Palabras de Rosario

Buenas tardes, casi noche, queridas Familias nicaragüenses, que nos siguen por el Canal 6 de Televisión de nuestra Nicaragua, por Gracia de Dios. [email protected] de Juventud Sandinista 19 de Julio; Compañ[email protected]; Monseñor Eddy, estamos aquí en el Puerto Salvador Allende de Managua, [email protected] para invocar al Altísimo, pidiendo Sanación para nuestro querido Comandante-Presi-dente Hugo Chávez Frías.

Elegimos este lugar, porque aquí estuvimos con él, el 15 de Abril del año 2010, en una visita que hizo a nuestro País... una visita y un recorrido por todo Managua, que le tomó como 7 u 8 horas. Eran tantas las Familias, las Mujeres, las Madres, los Varones, [email protected] Jóvenes, que querían saludarlo, tocarlo, platicar con él; y él se iba bajando en todas partes, para abrazar a este Pueblo que tanto lo ama. Y en este mismo lugar que tanto disfrutó, estuvimos montados en la Novia del Xolotlán... ¡le gustó mucho el Puerto! Felicitó a Virgilio. Invitó a Virgilio a ir a Venezuela para hacer algo parecido en Valencia.

En este lugar, donde nos dejó tanto Cariño, tanto Amor, tanta Vida, nosotros, hoy 31 de Diciembre del Año 2012, estamos aquí [email protected] a pocas horas de la medianoche, para pedirle a Dios, le mantenga con nosotros largo tiempo. Le sane, le bendiga; procure salud, y mucha Fortaleza a su Familia. Sabemos, ayer decía el Compañero Nicolás, que la Fortaleza Espiritual, y la Fortaleza Física que ha distinguido al querido Comandante-Presidente Hugo Chávez, le mantiene con el Optimismo y el Ánimo invictos.

Y queremos pedirle a Dios, que ese Optimismo, ese Ánimo, ese Aliento; ese formidable Espíritu suyo, haga que retorne la salud a su cuerpo, desde esa Bendición, y sobre todo de ese Poder Infinito del Altísimo... le pedimos al Señor, le pedimos a la Virgen María en todas sus Advocaciones. Y estamos seguros de estar [email protected] con los Pueblos del Mundo. Estamos seguros de estar [email protected] con el Pueblo, con las Familias, con las Juventudes venezolanas, como Pueblo, las Familias, las Juventudes de toda Nuestra-mérica.

Y desde aquí, entonces, un abrazo a él; un abrazo a Rosita, a María Gabriela, a su hijo Hugo, a sus [email protected] Un abrazo también al Comandante Fidel, al Comandante Raúl, que le acompañan, que le fortalecen, ¡más de esa Fortaleza que él ya tiene! La Amistad, la Solidaridad, el Cariño que [email protected] le tenemos, sabemos que le reconforta en estos días difíciles. Nuestro Amor, nuestro Abrazo, nuestras Oraciones, en comunión con Nuestramérica, con el Mundo.

Vamos a pedirle a Monseñor Eddy Montenegro, que nos acompañe en este Ritual, en esta Invocación, en esta Oración. Y, cada [email protected] de [email protected], [email protected] nicaragüenses, desde el fondo de nuestros corazones, en Recogimiento, en Devoción, en Reconocimiento, en Admiración, en Cariño, [email protected], [email protected], pidiendo por la salud del Presidente Chávez. Gracias.

Invocación al Altísimo

Monseñor Eddy Montenegro


Comandante-Presidente Daniel Ortega; Compañera Rosario Murillo; Familia; Dirigentes de la Juventud Sandinista, Jóvenes... Estamos cerrando esta tarde, como decía doña Rosario, ya a pocas horas de darle vuelta a la página de este Año 2012, e iniciar un Nuevo Año. Y siempre es propicio, y qué bonito que se escogió esta fecha para orar por la salud y recuperación del Presidente Hugo Chávez, ¡amigo probado! Porque mucho se dice de amigos, pero los amigos probados se cuentan con los dedos de la mano. Y para el Pueblo de Nicaragua, este hombre ha sido un amigo probado, un Hermano que ha sido Solidario, en todo el sentido de la palabra.

