Gracias, Presidente Piñera. Nuestro saludo para el Pueblo de Chile, el Pueblo de Bernardo O´Higgins, el Pueblo de Salvador Allende, el Pueblo de Neruda, el Pueblo de Víctor Jara, que nos da el privilegio de encontrarnos para buscar las formas de ir consolidando esta Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños.

Me han entregado este documentito referido al Tratado de Tlatelolco, que establece la Proscripción de las Armas Nucleares en América Latina, y el Caribe, Presidente Peña Nieto... Leo nada más un párrafo que dice: “Han transcurrido varias décadas desde la Firma del Tratado de Tratelolco, que creó la zona libre de armas nucleares de la América Latina y El Caribe, de la cual hoy todos los 33 Estados son Miembros. También las Potencias vinculadas a los dos Protocolos y el Tratado ratificaron estos instrumentos jurídicos, un hecho importante que hay que seguir consolidando.

El Mundo ha evolucionado en la creación de otros espacios que se han declarado libres de armas nucleares. Desde el año 2009 existen en el Planeta 5 Organismos, y un Estado declarado unilateralmente libre de esas armas, que suman  en total 114 Estados. El desafío hoy es avanzar hacia un Mundo libre de armas nucleares.”

Esta es la realidad del Planeta en el que hoy aquí, desde esta Región, estamos debatiendo, para convertir a América Latina y El Caribe en una Región de Paz. Para que se pueda consolidar como una Región de Paz. Entiendo la Paz, lógicamente, más allá de lo que és la desaparición de la guerra, con lo que és el fortalecimiento de la Justicia, la Libertad, la Democracia de los Pueblos.

El Mundo, desgraciadamente, en el que estamos desplazándonos, es un Mundo en el que sigue privando el egoísmo, sigue privando el individualismo, siguen privando los intereses de quienes se niegan a renunciar al arma nuclear. Y los que se niegan a renunciar al arma nuclear son los mismos que se niegan, por lo tanto, a renunciar a salvar al Planeta; porque están ahí mismo los instrumentos, a través del armamento nuclear, suficientes para volar cien veces o mil veces nuestro Planeta. Por eso es que no es extraña la conducta que asumen cuando se trata de abordar temas que tienen que ver con el Medio Ambiente, que tiene que ver con el Cambio Climático, y donde son renuentes a apostar por la Vida, y siguen apostando por la muerte.

En esas condiciones complejas nos toca movernos, y seguir construyendo este espacio de Paz en nuestra Región... Espacio de Paz, que en cuanto a lo que significa liberarnos de la guerra, tiene todavía un lugar donde se está batallando por la Paz, una Nación, la Hermana República de Colombia. Prácticamente los grandes conflictos que vivió la Región, los últimos grandes conflictos que se vivieron en la Región Centroamericana, particularmente en El Salvador, Guatemala, Nicaragua, y con sus efectos en Honduras, ya estos conflictos han sido superados, apostando los centroamericanos por el Diálogo, por la Negociación, y por la Reconciliación.

Ese desafío lo ha asumido ahora el Pueblo colombiano, el Estado colombiano, y su Presidente Juan Manuel Santos, y la FARC. Han asumido ese compromiso con el respaldo de la Hermana República de Cuba, de la Hermana República de Venezuela; ellos están apoyando, están propiciando este Diálogo. Y nosotros queremos manifestar nuestro total respaldo a este esfuerzo, y señalar que, poniéndole fin a este conflicto en Colombia, nos ha surgido un nuevo desafío para poder atender los problemas de la Paz, que tienen que ver con la lucha para erradicar la pobreza, para mejorar las condiciones de vida de nuestros Pueblos, como es el narcotráfico y el crimen organizado. Se nos ha atravesado en el camino. O sea, mientras batallábamos para alcanzar la Paz en nuestras Naciones, mientras estamos batallando ahora por acompañar al Pueblo colombiano en esta lucha por la Paz, se nos ha atravesado con todas sus fuerzas, con todas sus secuelas, el crimen organizado y el narcotráfico.

Esto, indiscutiblemente que nos obliga a sumar más y mejores esfuerzos en estas definiciones que hemos hecho sobre lo que es la Responsabilidad Compartida y Diferenciada en la batalla contra el narcotráfico y el crimen organizado. Que ahora en esta Declaración la señalamos ha-blando de reforzar las Estrategias Regionales y Globales de Seguridad, lo que entendemos deja implícito lo que fue aprobado en la Cumbre de las Américas sobre la Responsabilidad Compartida y Diferenciada.

