Buenas noches, queridas familias nicaragüenses... ¡33 veces 19! ¡Cuánta Alegría! ¡Cuánto Espíritu en esta Plaza de la Fé! Cada vez que venimos aquí, venimos a celebrarnos como Seres Humanos, venimos a celebrarnos como Familia. Pero venimos, sobre todo, a conmemorar desde lo Sagrado hasta lo Sagrado de este Día. Donde queremos de verdad vivir en Cristianismo, Socialismo, Solidaridad. Por eso vivimos y recorremos una Ruta Sagrada. Una Ruta que nos aproxima cada día al Bien Común, al Amor al Prójimo. Una Ruta, que además, desde ese Amor al Prójimo tenemos que hacer realidad cada día, paso a paso, con esfuerzo, pero sobre todo, con Unidad.

Nosotros sentimos la Fuerza del Pueblo... lo sentimos en las calles, cada día; lo sentimos cada 19 de Julio. Y sabemos, que con esa Fuer-za, con esa Vitalidad de la Juventud Eterna del Pueblo nicaragüense, y fortalecidos en Cristianismo, Socialismo, Solidaridad, vamos adelante, ¡somos invencibles! Porque lo que nos vuelve invencibles és el Amor, és ese sentimiento de Fraternidad, de Respeto a la Dignidad de [email protected] Esa condición de Hermandad, condición especial que hemos venido cultivando y cosechando en Nicaragua.

Un Día especial, hizo un tiempo hermoso, todas las condiciones se dieron para que lo celebráramos como Gran Familia Nicaragüense, llenos de Cariño, llenos de Esperanza. Pero sobre todo, llenos de Certeza, porque sabemos que vamos adelante, que saldremos adelante. Yo siento en la gente esa Confianza. Sabemos que esta es una Ruta, donde, cada día, cada día avanzamos hacia ese Futuro de Prosperidad que merecemos. Y nos toca construirlo [email protected], hacerlo [email protected] Ese és el reto, el desafío, pero sé que lo estamos asumiendo.

Muchas felicidades a todo el Pueblo nicaragüense, por esta Celebración de nuestra Nicaragua Linda, Libre, Azuliblanco, Rojinegro... Nicaragua, que va evolucionando hacia Días Mejores, desde el Corazón. Muchas gracias.