Palabras de Su Eminencia
Cardenal Miguel Obando y Bravo


Le damos nuestras condolencias a la familia del Comandante Tomás Borge Martínez, así como a la Familia del Frente Sandinista de Liberación Nacional, por la pérdida de este nicaragüense que se nos ha adelantado en el Camino a la Morada, donde todos un día tarde o temprano iremos.

El Comandante Tomás Borge se distinguió por ser un Revolucionario con el más alto grado de Patriotismo, amando a Nicaragua, sin importarle su propia vida. Quiero testimoniar que el Comandante Borge fue un factor clave para el diálogo en la búsqueda de la Reconciliación, que trajo la Paz a Nicaragua.

Ya el Comandante Tomás Borge no estará física-mente entre nosotros, pero deja un legado a su familia, y al Pueblo nicaragüense. La Fé ve en la muerte una liberación de velos y ataduras; la llegada a la meta de una vida en plenitud con Dios. Es la llegada a la Morada definitiva, tras un penoso caminar por este valle de lágrimas, por muy lujoso que se describa.

Dios colma de todo deseo la dicha completa... el fallecido ha llegado a la Alegría de Dios. Pero la tristeza oprime a los que se quedan; desearían retenerlo para siempre, pero la muerte viene a dar un cruel corte irreparable. El Difunto se va a la dicha, pero sus familiares y amigos quedan en la prueba. El dolor de esta prueba, sólo se mitiga con el pensamiento de su Victoria. Toda muerte por más que venga anunciada, tiene siempre algo inesperado y sorpresivo. Vivimos en la situación sin saber cuándo llegará la orden de levantar la acampada para seguir la marcha adelante.

Cada uno que se va enseña un poco más sobre nosotros mismos, aunque la enseñanza sea muy costosa. Todo aquí es transitorio, no tenemos una Ciudad permanente, sino que vamos buscando la futura.

La casa, el piso, es una constante preocupación desde que uno se siente responsable de su propia vida, y de una familia. Es un lugar de acogida, de Paz, de intimidad, un refugio, lo mismo para el niño que para el anciano, que se recibe al nacer, y se abandona al morir, por-que somos huéspedes transeúntes, y todo aquí es transitorio. Pero la Fé enseña que tenemos una Morada permanente; Jesús promete: “En la Casa de mi Padre hay muchas Moradas, y yo me voy a preparar un lugar, y volveré a recogeros para que estéis para siempre conmigo”. Nuestra Patria es el Cielo.

El dolor de la separación no debe enturbiar la visión de la Esperanza, sino al contrario, en la Esperanza debemos encontrarle aditivo en el dolor. Cada día vemos cómo personas que hemos conocido, que hacían sus planes con nosotros, quedan de repente truncados por la muerte; y aunque no es posible de este lado de la muerte, una experiencia, y lo que significa ser engullido por ella, sabemos por la Fé, que la Vida es una continuación. Que de la Vida que acaba puede brotar una Vida que empieza para no tener fin. La vida no se quita, sólo se transforma.

La Vida de aquí y sus cosas, es algo provisional. Morir es una parte de la Vida. La tienda se desmorona, pero en la Patria tenemos una Morada indestructible. Sabemos que Cristo está allí, y nos tiene preparado un lugar, para que donde esté Él, estemos también nosotros. La Fé Cristiana nos dice, que la Vida Humana no cae en el vacío de la nada con la muerte, sino en la Plenitud de la Comunidad de Vida con Dios.

La muerte es oscuridad que hereda tristeza. La Vida en Dios es Luz portadora de Esperanza. Jesús es descanso para los que ya llegaron a la Casa Permanente, y Camino, Verdad y Vida para los que estamos en marcha. A Él vamos más o menos penosamente, más pronto o más tarde, porque todo es cuestión de fechas. Pero con-fiamos en Su Palabra: “No se pierde nadie de los que creen en mí”.