Un principio al cual no podemos renunciar, porque indiscutiblemente la Responsabilidad es Compartida y Diferenciada; y eso obliga a que los Países que son los grandes consumidores de la droga, los países desarrollados asuman su papel de manera firme, y aportando a que los países que somos víctimas de ese consumo, podamos realmente decidir con más recursos para el combate a la pobreza, para mejorar las condiciones productivas de nuestros Pueblos, para poder librar estas batallas que le den Estabilidad y Seguridad a nuestras Naciones, y que nos permitan acercarnos más en esta Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños.

Quiero expresar en nombre de Nicaragua, nuestro reconocimiento al esfuerzo de todos los que han venido batallando a lo largo de los años, a lo largo de los siglos, porque esta Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños se haga realidad. Y aquí podemos decir, están presentes todas esas Ideas, todos esos Ideales que fueron levantados por Luchadores como Bo-lívar, y que se vienen a hacer realidad en estos Tiempos donde ha pesado la capacidad de lucha, la voluntad de lucha de nuestros Pueblos. Esto es posible porque nuestros Pueblos han luchado; en la medida en que nuestros Pueblos han luchado, indiscutiblemente que sus Gobiernos tienen que ser un reflejo de esa Voluntad de los Pueblos.

Eso les da fortaleza a los Gobiernos como para tomar decisiones como esta que se tomó, primero en Brasil, luego en México, y se hizo realidad en Venezuela, de crear esta Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños. Esta es una Victoria de los Pueblos, y estoy seguro que esta Victoria de los Pueblos se va a ver cada día más fortalecida; y en donde han jugado un papel muy importante Líderes Latinoamericanos a los cuales hoy se les ha hecho un reconocimiento, como el Presidente Hugo Chávez, a quien le manifestamos siempre nuestro Cariño, a él, al Pueblo venezolano, a su Familia. Deseamos su pronto restablecimiento.

A nuestro Hermano, ex-Presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva. A ese México batallador, tan identificado con las luchas de nuestros Pueblos... ya lo recordaba Raúl cómo México acogió a Fidel, a Raúl. Y de ahí partió esa Expedición que luego habría de liberar a Cuba; y habría de iluminar la lucha de los Pueblos Latinoamericanos, Caribeños, y de los Pueblos del Mundo, ¡y la sigue iluminando! O sea, un México que, con el Presidente Felipe Calderón, jugó un papel muy importante para que pudiésemos llegar al día de hoy. Y un Presidente mexicano recién Electo, el Presidente Enrique Peña Nieto, que viene aquí a ratificar lo que es esa Voluntad del Pueblo de México, de su Compromiso con los Pueblos de América Latina y El Caribe.

No puedo dejar de ratificar lo que aquí ya se ha mencionado, nuestra Solidaridad con el Pueblo de Cuba. Nuestra denuncia una vez más de lo que es el bloqueo de los Estados Unidos en contra de Cuba. La necesidad de la liberación de los Cinco Prisioneros que se encuentran allá en los Estados Unidos, por luchar contra el terrorismo. Nuestra Solidaridad con el Pueblo y el Gobierno de la Argentina, en su lucha por la Soberanía en Las Malvinas. Nuestra Solidaridad con el Pueblo de Puerto Rico, que sigue batallando por su Liberación, por su Independencia.

Y, creo que en este espacio va a ser muy importante, tomando en cuenta todo lo que se ha expresado de parte de Dirigentes de las diferentes Regiones o Sub-Regiones de nuestra Región Latinoamericana y Caribeña; tomando en cuenta las asimetrías que tenemos, ¡porque tenemos asimetrías! y como que de repente nos recuerdan: Aquí estamos también, somos una realidad, nos lo dicen los Hermanos del Caribe, lo decimos también los Centroamericanos... el Sur arranca allá, desde el Río Bravo, desde el Río Bravo hasta la Patagonia viene el Sur en el Continente, y viene el Sur también por los mares, con los Pueblos que se encuentran en todas las Zonas del Caribe, en el Mar Caribe, en el Mar Atlántico, que se encuentran en el Pacífico.

