Maestro de Ceremonia

Presiden la Ceremonia de Clausura del VIII Curso de Seguridad y Defensa Nacional, el Presidente de la República y Jefe Supremo del Ejército de Nicaragua, Comandante Daniel Ortega Saavedra; la Coordinadora del Consejo de Comunicación Social y Ciudadanía, Compañera Rosario Murillo Zambrana; el Comandante en Jefe del Ejército de Nicaragua, General de Ejército Julio César Avilés Castillo; el Fiscal General de la República, Doctor Julio Centeno Gómez; el Jefe del Estado Mayor General del Ejército de Nicaragua, Mayor General Oscar Balladares Cardoza; la Secretaria General del Ministerio de Defensa, Licenciada Maritza Membreño Morales; el Inspector General del Ejército de Nicaragua, General de Brigada Adolfo José Zepeda Martínez; el Subdirector General de la Policía Nacional, Comisionado General Francisco Javier Díaz Madriz.

Nos acompañan, los Excelentísimos Embajadores Extraordinarios y Plenipotenciarios de la Federación de Rusia y República de China-Taiwán, señor Nicolay Vladimir y señora Ingrid Ying Wei Hsing; el Ministro de Relaciones Exteriores y Miembros del Gabinete de Gobierno de la República de Nicaragua; Generales de Brigada y Oficiales Superiores; Miembros del Consejo Militar del Ejército de Nicaragua; Señores Agregados Militares Navales y Aéreos, y Jefes de Misiones Militares acreditados en nuestro País; Miembros de la Comunidad Académica; Expositores y Alumnos del VIII Curso de Seguridad y Defensa Nacional; hombres y mujeres de los Medios de Comunicación Social, e Invitados Especiales.

El Presidente de la República y Jefe Supremo del Ejército de Nicaragua, Comandante Daniel Ortega Saavedra, y el Comandante en Jefe del Ejército de Nicaragua, General de Ejército Julio César Avilés Castillo, harán entrega de Diplomas y Distintivos a una representación de los Graduandos del VIII Curso de Seguridad y Defensa Nacional.

Licenciada Maritza Pastora Membreño Morales, Coronel Manuel Salvador Gaitán Gómez, Coronel Félix Pedro Baltodano Zelaya, Capitán de Na-vío Ángel Eugenio Fonseca Donaire, Doctor Luis Gerardo Rodríguez Olivas, Ingeniera Jenny Azucena Martínez Gómez, Máster José Roberto Blandino Obando, Doctor Mario José Rodríguez Castillo; Máster Moisés Abraham Astorga Sáenz, Licenciado Humberto Enrique González Calderón.

El Doctor Luis Gerardo Rodríguez Olivas hará  uso de la palabra en representación de los Graduandos del VIII Curso de Seguridad y Defensa Nacional.

Palabras de Doctor
Luis Gerardo Rodríguez Olivas


Comandante Daniel Ortega Saavedra, Presidente de la República y Jefe Supremo del Ejército de Nicaragua; Compañera Rosario Murillo Zambrana, Coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía; Doctor Julio Centeno Gómez, Fiscal General de la República; Comandante en Jefe del Ejército de Nicaragua, General de Ejército Julio César Avilés Castillo; Excelentísima Compañera Licenciada Maritza Membreño, Secretaria General del Ministerio de Defensa; Miembros de la Comandancia General, Mayor General Oscar Balladares y General Adolfo Zepeda; Compañero Francisco Díaz Madriz, Subdirector General de la Policía de Nicaragua; Conferencistas, Graduandos y Miembros de los Medios de Comunicación, Invitados Especiales, [email protected] [email protected]

Agradezco la designación de ser el portador de mis Compañ[email protected], provenientes de los distintos Poderes del Estado, [email protected] de Gobierno, Oficiales Superiores del Ejército de Nicaragua, Policía Nacional, y de la Comunidad Académica que participamos en el VIII Curso de Seguridad y Defensa Nacional. A quienes durante seis meses nos fue presentada de manera amplia, coherente, sistemática y a profundidad la problemática mundial, regional y nacional, sobre Seguridad y Defensa en los aspectos Geopolíticos, Económicos, Social y Militar.

