Muy buenas noches, queridas familias nicaragüenses, concluyendo este Acto de Clausura de la Reunión Nacional de Mandos del Año 2012, Año de la Unidad de las familias nicaragüenses, por el Bien Común, por la Prosperidad, por la Seguridad, por la Justicia, y la Paz.

Contentos de estar saludando a los Mandos de esta Policía entregada al Servicio; esta Policía de ustedes, queridas familias nicaragüenses, que viene de una Revolución del Pueblo, y que le continúa sirviendo al Pueblo en esta otra Etapa, este otro momento de la Revolución, donde las Mujeres, la Juventud, las Familias, estamos protagonizando las grandes batallas contra la pobreza; y dentro de esa batalla contra la pobreza, está la batalla por Más Seguridad.

Recordemos que la relación entre pobreza e in-seguridad es inmensa, y en la medida en que avancemos en la lucha contra la pobreza... pero avancemos [email protected], [email protected] [email protected] [email protected] nicaragüenses, en esa medida vamos a alcanzar más índices de Desarrollo Humano, de Seguridad Humana; y sobre todo, si lo sabemos hacer desde la Ética, desde los Principios, desde los Valores, que animan este Proceso, que han animado este Proceso todo el tiempo.

Ya Aminta nos hablaba de la importancia de que cada Policía, Mujer y Hombre, sean consecuentes con sus Valores, con sus Principios, con su Ética... la Ética del Cristianismo, la Ética del Socialismo, la Ética de la Solidaridad. Y por eso decimos, que en la medida en que avancemos en la lucha contra la pobreza, [email protected] [email protected], en esa medida vamos a ser todavía un País más seguro, cada vez más seguro; pero además, vamos haber logrado preservar nuestros Valores, nuestra Identidad, nuestra Cultura. Vamos a avanzar hacia Más Prosperidad, vamos a avanzar, Dios Mediante, estamos avanzando ya hacia la creación de riqueza, que sabemos y sabremos compartir. Y eso va a representar para nosotros, avanzar hacia más Seguridad Humana. Pero lo estamos haciendo compartiendo cada paso de este Camino con ustedes, queridas familias nicaragüenses.

La Primera Comisionada Aminta Granera brindó un Informe exhaustivo, diría yo, de los logros, de los avances, y de las dificultades, porque estos no son procesos parejos. Son procesos Humanos, donde tenemos logros, tenemos avances, pero también tenemos dificultades, y sobre todo, tenemos las dificultades propias de lo que heredamos... un País destruido, un País sin recursos, que hemos venido, entre [email protected], recomponiendo, reconstruyendo; y que también, entre [email protected], queremos hacer mejor.

Esta es una Policía llena de Pueblo, porque es del Pueblo. Es una Policía que comparte los desafíos del Pueblo, porque está compuesta por gente humilde, familias humildes, que conoce el sufrimiento, el dolor, y las alegrías del Pueblo, y las comparte. Y esta es una Policía a la que nosotros, yo personalmente, el Comandante personalmente, le rendimos Honor y Gloria todos los días, porque sabemos que está ahí en la primera línea de la necesidad de las familias nicaragüenses.

E independientemente de que también sabemos que no podemos acudir todo el tiempo, cuando es llamada, cuando somos llamados, porque nosotros nos sentimos parte de esta Policía de ustedes, como Pueblo nicaragüense. Sabemos que está ahí al llamado, está ahí acudiendo de todas maneras, se hace presente en cuanto puede... nos hacen falta más recursos, y vamos a seguir avanzando en esa dirección, Dios Mediante, con el aporte de ustedes que nos señalan cómo multiplicar los panes, cómo seguir haciendo prodigios con la creatividad, con el ingenio, pero sobre todo, con la Responsabilidad Compartida.

Hoy decía la Aminta, compartir Responsabilidad Institucional, Responsabilidad Policial, Responsabilidad Social... ¡ahí estamos! Y estamos construyendo el Porvenir desde ese esfuerzo, esa ilusión, ese sueño de [email protected], con muy buena voluntad, pero sobre todo, con claridad, sien-do precisos, transparentes, claros; manteniéndonos desplegados por todo el País, de Comunidad en Comunidad, hablando con ustedes, que son quienes mandan en esta Nicaragua, Bendita y Libre, ¡recogiendo la Voz de Mando!

Y con esta Voluntad, con esta Honradez, que nos caracteriza... Honradez para precisar, es-tos son los problemas, estas son las dificultades, Dios tiene que bendecirnos con una Ruta de avances, de más logros, pero sobre todo, con la realidad que ya vemos, en la medida en que vamos creando la Nicaragua distinta, culturalmente hablando, socialmente hablando, con más Protagonismo, con más Responsabilidad; económicamente hablando, con más crecimiento económico, y más capacidad para compartir. En esa medida todas las Instituciones a su ser-vicio, van a mejorar todavía más, y vamos a alcanzar el índice de Desarrollo Humano, de Seguridad Humana, que merecemos todas las familias nicaragüenses.

Y, recordemos que aún con las dificultades materiales, aquí el Pueblo, la Policía del Pueblo, el Ejército, las Instituciones del Pueblo, estamos con la Bendición de Dios, obrando milagros, porque cuando nos disponemos a trabajar [email protected], [email protected], y a compartir los desafíos, multiplicamos los panes, y somos ca-paces de avanzar más rápidamente.

Muchísimas gracias, Compañ[email protected] Y a la Policía nuestras felicitaciones por los compromisos que ha asumido el día de hoy, para continuar dando la vida por las familias nicaragüenses. Muchas gracias.