Ahora pidamos, hermanos, todos juntos a Dios Nuestro Señor, que tenga Misericordia de este hijo suyo, el Comandante Tomás Borge Martínez, a quien mandó a salir hoy de este Mundo, y que no olvide, sino que sus Ángeles lo reciban, y lo introduzcan en el Cielo. Recibid su Alma, ofrecida a la Presencia del Altísimo. Acudid Santos de Dios, salid al encuentro Ángeles del Señor. Que Cristo, que te llamó, te reciba, y que el Coro de los Ángeles te introduzcan en el Cielo. Dadle Señor el Descanso Eterno, y brille para él la Luz Eterna.

Lectura del Decreto Número 453-2012
del Ejército de Nicaragua


“Orden del Comandante en Jefe del Ejército de Nicaragua, Número 453-2012, para condecorar póstumamente al Comandante de la Revolución Tomás Borge Martínez, con el máximo reconocimiento de nuestra Institución.

Conforme a Facultad instituida en el Artículo 9, Inciso 8 de la Ley 181, Código de Organización, Jurisdicción y Previsión Social Mili-tar, y en el Artículo 99 de la Normativa Interna Militar, ordeno:

1. Otorgar póstumamente al Comandante de la Revolución Tomás Borge Martínez, Comandante Adjunto de la Primera Comandancia General de nuestro Ejército, la Orden Ejército de Nicaragua, como un merecido reconocimiento a toda una vida de lucha por la Libertad de nuestra Patria, así como por su destacada participación en la Historia reciente de la Nación nicaragüense.

2. Entregar la Orden y Diploma que acredita la posición de la Condecoración a sus familiares.

3. En nombre de todos los Miembros que con-forman el Ejército de Nicaragua, y en el mío propio, reiteramos nuestra gratitud y respeto al Comandante de la Revolución To-más Borge Martínez por su Legado Histórico.

Dado en la Comandancia General del Ejército de Nicaragua, El Chipote, Ciudad de Managua, Capital de la República, a los 2 días del mes de Mayo del año 2012. Comandante en Jefe del Ejército de Nicaragua, General de Ejército Ju-lio César Avilés Castillo.”

Palabras de Daniel

¡Sandino Vive... la lucha sigue!

¡Que Viva Tomás! ¡Que Viva Tomás!

¡Que Viva Tomás!

[email protected] [email protected] nicaragüenses, queridas familias nicaragüenses; Su Eminencia Cardenal Miguel, Monseñor Bismarck Carballo, Monseñor Eddy Montenegro, Monseñor Benito Pitito; Monseñor Amado Peña; querido hermano Neguib Eslaquit, Sacerdote, Cristiano, Solidario, ¡y Socialista!

Estoy seguro que Tomás está reventando de Alegría, con esta Juventud, con este Pueblo, con [email protected] [email protected], con esta Nicaragua que venimos construyendo, Cristiana, Socialista, Solidaria, y donde Tomás está entre los hermanos mayores... mayor de edad que Carlos, Tomás, ¡sí!

Cuando Tomás estaba en la cárcel, allá por los años 1956, 57, él estudiaba Derecho en León, lo habían encarcelado por sus Ideales, por su Dignidad, por su compromiso histórico con el Pueblo. Y Carlos, menor que Tomás, entonces se movilizaba con estudiantes por las calles, re-clamando la libertad de Tomás, y de otros com-pañeros que entonces fueron capturados; y algunos de ellos, luego, torturados y asesina-dos, como Cornelio Silva, como Ausberto Narváez, y como Edwin Castro, torturados y asesinados. Compañeros ellos de Tomás.

Él es de los que vino poniendo cimientos a estas Victorias que venimos alcanzando, y que nos permiten, gracias a este Pueblo heroico, a este Pueblo valiente, a este Pueblo trabajador, que tuvo la fortaleza de insurreccionarse y acabar con la tiranía impuesta por el Imperio yanqui, aquel 19 de Julio de 1979. Gracias a ese heroísmo de este Pueblo, a sus Hé-roes, a sus Mártires, a las Madres de los caí-dos, a los mutilados, a los que luego enfrentaron la agresión imperialista, y dejaron su vida en esas batallas. Gracias a todos ellos.