El Curso de Seguridad y Defensa Nacional nos permitió en primer lugar, acercarnos al conocimiento de una Institución, nuestro Ejército Nacional, que para Orgullo de [email protected] nicaragüenses tiene, por diferentes motivos o razones, un alto prestigio nacional e internacional, por su sólida y acicalada institucionalidad; la aplicación rigurosa de su Legislación particular a través del Código de Organización, Jurisdicción y Previsión Social y Militar.

Su subordinación al Poder Civil ejercida por el Presidente de la República. Su aquilatado servicio a la Comunidad, que se expresa con la participación en tareas relativas a la defensa del Medio Ambiente, a los trabajos humanitarios en momentos de desastres a nivel nacional e internacional; así como la protección a Productores y a zonas productivas, que le aseguran al País las divisas necesarias para nuestro Desarrollo Económico y Social.

Con el fin de promover una Cultura y Visión de Seguridad y Defensa Nacional, nuestro Ejército, en conjunto con el Ministerio de Defensa organizó este Curso, en donde en un ambiente de exigente respeto a la heterogeneidad de criterios, opiniones, enfoques, se discuten conceptos y propuestas relacionadas con la Seguridad y Defensa Nacional, y que ofrece una integral concepción de los nuevos escenarios, retos, desafíos y exigencias que se plantean en un Universo más globalizado, más interdependiente, y en donde hemos podido conocer de manera particular, las amenazas que se ciernen para nuestra Paz, nuestra Soberanía, nuestra Independencia y nuestra Integridad Territorial.

Este Curso de exigente calidad, con Conferencistas de alto nivel, nos ha dotado de una verdadera visión de lo que es la Seguridad y Defensa Nacional, en la cual las armas son el sustento fundamental de la Defensa de nuestro Territorio Nacional. Aprendimos que estos aspectos cubren ámbitos mayores, pues se extienden a aspectos Jurídicos Electorales, de Salud Pública, Geofísicos, Internacionales, Territoriales, de lucha contra la pobreza, Estrategia de Conservación de nuestros Recursos Naturales, Lucha contra el narcotráfico y el crimen organizado, perspectivas de nuestra economía nacional, el desarrollo de la Matriz Energética de Nicaragua, el rol importante de los Medios de Comunicación, las Políticas de Cooperación e Integración Económicas, la Integración Centroamericana, el rol de la Empresa Privada en el desarrollo de la Nación, la protección sagrada de los Derechos Humanos, y la participación institucional compartida de Instituciones del Estado nicaragüense.

Aprendimos que la Seguridad y Defensa Nacional no es un tema estrictamente militar, sino que su naturaleza es de orden público, y de interés Supremo Nacional como un Derecho y Obligación de [email protected] [email protected] nicaragüense, tal y como lo establece nuestra Constitución Política en su Artículo 1° que dice: “La Independencia, la Soberanía y la Autodeterminación Nacional, son Derechos irrenunciables del Pueblo, y fundamentos de la Nación nicaragüense. Es deber de todo nicaragüense preservar y  
defender sus Derechos”.

La Defensa Nacional es el medio que tiene la Nación nicaragüense para garantizar la Soberanía, su Autodeterminación, su Independencia Nacional y su Integridad Territorial; y que ésta sólo se asegura a través de la aplicación de un conjunto de medidas y acciones de carácter integral, destinadas a superar las amenazas y riesgos contra el País.

Con enorme satisfacción Patrio, hemos profundizado en conocimientos de instrumentos jurídicos modernos que regulan las acciones del Estado, para la Organización, Dirección, Preparación y Disposición para la Defensa Nacional, con lo cual Nicaragua logró superar sus deficiencias jurídicas de nuestro Sistema de Defensa. Nos referimos al hecho histórico de la entrada en vigencia de tres Leyes aprobadas por la Asamblea Nacional a finales del 2010, y que son: la Ley número 748, Ley de Defensa Nacional de la República de Nicaragua, y su Reglamento; Ley número 749, Ley de Régimen Jurídico a Fronteras y su Reglamento; y la Ley 750, Ley de Seguridad Democrática.

