cuidar el ecosistema, para las futuras generaciones y este proyecto lo iniciamos hace 6 años con mi esposa Isabela y compramos un terreno y dijimos que podíamos hacer tres cabañas”, dice Edward.

Miraflores posee una gran biodiversidad, siendo una de las más ricas en orquídeas de todo el mundo, ya que existen 200 especies identificadas. En Miraflores los que más abundan son las flores y por tal razón el INTUR las protege con diversos proyectos cuenta Marden Benavidez, asesor turístico en esta Reserva.

Edward asegura que en esta Semana Santa Neblina del Bosque tendrá promociones, entre estas si paga dos noches, la tercera le sale completamente gratis incluyendo los tres alimentos del día.

Actualmente en la Reserva Miraflores gracias al apoyo del Gran Ducado de Luxemburgo, el INTUR impulsa un Sistema de Gestión Ambiental que consiste en tomar medidas prácticas con el medio ambiente, siendo una de las primeras eliminar el uso de envases de plástico.

“En este momento el INTUR con la Ruta del Café que es apoyada por el proyecto de Luxemburgo, estamos agarrando 20 empresas que está aplicando el sistema de gestión ambiental”. Dice Marden.

Otro de los hoteles de montaña en la Reserva Miraflores, es la Estancia Robles que cuenta con cinco cabañas en la que pueden caber hasta 10 personas, donde cada una paga 35 dólares con derecho a desayuno, almuerzo y cena, más el servicio de piscina.

Reciben capacitaciones

Doña Mirta López, relata que hace tres años iniciaron con la oferta de hotel de montaña, pues la idea original de su esposo, era construir una casa tipo hacienda, con el objetivo de tener su vejez garantizada en medio del bosque segoviano.

“Hicimos la casa con la idea que cuando estuviéramos viejitos venirnos a descansar con mi esposo, pero cuando la gente pasaba, decían iba quedando muy bonito el hotel de montaña y entonces se nos fue creando esa idea de que era un hotel montaña y así nos fuimos adaptándonos” cuenta doña Mirta, que atiende el negocio con el apoyo de sus dos hijas adolescentes.

Agradece al INTUR porque le ha brindado las capacitaciones necesarias para atender los turistas que van creciendo cada semana en esta Reserva Miraflores. En la estancia ecológica de doña Mirta las cabañas fueron construidas de madera, las camas son confortables y tienen todo lo necesario para descansar un fin de semana.

“De parte de INTUR he tenido el apoyo día a día, porque ellos me han dado capacitaciones de cómo arreglar una cama, como recibir a la gente, hasta de cómo economizar el agua, como economizar mis alimentos, como economizar todo y eso es un gran apoyo que he tenido” cuenta Mirta.

Miraflores está a unos 30 kilómetros al norte de la ciudad de Estelí, pero para poder llegar es necesario tomar un bus que sale desde la terminal de buses a las seis de la mañana, al mediodía en punto, otro a las 1 y 30 minutos de la tarde y otro a las 4:30 pm.

Si acaso va en vehículo propio, tiene que tomar el camino que se ubica a la derecha de la Gasolinera Uno. Durante este trayecto podrá observar el trabajo en las plantaciones de tabaco, hasta llegar a un empalme con una casa de adobe, se toma el camino de la izquierda hasta llegar a la Rampa.

Recientemente en la Asamblea Nacional se aprobó una ley de Turismo Rural que permitirá mayor desarrollo de este tipo de ofertas en el país.