Pues, este 31 de Diciembre del 2012, vamos a invocar a la Divina Providencia, a Jesús Misericordioso, al Señor que da la Salud, al Dador de la Vida, por la salud de este hombre; y como decía bien doña Rosario, por su Familia, y sobre todo por la Gran Familia Venezolana, que ha sido también un Pueblo Hermano.

Son pocas las veces que tenemos en las páginas de la Historia hombres como el Comandante Chávez, en esta época de la Historia, que ha sido Solidario con todos los Pueblos Latinoamericanos. Y se ha oído el clamor... me ha gustado ver que se han reunido Pastores, Sacerdotes, Musulmanes, Judíos y otras Confesiones, en el Mundo entero, en un sola Unidad para orar al Dios Altísimo, al Todopoderoso, por la salud de este hombre.

Por eso yo quiero al hacer esta Invocación, decirles a ustedes, a través de esta Palabra de Dios, del Evangelio de San Mateo, que la Fé, que la Perseverancia en la Oración, que la Confianza y la apertura del corazón y de la mente al Amor de Dios es poderoso. Escuchad ahora, [email protected], la Palabra del Santo Evangelio según San Mateo:

“En aquel tiempo, al entrar Jesús a Cafarnaúm, un Centurión se le acercó diciéndole: Señor, tengo en casa un criado que está en cama, paralítico, y sufre mucho. Él le contestó: Voy yo a curarlo. Pero el Centurión le replicó: Señor, ¿quién soy yo para que entres bajo mi techo? Basta que lo digas de palabra, y mi criado quedará sano. Porque yo también vivo bajo disciplina y tengo soldados a mis órdenes; y le digo a uno: ¡Ve! y va; al otro: ¡Ven! y viene. A mi criado: Has esto; y lo hace. Cuando Jesús lo oyó quedó admirado, y dijo a los que les seguían: Os aseguro que en Israel no he encontrado a nadie con tanta Fé. Y al Centurión le dijo: Vuelve a casa, que se cumpla lo que has creído.” Palabra de Dios.

Que se cumpla, pues, esta Palabra también en la salud del Presidente, que lo vimos casualmente en ese último momento en su alocución, en la partida hacia Cuba, tomado de un Crucifijo; y me acuerdo que en las notas que dan en televisión, lo besa. Es muy importante ese signo para un hombre que anida en su corazón la Buena Voluntad, y da lugar para que ahí esté Jesús.

Recuerden que todas las cosas que hacemos a nuestros semejantes; y cuando aprendemos a descubrir el Rostro de Cristo en el rostro de cada hombre y de cada mujer, estamos haciendo  presente a Cristo. Y ese día él lo hacía con esos gestos; porque el hombre no sólo habla con la palabra, sino que también con los signos y con los gestos, y tenía gestos de estar Reconciliado, en Paz, poniéndose en las Manos del Creador... “¡Que se haga la Voluntad de Dios!” expresaba en sus actitudes.

Yo quiero que nos unamos a esta Oración Sanatoria también, diciéndole: Señor, mira propicio a tu hijo Hugo, que está agobiado por la enfermedad, y ayúdalo, para que sepa encontrarte a Ti en las penalidades de esta vida; y puesto que eres su Padre, concédele también la salud del Cuerpo y del Espíritu. Por Cristo Nuestro Señor.

Vamos a unirnos ahora a esa Oración que [email protected] conocemos y que [email protected] la rezamos, [email protected] [email protected] [email protected], sin distingos de ninguna clase... “Padre Nuestro que estás en el Cielo, santificado sea Tu Nombre; venga a nosotros tu Reino; hágase Señor tu Voluntad así en la Tierra como en el Cielo. Danos hoy nuestro Pan de cada día; perdona nuestras ofensas como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden. No nos dejes caer en tentación, líbranos, Señor, de todo mal. Amén”.

En este momento se está celebrando una Misa en la Iglesia San Francisco de Caracas. Nos unimos a ese momento Eucarístico, también con la Oración que [email protected] conocemos a la Madre de Jesucristo, diciéndole: “Dios te salve María, llena eres de gracia, el Señor es contigo. Bendita eres entre todas las mujeres. Bendito sea el Fruto de tu vientre, Jesús. Santa Ma-ría, Madre de Dios, ruega por nosotros los pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén. Bajo tu Amparo nos acogemos, Santa Madre de Dios. No desprecies nuestras súplicas y nuestras necesidades, antes líbranos de todo peligro, oh Virgen Gloriosa y Bendita. Amén.”