Estamos convencidos de los estudios y análisis que hemos presentado, que somos poseedores de enormes recursos estratégicos, lo que a partir del Curso nos ha motivado a que [email protected] y cada [email protected] de [email protected] participantes nos comprometamos con Visión de Patria a aportar nuestro grano de arena desde nuestros respectivos lugares de trabajo, no sólo para soñar con una Patria Grande, Hermosa, Ejemplar, sino para hacer realidad este Sueño, apoyando al Ejército en la consecución de los recursos necesarios que esta tarea requiere.

Del Curso hemos salido convencidos de la Vocación de Paz de Nicaragua, Estado cuyas controversias las ha presentado siempre ante el más Alto Tribunal Internacional, en una muestra de respeto al Orden y al Derecho Internacional, con la sola exigencia del respeto a nuestra Soberanía, a nuestra Autodeterminación, y el rechazo de toda forma de injerencia extranjera.

Realmente, Presidente-Comandante Daniel Ortega, y Comandante en Jefe del Ejército de Nicaragua, General Julio César Avilés, ha sido un honor para [email protected] 66 [email protected] haber participado en este VIII Curso... Tanto hemos aprendido, tanto se nos ha ofrecido en conocimiento, tanto han invertido en nosotros, ustedes como Ejército y como Gobierno, que sólo con palabras finales podemos decir: ¡Qué Orgullo es tener una calidad de Ejército como nuestro Ejército, el de [email protected] [email protected] nicaragüenses!

[email protected] nicaragüenses debemos de alegrarnos, felicitarnos y sentirnos altamente [email protected], porque nuestro Ministerio de Defensa y el Ejército de Nicaragua, han logrado estabilizar el desarrollo de estos Cursos en nuestro País; y más allá del Curso es aún más relevante poder asegurar, que nada tenemos que envidiar a otras Naciones.

Felicito al Ministerio de Defensa y al Ejército de Nicaragua, a nuestro Gobierno, por este extraordinario esfuerzo. Los exhortamos a continuar trabajando en la realización de estos Cursos, siempre bajo su sabia tutela y amplia experiencia comprobada en temas de Seguridad y Defensa Nacional.

No puedo terminar con nuestra modesta intervención, sin dejarme de expresar en nombre propio de mis Compañ[email protected], nuestro enorme, sincero y profundo agradecimiento para los que nos proporcionaron sus conocimientos y lográramos un óptimo aprovechamiento, que incluyó las visitas al Centro de Energía Eólica Amayo, al IV Comando Militar Regional, al Distrito Naval Pacífico, a la Empresa CAMANICA, al Aeropuerto Internacional Augusto C. Sandino, al Comando de Operaciones Especiales “General de División Pedro Altamirano”, al Centro de Operaciones Lechero Camoapa, al V Comando Regional Militar, y a la Brigada de Infantería Mecanizada “General Augusto C. Sandino”. Así como nuestra participación en la Celebración del 33 Aniversario del Ejército de Nicaragua, en la Clausura de la XXXVII Reunión Ordinaria del Comité Ejecutivo de la CFAC, y en el Acto de inicio del Plan de Protección de la Cosecha Cafetalera, 2012-2013.

Nos queda el dulce recuerdo de este hermoso, profundo, serio, competente, laborioso, exigente, organizado, integral, patriótico, formidable y grandioso VIII Curso de Seguridad y Defensa Nacional. Muchas gracias.

Maestro de Ceremonia

La Ingeniera Aura del Socorro Acuña Castellón y Máster Widad Raquel Aráuz García, en representación de los Graduandos hacen entrega de una Placa de Reconocimiento al Comandante en Jefe del Ejército de Nicaragua.

Los Alumnos del VIII Curso de Seguridad y Defensa Nacional, otorgan el presente Reconocimiento al Comandante en Jefe del Ejército de Nicaragua, General de Ejército Julio César Avilés Castillo. Los Alumnos del VIII Curso de Seguridad y Defensa Nacional, le hacemos entrega al Presidente, por los reconocimientos recibidos de la Institución que patrióticamente dirigen. Dado en la Ciudad de Managua, República de Nicaragua a los 4 días del mes de Diciembre del Año 2012.

Escucharemos las palabras del Comandante en Jefe del Ejército de Nicaragua, General de Ejército Julio César Avilés Castillo.