Vos lo sabés bien, Tomás, gracias a todos ellos nos están acompañando, y te vienen a acompañar a vos, Tomás, nuestros Hermanos Latinoamericanos de la Tierra de Bolívar, de Hugo Chávez, el Compañero Nicolás Maduro, Canciller de la República Bolivariana de Venezuela, de la Tierra de Hugo Chávez. Viene con una Delegación el Compañero Nicolás; lo acompañan Aristóbulo Istúriz, Primer Vicepresidente del Partido Socialista Unificado de Venezuela. Aristóbulo me recibió allá en Caracas, cuando el Presidente Hugo Chávez llegó a la Presidencia... ¡un Sandinista de primera línea! Y tenía que serlo, porque ¡Sandino es hijo de Bolívar!

La Compañera Blanca Eekhout, Segunda Vicepresidente de la Asamblea Nacional, bienvenida Compañera Blanca. El Compañero Rodrigo Cabe-zas, Diputado Parlatino, Directivo también del Partido Socialista Unido de Venezuela. El Com-pañero Ángel Rodríguez, Diputado del Parla-tino, bienvenido Compañero. El Compañero Vizcaíno... saludos a Vizcaíno que siempre está pendiente con Nicolás; y el Presidente Chávez a través de Nicolás, pendientes de Nicaragua.

Gracias a la Revolución Sandinista... vos lo sabés bien, Tomás, está aquí tu Hermano de siempre, tu Compañero de siempre, Comandante de la Gloriosa Revolución Cubana, de la Cuba de Fidel, de Raúl, de Martí, Comandante Ramiro Valdez... Hermano, Compañero, Comandante.

Gracias a esa Revolución Sandinista, Revo-lución del Pueblo, de los Pueblos de Nuestramérica, de los Pueblos del Mundo, nos acompaña el Representante de la Hermana República de Ecuador, el Canciller Ricardo Patiño. Bienvenido Compañero Ricardo. Y nuestro abrazo, nuestro Cariño como siempre para el Presidente Rafael Correa.

De Ecuador, la Compañera María Fernanda Espinoza, Ministra de Patrimonio; la Compañera Paola Pavón, Asambleísta; la Compañera María Augusta Calle, Asambleísta. Nos ha entregado saludos de la Asamblea de Ecuador; y el Canciller nos ha entregado un saludo del Presidente Rafael Correa.

La Compañera Rosa Mireya Cárdenas, Comandante del Movimiento “Alfaro Vive, ¡Carajo!” y actual Secretaria del Pueblo y Movimiento Social. Bienvenida Compañera. Ustedes fueron los que rescataron la Espada, ¿así es, verdad? La Espada de Bolívar la rescataron... ¡ellos la rescataron! Y la de Alfaro también. Ahora están en buenas manos, están en las manos del Pueblo, de los trabajadores ecuatorianos, en la mano de su Presidente Rafael Correa. Com-pañero Eduardo Mangas, Asesor del Canciller; Compañero Edwin Jarrín, bienvenido Compañero Edwin Jarrín; Compañera Amanda Robalino, de la Cancillería también, bienvenida Compañera Amanda.

Gracias al heroísmo del Pueblo nicaragüense, y esa Gloriosa Victoria Insurreccional del 19 de Julio de 1979, están aquí nuestros Hermanos Compañeros salvadoreños, el Compañero Sigfrido Reyes, Presidente de la Asamblea Legislativa, y del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional, ¡el de Schafik Handal! La Comandante Nidia Díaz, Diputada en el PARLACEN, bienvenida Nidia, aquí a hacer compañía a este Pueblo en este homenaje a Tomás. La Compañera Norma Guevara, Miembro de la Comisión Política del FMLN, bienvenida querida Compañera Norma.