Antes de venirme me comuniqué con su Eminencia el Cardenal, y además del saludo al Presidente, a doña Rosario, a ustedes, él decía su Oración por la salud también del Presidente Chávez. Que el Pueblo de Nicaragua, el Pueblo de Venezuela, y los Pueblos del Mundo, continuemos orando para que el Señor exprese ahí su Amor y su Voluntad. En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Palabras de Daniel

[email protected] [email protected] nicaragüenses, queridas Familias nicaragüenses, faltan 20 minutos para las 6 de la tarde; es decir que nos quedan todavía seis horas con 20 minutos para despedir este Año 2012 y darle la bienvenida al Año 2013.

Este ha sido un año lleno de lucha permanente para la Humanidad; de lucha permanente para los Pueblos del Mundo; de lucha permanente por la Justicia, por la Libertad, por el Presente y Futuro de la Humanidad. Y en esta lucha inmensa ha estado presente, con el Pueblo de
Nicaragua, con los Pueblos de Nuestramérica, con los Pueblos del Mundo, nuestro Hermano, el querido Comandante-Presidente Hugo Chávez Frías, Líder de la Revolución Bolivariana, que ha sabido conjugar alrededor de ese Proceso, el Es-píritu de Lucha de los Pueblos de América Latina.

El ALBA no es más que una expresión de esa Voluntad de Humanidad que tiene la Revolución Bolivariana, y que tiene el Comandante-Presi-dente Hugo Chávez Frías. Por eso fue natural el Encuentro de la Revolución Bolivariana con la Revolución Cubana... el Encuentro de Chávez y Fidel. Y de ahí surgió la Iniciativa del ALBA; y el ALBA es lucha por la Paz, lucha por la Justicia, lucha por los Principios de la Humanidad... ¡Cuánto se ha batallado en todos estos años, y cuánto han batallado nuestros
Pueblos; y cuánto ha batallado la Revolución Bolivariana, y cuánto ha batallado y sigue batallando Hugo Chávez!

Y desde este sitio, donde, como recordaba Rosario, después de ese recorrido por Managua pasamos por el Puerto Salvador Allende, y estuvimos en esa lancha, la Novia del Xolotlán, con el Compañero Hugo Chávez, conversando con nuestro Pueblo, conversando con la Juventud, conversando con las Mujeres, con [email protected] Niñ@s, compartiendo como [email protected] que somos de esta Región, y como [email protected] que somos de este Planeta. Yo diría que ahí reside la esencia del ser Revolucionario... la Compenetración, la Seguridad de que no somos nada, ni podemos construir nada bueno, si no somos capaces de encontrarnos como [email protected] en nuestra Casa, en nuestro Pueblo, en nuestro Barrio, en nuestra Nación, en nuestra Región, en nuestro Planeta.

Y este día 31 de Diciembre del Año 2012, ha-bría que destacar que, precisamente un día como hoy, y ya casi a esta hora, son dos horas de diferencia con la Hermana República... le digo República de Puerto Rico; son dos horas de diferencia, allá faltarán ya 10 minutos para las 8 de la noche; restaba hora y media para que abordara el avión que venía para Nicaragua, otro Ser Humano extraordinario que había estado en nuestra Patria una sola vez, pero le bastó para compenetrarse con nuestro Pueblo y amar a nuestro Pueblo.

Ese extraordinario pelotero, pero sobre todo infinito Ser Humano, Roberto Clemente. Hace 40 años ya, un día como hoy, a las 7:30 de la noche hora de Nicaragua, 9:30 de la noche, hora de Puerto Rico, él estaba ahí personalmente ordenando, orientando cómo se colocaba la carga en el avión que venía para Nicaragua, a auxiliar a las Familias nicaragüenses, víctimas de aquel terrible terremoto.