Palabras del General de Ejército
Julio César Avilés Castillo


Comandante Daniel Ortega, Presidente de la República y Jefe Supremo del Ejército de Nicaragua; Compañera Rosario Murillo, Coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía; Hermanos de la Comandancia General, Generales Balladares y Zepeda; Doctor Julio Centeno, Fiscal de la República; estimado Canciller Samuel Santos; Licenciada Maritza Membreño, Secretaria General del Ministerio de Defensa; Subdirector General de la Policía Nacional, Comisionado General Francisco Díaz; estimada Embajadora de la República de China-Taiwán, Ingrid Hsing y estimado Embajador de la Federación de Rusia, Nicolay Vladimir.

Hermanos del Consejo Militar; Conferencistas, Alumnos egresados de este Curso de Seguridad y Defensa Nacional; Agregados de Defensa Militares Navales y Aéreos, y Jefes de Misiones Militares acreditados en nuestro País; Funcionarios de Gobierno; amigos de los Medios de Comunicación.

Estamos concluyendo el VIII Curso de Seguridad y Defensa Nacional que desarrollamos entre el Ejército de Nicaragua y el Ministerio de Defensa. El objetivo del Curso de Seguridad y Defensa Nacional es, capacitar a Funcionarios de distintos Poderes, Instituciones y Miembros de la Comunidad Educativa sobre aspectos de Seguridad y Defensa Nacional; sobre las amenazas y riesgos al País, y la Visión del Ejército de Nicaragua en este tema.

Hoy, 66 excelentes Compañ[email protected] se graduaron con el nivel de preparación de Altos Estudios militares, el más alto escalón del subsistema de enseñanza del Ejército de Nicaragua. Decimos que es el más alto nivel de preparación, porque estos Cursos, al igual que en otras Naciones, son competencias de los Ministerios de Defensa y los Ejércitos.

Con este VIII Curso, Presidente, Nicaragua puede decir que ha institucionalizado los mismos; pero además de eso, con orgullo y con seguridad podemos afirmar, que es de los mejores en la Región. Es de los mejores por su alto contenido temático. Es de los mejores por la calidad profesional de los Docentes, civiles y militares. Y es de los mejores por el nivel de las responsabilidades que ocupan los Cursantes.

Han sido meses de esfuerzos para llegar a este día. Seis meses compartiendo y debatiendo amplia y actualizada información sobre aspectos de Seguridad y Defensa Nacional; y seis meses de contribución al fortalecimiento de las relaciones entre civiles y militares, para que juntos, desde diferentes responsabilidades, aportemos a la Seguridad y Defensa de nuestra Patria. Durante este Curso, desarrollamos 47 Encuentros, abordamos temas de gran relevancia nacional.

Estos 66 nicaragüenses egresados, dentro de ellos 20 Compañeras y 10 Coroneles, dominan con propiedad aspectos o conceptos en los que antes teorizábamos; y hoy, después de Diciembre del Año 2010, son Leyes nacionales. Me refiero, como bien lo decía el Magistrado en sus palabras, a conceptos expresados en la Ley de Defensa Nacional, la Ley de Régimen Jurídico de Fronteras y la Ley de Seguridad Democrática. Leyes que tienen sus respectivos Reglamentos desde Febrero del 2011.

Haber dotado a Nicaragua por primera vez en su Historia de estos valiosos instrumentos jurídicos, indudablemente reviste un éxito importante para la Nación... éxito que vamos explotando en la medida que vamos haciéndolas cumplir para beneficio de Nicaragua.

En estas Leyes existen instancias de trabajo en las que debemos avanzar, como la Comisión Nicaragüense del Territorio Fronterizo, establecida en la Ley de Régimen Jurídico de Fronteras, donde participan representaciones de diferentes Instituciones del Estado y las Municipalidades. Igualmente, la Ley de Seguridad manda a crear el Sistema Nacional de Seguridad Democrática, Instancia de coordinación y coo-peración permanente entre las Instituciones, que por mandato de Ley tenemos la Misión de preservar y mantener la Seguridad Nacional y dar respuesta de manera integral y sistematizada a las amenazas y los riesgos.

