Centenares de familias celebraron este domingo la tradicional Fiesta de San Lázaro, en el barrio Monimbó de Masaya, adonde acuden personas de todo el país acompañados por sus perros, todos vestidos y engalanados, para cumplir promesa al Santo por los favores concedidos.

Por todos lados se miraban ir y venir los perros, grandes, chiquitos, pelo rizado o liso y grueso, de raza o corrientes, pero en el semblante de todos sus dueños por igual se veía la alegría de cumplir con una tradición de muchos años.

Por diversas calles del barrio indígena de Monimbó se miraban personas de todas las edades llevar cargados o andando a sus perros hasta entrar con ellos por el atrio del templo católico.

Al respecto Nora Hernández, del departamento de Granada, afirmó que desde que era niña asiste a la fiesta de San Lázaro porque “mucho padecía de alergias en la piel pero hoy me encuentro sana gracias a Jesús Sacramentado y a San Lázaro”.

Hernández expresa que “cada año viene con sus hijos a la fiesta de San Lázaro para que mantengan la fe y continúen llegando después a la parroquia de María Magdalena para cumplir con la tradición”.

Promesantes con sus perros ataviados

Mientras tanto, Rosa Emilia Rocha dijo que nuevamente volvía a venir con sus perros a la fiesta de San Lázaro, el amigo de Jesús que fue curado de sus llagas por perros que se las lamían.

Entre tanto María Celeste Maradiaga, con una perrita en brazos dijo que lleva cuatro años de venir desde Managua a pagar su promesa porque a su cachorra desde pequeña le salió un tumor en el vientre, pero se curó.

A su vez Janina Luna Una, quien traía cuatro perritos dijo “la mamá de los cachorritos se murió al parir y los dejó recién nacidos de un día, es decir que la mamá no le dio leche, hubo que darle pacha más bien y por lo tanto los estoy trayendo”.

Cabe señalar que el Gobierno, a través del Instituto Nicaragüense de Turismo (INTUR) apoyó estas fiestas y otorgó premios en concursos del mejor disfraz para las mascotas.