Familias de distintas partes de Managua rememoraron este domingo en los alrededores de la catedral capitalina, la entrada triunfante de Jesús a Jerusalén, iniciando así la Semana Santa en Nicaragua, que desde la fe se revestirá de actos religiosos en templos y calles del país.

Al respecto, el arzobispo de Managua, Leopoldo Brenes, indicó que “iniciamos la Semana Santa con esta procesión de Jesús entrando triunfante a Jerusalén, lo que implica también que el Señor tiene que entrar en nuestros corazones y que nosotros tenemos que abrirle las puertas de nuestros corazones, de nuestro hogar, para que Jesús entre triunfante”.

La procesión en la que participó el arzobispo es también llamada por las familias nicaragüenses como “de la burrita”, donde un asno o un burro lleva cargando sobre su lomo una imagen tamaño natural de Cristo, y a quien los fieles acompañan y saludan con palmas que agitan en sus manos.

“Bendito el que viene en el nombre del Señor”, dice a través de un alto parlante un sacerdote que va al lado de la camioneta con sonido, desde la cual también entonan cantos religiosos.

El arzobispo de Managua destaca que “la Semana Santa es la conclusión de este tiempo de Cuaresma que culmina el Jueves Santo y se inicia el triduo pascual, cuando se celebran los grandes misterios de la Pasión, Muerte y Resurrección del Señor”.

Arzobispo llama a vivir la Pascua del Señor

El prelado católico expresa que esta semana es “el gran momento de poder vivir la Pascua del Señor, que significa el paso de la muerte a la vida; de las tinieblas, de la oscuridad a la luz; y Cristo es esa luz que vino a iluminar nuestras vidas”.

En ese sentido el arzobispo manifestó “ojalá estemos siempre abriéndoles nuestro corazón para que Él viva y reine para siempre y que tengamos todos una experiencia personal con Jesucristo, una experiencia de Su Pasión, de Su Muerte, que significa morir al pecado, morir a todas aquellas cosas que nos impiden vivir la comunión con los hermanos, vivir la comunión con Dios”.

Destacó el religioso que “es interesante que católicos, cristianos, hombres y mujeres de buena voluntad reflexionen sobre este momento que marcó la vida de la humanidad, la presencia de Cristo, que vino como una muestra del amor del Padre para la humanidad y que dio su vida para que tengamos vida y vida en abundancia, pero que vive y vive eternamente porque ha resucitado”.

Feligreses opinan sobre la Semana Santa

Entre tanto Felix Maradiaga, un católico que participaba de la procesión explicó que le gusta concurrir a los actos religiosos porque lo hace sentir contento y cercano a Dios.

Por su parte, Rito Antonio Espinoza Ojeda consideró que la procesión es una preparación para los días venideros hasta llegar al Viernes Santo, período en el cual el creyente se debe comportar como un verdadero cristiano, pero añade que de nada serviría participar en ese sacrifico si el resto de la semana se usa para la vagancia.

Fernando Castro a su vez dijo “para nosotros los católicos, en el día de la procesión de entrada del Señor, tenemos que meditar como nicaragüenses sobre nuestra vida: qué vamos a hacer durante el resto del año, qué significado tiene llevar a Jesús dentro del corazón y vivir la Semana Santa como cristianos".