Funcionar de manera coherente en instancias establecidas como éstas, nos permitirá fortalecer aún más nuestras capacidades de Defensa y Seguridad, garantizando los Intereses Supremos Nacionales.

Hasta Diciembre del 2010, en Nicaragua decíamos que teorizábamos sobre los aspectos de Defensa y Seguridad Nacional; a partir de la aprobación y reglamentación de esas Leyes, Nicaragua tiene claramente establecido estos importantes conceptos. Lo que antes era un marco teórico, ahora por Ley se define, y entendemos que la Seguridad Nacional es la condición permanente de Soberanía. Que Seguridad Nacional es Independencia. Que es Integridad del territorio. Que es Paz y Justicia Social. Y que la Seguridad Nacional está dirigida a preservar la Integridad, Estabilidad y permanencia del Estado de Nicaragua, sus Instituciones, el Orden Democrático, el Estado Social de Derecho, el Bien Común, la Protección de las Personas y sus Bienes, frente a cualquier amenaza, riesgo o agresión.

[email protected] [email protected] [email protected] hoy comprenden que por Ley está establecido que para garantizar esa Seguridad debe existir la Defensa Nacional, que no es más que el medio que tiene la Nación con la finalidad de garantizarla. ¿Cómo garantizamos, dice la Ley, la Seguridad? A través de la ejecución de un conjunto de medidas y acciones de carácter integral, destinadas todas a prevenir y superar las amenazas, riesgos o agresiones.

Partiendo estos conceptos establecidos en las Leyes, podemos decir que la Seguridad Nacional es la condición a alcanzar y sostener; y la Defensa, el medio para lograrlo. Por lo tanto, debemos tener claridad que la Defensa no es un tema estricto de nosotros los Militares, sino que la Defensa Nacional conlleva un conjunto de acciones en el ámbito Político, Diplomático Económico, Jurídico, Ambiental, Social, y por supuesto el ámbito Militar.

[email protected] ustedes comprenden que la aplicación de ese conjunto de acciones nos permite garantizar los Intereses Supremos Nacionales, entendiendo por Intereses Supremos los Principios y aspiraciones esenciales para la existencia del Estado-Nación, relacionados estrictamente con la Independencia, la Soberanía, la Autodeterminación, la Integridad Territorial, la Paz, la Democracia, el Estado de Derecho y Desarrollo Humano Sostenible, asegurando esta condición se mantenga siempre en el tiempo.

Bajo estas tres importantes Leyes y los conceptos establecidos en ellas, el Ejército de Nicaragua ha venido trabajando para garantizar la Seguridad y Defensa Nacional. Bajo estos conceptos hemos venido definiendo una visión clara sobre estos temas, y en este Curso la hemos compartido con [email protected] ustedes.

Finalizando este año, Nicaragua atraviesa un momento histórico y transcendental de gran valor patriótico... La Corte Internacional de Justicia, el pasado 19 de Noviembre nos restituyó los Derechos Soberanos que siempre hemos tenido en El Caribe. El Ejército de Nicaragua, en cumplimiento de lo ordenado por el Presidente de la República, desde la noche del 25 de Noviembre desarrollamos la Misión “Paz y Soberanía General Augusto C. Sandino”, en todo este espacio restituido por la Corte.

Nuestros valientes Marineros y Pilotos, cumplen Misiones ejerciendo la Soberanía con Patriotismo y Orgullo Nacional en esos espacios geográficos. En este Ejército, que no es más que el Pueblo mismo uniformado, tenemos la firme y decidida Voluntad de seguir defendiendo nuestra Soberanía e Integridad Territorial con la misma convicción de nuestros Héroes Nacionales.

Aprovechamos la oportunidad para hacer nuestro Reconocimiento a los Marineros, que desde los Guardacostas “General José Dolores Estrada”, “General José Santos Zelaya”, “Río Grande de Matagalpa y Río Escondido”, han navegado al Norte y Sur de nuestras aguas en El Caribe, hasta los límites establecidos por la Corte Internacional de Justicia. Nuestro Reconocimiento a los Pilotos, quienes en esta histórica Misión han surcado esos Cielos Soberanos, acompañando a nuestros medios navales y marineros. También queremos destacar y reconocer el Patriotismo de nuestros pescadores artesanales e industriales, quienes de forma decidida han llegado hasta estos nuevos espacios ejerciendo Derechos Soberanos de faenar en esas aguas.