Ahí está una realidad que quizás la estamos descubriendo, y la iremos descubriendo en la medida que nos la recuerdan que existimos. Y que nos permite, por lo tanto, establecer Po-líticas, establecer Proyectos, establecer Estrategias, que dándole Fortaleza a los países más débiles, económicamente, socialmente, productivamente, dándole Fortaleza en todos esos Campos, a la vez se estarán fortaleciendo los países con mayor desarrollo, con economías más fuertes en la Región Latinoamericana y Caribeña.

Creo que fue muy importante también escuchar a los Representantes de la Unión Europea, acerca de la situación que ellos están enfrentando. ¿Por qué? Porque esto también nos dice que, no basta convocar a la Unidad y trabajar por la Unidad de los Estados, como lo ha hecho la Unión Europa, sino que es necesario acompañar ese tipo de Proyectos de Unidad Regional, acompañarlos de Políticas que le den viabilidad a lo que es la Justicia, la Cooperación, la Complementariedad, que es la base del Proyecto que se ha venido desarrollando en América Latina en el marco del ALBA.

Ese es un Proyecto que es importante conocerlo aquí, intercambiar sobre cómo se pone en prác-tica el Proyecto del ALBA, el Proyecto de PETROCARIBE. Que no es un asunto de regalos, como se quiere presentar, sino que es un Proyecto que tiende a dinamizar las economías de países con economías de menor escala, para que los mismos puedan salir de la pobreza, y a la vez puedan convertirse en países que puedan colocar productos en países con mayor desarrollo, pero que demandan sobre todo de productos alimenticios.

Es la experiencia que tenemos con Venezuela; o sea, Venezuela no es cierto que está regalando petróleo. Venezuela coloca el petróleo, nuestros países pagan... ¡el 100% de ese petróleo se paga! El 50% se paga de inmediato; luego, hay otro componente que pasa a un Fondo del ALBA, un 25%, y otro 25% que pasa a un Fondo que se aplica socialmente en cada País, en Programas de Infraestructura... nosotros estamos colocando, por ejemplo, fondos de estos en Programas Sociales que nos ayudan a mantener la estabilidad y la macroeconomía; porque la macroeconomía no se puede sostener, si no es con acompañamiento en el Campo Social, ¡no hay forma! Explotan los Gobiernos, explotan los países, si quieren aferrarse solamente a la macroeconomía.

Está claro que Venezuela no otorga en este caso, el petróleo, no lo otorga como un regalo, simplemente es una forma de contribuir al desarrollo de nuestros Pueblos. Pero aún más, contribuir al desarrollo de nuestros Pueblos estando claros, como dice el Presidente Chávez en su carta, y como lo ha manifestado en diferentes momentos, que el petróleo no es eterno.

Y con los Proyectos del ALBA nosotros estamos logrando desarrollar Proyectos de Energía Renovable en nuestro País, que ya nos tienen en un 40% de manera estable de producción de energía renovable, 60% dependiendo de energía no renovable; y que eventualmente en ciertas temporadas cuando el viento está fuerte, como tenemos energía eólica, hemos ido incorporando energía eólica, la biomasa a través de los Ingenios Azucareros, entonces llegamos a alcanzar hasta el 60% y 70% de energía renovable.

Es decir, no es que esté empeñado Venezuela en hacer un negocio con nuestros países, porque no está haciendo ningún negocio, sino que está llevando a cabo un Proyecto de Complementariedad para fortalecer nuestras economías; y nosotros a la vez colocar productos de nuestra Región, en este caso productos de Nicaragua colocarlos en el mercado venezolano, por el rezago que tiene Venezuela en esta materia en cuanto a la producción de alimentos, que bien lo ha explicado el Presidente Chávez también... La dependencia que se generó del petróleo con un petróleo a precios bajísimos, hizo que Venezuela no tuviese la oportunidad de desarrollar Programas en el Campo Alimentario, como los viene desarrollando ahora, y mientras tanto es un mercado que se abre ahí para otras Naciones de la Región.

Creo que, experiencias como las del ALBA, experiencias como las de PETROCARIBE, experiencias como las que ha vivido y vive UNASUR, experiencias como las que tenemos en lo que es la Comunidad de Centroamérica con México y Colombia, Mesoamérica, son experiencias que tenemos que colocar aquí para sacar lecciones, y de ello encontrar aquellos elementos que sean colocables en este Nuevo Proyecto que ya es una realidad, de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños.

Eso es lo que quería manifestar, intercambiar un poco con ustedes, entendiendo que ya el tiempo va corriendo; y ratificar nuestro compromiso de seguir trabajando de lleno con la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños. Muchas gracias.