Y cuando él llegó, era el tercer avión que estaba enviando a Nicaragua... habían pasado ya días después del terremoto; él inmediatamente, motivado por su Generosidad, por su Humanidad, empezó a cargar aviones para que trajesen la ayuda al Pueblo nicaragüense, la Solidaridad al Pueblo nicaragüense, en ese momento de tragedia, de dolor.

Ya habían llegado a Nicaragua dos aviones enviados por Roberto Clemente; y estaba preparando el tercer avión el propio día 31, en horas de la noche. No se fue a disfrutar, como bien podía haber disfrutado, ¡lo podía haber hecho perfectamente! Tenía Familia, tenía todas las posibilidades económicas, ¡una Figura mundial del Deporte! Pero él, su corazón le decía que tenía que estar con [email protected] nicaragüenses. Y llegó al lugar donde se estaba cargando el avión; ya el avión estaba casi concluido el trabajo de carga. Y se encontró con que venía ropa y venían algunos alimentos; pero que las medicinas habían quedado afuera; entonces dijo: Primero las medicinas; luego los alimentos, y por último la ropa. Y se descargó el avión y se volvió a cargar el avión, tal y como él lo estaba indicando.

Pero aún más, él decidió ese día 31 de Diciembre, por la noche volar a Nicaragua con esa carga. Y se decidió, a pesar de que algunos Compañeros y familiares le decían que, ¿para qué? Que bastaba con enviar la carga. Él dijo: no, yo quiero ir allá. Él estaba preocupado, porque se decía, y era cierto, que el Gobierno dictatorial se estaba robando buena parte de la Ayuda Internacional que estaba llegando a Nicaragua. Entonces, él quería asegurarse que la ayuda que llegaba de Puerto Rico, que él estaba allá reuniendo, llegara a las Familias nicaragüenses, ¡y así lo hizo!

Hoy me comuniqué con Vera, su esposa, y con uno de sus hijos, con Roberto, venían de depositar flores en el mar; porque luego de despegar el avión cayó en el mar, hace 40 años. Ese es un Acto de Humanidad ¡infinito! y un Acto de Cristianismo ¡infinito!

Y hoy 31 de Diciembre de este Año 2012, estamos en vísperas de lo que ha sido esa Gran Victoria de los Pueblos del Mundo... Mañana 1° de Enero, [email protected] Conmemoramos el 54 Aniversario del Triunfo de la Gloriosa Revolución Cubana. Y allá en Cuba, con Fidel, con Raúl, con ese Pueblo amado, querido, está nuestro querido Hermano, el Presidente-Comandante Hugo Chávez. Y para él, para su familia, para el Pueblo Bolivariano, para el Pueblo de Venezuela, todo nuestro Amor, todo nuestro Cariño, todas nuestras Oraciones, para que pueda continuar al frente de estas batallas.

¡Son enormes los retos! Y tan enormes son los retos, que gigantescas se vuelven las Victorias. Y, más rabia y odio, entonces, de parte de los que adversan a los pobres, de los que adversan a [email protected] [email protected], de los que adversan a [email protected] [email protected] Cada Victoria Popular lo que hace es revolver la saña, la ira, la envidia de los que no tienen corazón, por mucho que se digan Cristianos... ¡Sepulcros blanqueados los llamó Cristo, Nuestro Señor! Y por mucho que se disfracen, ¡sepulcros blanqueados! se los dijo el propio Cristo.

Esta tarde, entrando esta noche del 31 de Diciembre, querido Hermano, querido Compañero Revolucionario, Hugo Chávez Frías, hasta La Habana, nuestro abrazo de Hermano Revolucionario. Y con nuestro abrazo, el Cariño y el Amor de la Juventud nicaragüense; y el Cariño y el Amor de la Niñez nicaragüense; y el Cariño y el Amor de todo el Pueblo de Nicaragua. Que sabe reconocer lo que es el compromiso de lucha por la Justicia, por la Libertad, que has venido enarbolando, querido Hermano, querido Compañero; y seguirás enarbolando, estoy seguro, con Bolívar, con Martí, con Sandino, con todos los Héroes y Mártires de nuestras Tierras, con todos los Héroes y Mártires de la Humanidad.

¡Que viva el Comandante Hugo Chávez!
¡Que viva la Revolución Bolivariana!
¡Que viva Nicaragua, Bendita y Siempre Libre!