Para finalizar, queremos hacer nuestro reconocimiento también, y felicitar a todos los Egresados de este VIII Curso de Seguridad y Defensa Nacional. Igualmente, agradecemos a los destacados Catedráticos, por la amplia y valiosa información que nos pudieron suministrar durante todos estos seis meses. A los Ministros, Funcionarios, Oficiales Generales y Superiores también, por todo su aporte con los conocimientos transmitidos a través de diferentes Exposiciones. Nuestro reconocimiento también al Personal del Ministerio de Defensa y de nuestro Ejército, que aseguraron el éxito de este Curso; y especialmente a la Dirección del mismo. A todos felicitaciones por el éxito alcanzado.

Nuestro agradecimiento, Presidente, por el respaldo a estos Cursos, y a las diferentes Tareas y Misiones de esta Institución al servicio de nuestro Pueblo. Gracias también por la colaboración en este Curso al Gobierno de China Taiwán, representado aquí por la señora Embajadora Hsing. Gracias a todos, éxitos y  
felicidades... ¡Viva el Ejército de Nicaragua! Muchas gracias.

Maestro de Ceremonia

Escucharemos las palabras de Clausura del VIII Curso de Seguridad y Defensa Nacional, por parte del Presidente de la República y Jefe Supremo del Ejército de Nicaragua, Comandante Daniel Ortega Saavedra.

Palabras de Daniel

Buenas noches, [email protected] nicaragüenses, Familias nicaragüenses... 5 de Diciembre, estamos en este mes que es Símbolo de Alegría, Símbolo de Conmemoraciones, clausurando este VIII Curso de Seguridad y Defensa Nacional.

Compañera Rosario Murillo, Coordinadora del Consejo de Comunicación Social y Ciudadanía; Comandante en Jefe del Ejército de Nicaragua, General Julio César Avilés; Fiscal General de la República, Doctor Julio Centeno Gómez; Jefe del Estado Mayor General del Ejército de Nicaragua, Mayor General Oscar Balladares Cardoza; Secretaria General del Ministerio de Defensa, Compañera Maritza Membreño Morales; Inspector General del Ejército de Nicaragua, General de Brigada Adolfo José Zepeda Martínez; Subdirector General de la Policía Nacional, Comisionado General Francisco Díaz.

Compañero Samuel Santos, Canciller de la República; Compañero Alberto Guevara, Presidente del Banco Central de Nicaragua; Embajador Extraordinario y Plenipotenciario de la Federación de Rusia, Nicolay Mikhaylovich Vladimir; Embajadora Extraordinaria y Plenipotenciaria de la República de China-Taiwán, Ingrid Ying Wei Hsing; Miembros del Gabinete de Gobierno; Generales de Brigada y Oficiales Superiores; Miembros del Consejo Militar del Ejército de Nicaragua; Agregados Militares Navales y Aéreos; Jefes de Misiones Militares; Miembros de la Comunidad Académica; Expositores y Alumnos del VIII Curso de Seguridad y de Defensa Nacional; Mujeres y Hombres de los Medios de Comunicación Social, e Invitados Especiales. Mis saludos para el Compañero Aldo Díaz, Orden Rubén Da-río.

En esta ocasión queremos reconocer y saludar la participación de 66 [email protected] nicaragüenses: 46 varones y 20 mujeres, que se incorporaron a este Curso y que están egresando el día de hoy. El Compañero Magistrado Gerardo ha hecho una síntesis extraordinaria de lo que ha significado el Curso; nos ha dado una idea del recorrido del mismo. O sea, un Curso que va más allá de lo que es la exposición estrictamente académica, sino que los va vinculando también a la realidad.

Y nosotros como parte de esta Comunidad que se conoce como el Planeta Tierra, la primera preocupación que hoy está ahí claramente en la Agenda del debate mundial, del debate global, es la Seguridad misma, el Futuro mismo del Planeta. Es decir, es necesario hablar de la Seguridad Nacional, pero seguramente ustedes en este Curso para llegar a hablar de la Seguridad Nacional, Local, antes analizaron la Seguridad Global... La Seguridad Global amenazada por los mismos apetitos de la Especie Humana. Nunca en la Historia de la Humanidad se había presentado un drama como el que hoy vive el Planeta Tierra.

Y, en estos días han estado y están reunidos Organismos Internacionales debatiendo sobre la Seguridad del Planeta, en relación con los Cambios Climáticos, en relación con el Medio Ambiente, porque sin ello nada será posible ya sobre la Tierra, más que la sobrevivencia misma del Planeta como tal, ya sin la Humanidad, ya sin la Especie, ya sin los Bosques, ya sin las Aguas... ¡Quién sabe qué Planeta tendríamos si no se logra el consenso global para articular una Política que le dé futuro a la Especie Humana! Y para que la Especie Humana pueda tener futuro tiene que tener seguridad la Naturaleza, las aguas, el aire que respiramos. Tiene que haber Seguridad frente a la inseguridad que el Capitalismo Salvaje ha venido manifestándose en destrucción, contaminación de todo tipo, sin medir las consecuencias, que al final de cuentas nos arrastran a [email protected]

Ahí no hay País grande, ni País poderoso que pueda sobrevivir frente a lo que hacen los embates de los desastres provocados por las cú-pulas de la Especie Humana que tienen el control económico, el control político, el control militar, que son las Potencias que pueden decidir, y que hoy están discutiendo, hoy están debatiendo.

Y Japón, hoy se manifestaba en favor de los Acuerdos de Kioto, porque hemos llegado hasta ese extremo... Acuerdos que fueron asumidos ya hace unos cuantos años para poder salvar nuestra Casa, la Casa que es este Planeta Tierra, la Casa de la Humanidad. Esos Acuerdos hoy son desconocidos por los mismos que los suscribieron, y por los mismos que son los mayores contaminantes, los mayores degradadores del Planeta... ¡a esos extremos llegamos!

Mientras tanto, otra gran situación de inseguridad en el Campo Económico... la crisis global en el Campo Económico, que si bien es cier- to todavía no nos azota con toda la fuerza a los Países Latinoamericanos y Caribeños... si los países europeos, si los Estados Unidos, no son capaces de encontrar un camino que salve a sus Pueblos, seguramente terminarán hundiendo también a nuestros Pueblos. Mientras sigan aferrados a su Modelo, seguramente las puertas estarán cerradas... Pero está el debate, y está sobre todo la realidad golpeando las economías de esos países altamente desarrollados, con un capital cultural, tecnológico, como nunca antes lo había tenido la Humanidad; pero la tragedia está golpeando ahí... tragedia que tiene elementos que llaman a la reflexión.

Yo he leído, y he visto también reportes de las televisiones europeas, donde [email protected] [email protected] después de graduarse, ya acabando la Secundaria, yendo a la Universidad, a hacer por la vida en países que les daban las posibilidades de insertarse en actividades productivas, actividades económicas, científicas, culturales, de todo tipo. Y llegaron a mayores, ya con hijos, y en estos momentos, desempleados, empobrecidos... ellos, que habían salido de sus hogares a hacer su vida independiente, perdieron la casa, perdieron el empleo, y se están refugiando en las casas de sus padres, están regresando a las casas de sus padres. Y los padres ayudándoles a sobrevivir con las pensiones que ellos reciben después de largos años de servicio. Esa es la realidad de lo que se nos ha querido imponer, y se nos ha impuesto con el Modelo que iba a resolver los grandes problemas de la Humanidad. Bueno, ahí tenemos un ámbito de inseguridad global que nos amenaza a [email protected]

Y luego está el ámbito de inseguridad en el campo estrictamente militar, que está vinculado lógicamente a las políticas imperiales, imperialistas, como queramos llamarles, que todavía no terminan de ser enterradas por la Historia de nuestro Planeta. Y donde vemos cómo el afán de dominación para acaparar recursos lleva a aventuras que provocan la muerte de millones de Seres Humanos, incluyendo a la Juventud de los países de donde salen las tropas para intervenir, ocupar, bombardear, como lo hicieron en Irak en su momento; en Afganistán, y otras situaciones terribles que se están atravesando en naciones como Siria, y que han atravesado naciones como Libia, Egipto.

O sea, un Mundo convulsionado por las guerras que deberían de haber sido desterradas para siempre, y donde de manera unilateral, e
incluso pasando por encima del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, se ejecutan políticas de muerte que no son la solución, al contrario, lo que hacen es desestabilizar más al Planeta. Son realidades, son realidades que están sacudiendo al Mundo, están sacudiendo al Planeta.

Y ustedes seguramente habrán tenido la oportunidad, como les decía, de debatir sobre estos temas en una pluralidad. Porque la pluralidad existe, no simplemente por el hecho de que existan los Partidos... esa es una forma más de pluralidad. La pluralidad existe desde el mismo momento en que Adán se juntó con Eva; ya había una pluralidad ahí, cada quien pensaba a su manera. Como decimos, y como se dice con toda sabiduría popular: “Cada cabeza es un Mundo”. Y esa es la pluralidad realmente, donde sale luego la riqueza del Pensamiento, de la Ciencia, de la Cultura, de las grandes decisiones. Y en medio de esa pluralidad también están las tendencias a imponer políticas que van en contra de la misma Especie Humana.

Nicaragua, a partir del año 1979 se insertó en la Comunidad Internacional, en la lucha por la Paz, en la lucha por la Seguridad, en la lucha por la Estabilidad, lo que pasa necesariamente en la lucha por el Bienestar del Pueblo nicaragüense, de [email protected] [email protected], de [email protected] [email protected]; en la lucha contra la pobreza, en la lucha contra la extrema pobreza, y en la lucha para que no se vuelvan a presentar hechos belicosos que involucren al Pueblo nicaragüense.

Y en aquella batalla que libramos después del Triunfo de la Revolución, impuesta por la po-lítica imperial, donde el Ejército, este Ejército como columna vertebral del Pueblo nicaragüenses, articuló lo que fue la Defensa del País. En esas condiciones [email protected] nicaragüenses no nos limitamos a defendernos en el campo militar donde nos agredían. No nos limitamos a denunciar la política terrorista que nos imponía el Gobierno norteamericano, sino que fuimos a la Corte Internacional de Justicia de La Haya, allá fuimos. Y en un hecho histórico, Nicaragua alcanzó una Gran Victoria... la Corte falló condenando a los Estados Unidos, llamando a los Estados Unidos a detener su política terrorista contra Nicaragua, y a indemnizar a Nicaragua... indemnización a la cual no ha renunciado el Pueblo nicaragüense.

Y antes de este Fallo de la Corte que fue favorable para Nicaragua, ya en la Nueva Etapa de Liberación del 79 en adelante, antes Nicaragua había librado un litigio con la Hermana República de Honduras, y ese litigio favoreció a Honduras. Y yo recuerdo cómo la tiranía somocista que no supo defender a Nicaragua en la Corte Internacional de Justicia, cuando se dio a conocer el Fallo lo que hizo la tiranía fue tratar de manipular al Pueblo nicaragüense, exacerbando Nacionalismo, cuando era una tiranía vende-patria impuesta por las políticas del Imperio yanqui... ¡qué Nacionalista podía ser esa tiranía!

Yo era un muchacho, y recuerdo cuando manifestantes marchaban por la Avenida Sandino, entonces llevaba el nombre de Avenida Roosevelt... marchaban manifestantes, y yo expectante escucho que gritaban, pidiendo armas para ir a enfrentar al Hermano Pueblo hondureño, todo esto alimentado por los Medios de Comunicación que tenía en sus manos el somocismo. Y por la tendencia que tienen los Medios de Comunicación también a hacer nota roja; de todo hecho político hacen también nota roja, no solamente ahí donde corre la sangre en un accidente, sino también de hechos políticos hacen nota roja.

Y recuerdo bien esas marchas, y las noticias que eran multiplicadas por los mismos voceros de la tiranía, por la genocida Guardia somocista, denunciando que se habían presentado enfrentamientos también, y que habían muerto soldados nicaragüenses... ¡se daba hasta un número de soldados nicaragüenses muertos! Total que todo aquello resultó una farsa; luego aparecieron los soldados que supu