Se encuentra aquí con nosotros también un Hermano, hijo de un luchador por la Soberanía de nuestros Pueblos, y Solidario con Nicaragua en aquella batalla que nos llevó a la Victoria el 19 de Julio, el hijo del Compañero, Her-mano Omar Torrijos Herrera, el ex Presidente Martín Torrijos Herrera, ex Presidente de la República de Panamá. Aquí con nosotros Martín.

De Guatemala, representando a ese Pueblo va-liente, luchador, por cuyas venas corre sangre indígena, se encuentra Rigoberta Menchú, querida Rigoberta, Premio Nobel de la Paz. El Compañero Héctor Nuila, de la Unidad Revolucionaria Nacional Guatemalteca; y el Compañero Pablo Monsanto, del Partido Alternativa Nueva Nación, Compañero Comandante Pablo Monsanto.

De México, un gran amigo de Tomás, Compañero a lo largo de estas luchas latinoamericanas en la COPPPAL, donde están todos los Partidos Políticos Progresistas, Libertarios, el Com-pañero Gustavo Carvajal, Dirigente de la COPPPAL.

De ese Puerto Rico, que está luchando, y sigue luchando por su Independencia, y que algún día será libre de las cadenas del Imperio, los Compañeros Rubén Berríos, del Partido Independentista de Puerto Rico... un gran hermano, amigo de Tomás; y Fernando Martín, del Partido Independentista de Puerto Rico.

Y de República Dominicana, nos acompaña una Compañera, viuda de un Compañero que tenía en su corazón a Nicaragua, que tuvo siempre en su corazón a la Revolución, que la defendió en todos los Foros Internacionales, frente a las calumnias, frente a las infamias, frente a las traiciones, frente a las difamaciones, ahí estaba ese Compañero José Francisco Peña Gómez. Y aquí nos acompaña su compañera Peggy Cabral... Peggy, gracias por acompañarnos, por acompañar a este Pueblo, y acompañar a Tomás.

Queridos hermanos, General Moisés Omar Halleslevens, Vicepresidente de la República... Omar podría contar mucho de lo que fue la preparación, el entrenamiento del Comando Juan José Quezada, que estuvo bajo la dirección de To-más... ¡el Comando de aquel Diciembre Victorioso! El Compañero Jefe del Ejército de Nicaragua, Julio César Avilés, que hoy ha hecho un reconocimiento público en nombre del Ejército, a nuestro Hermano Tomás.

El Compañero Comandante de la Revolución Bayardo Arce Castaño, quien igualmente podría hablarnos mucho de Tomás, largo de Tomás. El Compañero René Núñez Téllez, Presidente de la Asamblea Nacional. Compañ[email protected] de los Poderes del Estado, del Poder Judicial, del Poder Electoral, de la Contraloría General de la Re-pública, de la Procuraduría de los Derechos Humanos, Mandos de la Policía Nacional, Mandos del Ejército... todos Hermanos queridos por Tomás, todos ellos.

Se encuentran también aquí con nosotros, no podían faltar quienes ayer mismo, cuando después de la triste noticia de la noche anterior, del fallecimiento de Tomás, suspendieron sus festividades, y marcharon a la Plaza de la Revolución, [email protected] [email protected] del Frente Nacional de los Trabajadores... ¡Viva el Frente Nacional de [email protected] [email protected]!

Y no podía faltar, y no puede faltar lo que es la garantía de seguir poniéndole más cimientos a esta Nicaragua en Paz, a esta Nicaragua luchando contra la Pobreza, a esta Nicaragua luchando por la Soberanía, por la Autodeterminación... ¡no puede faltar la Juventud colocando las piedras! ¡La Juventud...! Y Tomás era un muchacho cuando empezó la batalla, era un muchacho, y a estas alturas era nuestro Hermano mayor; y Fidel, nuestro Hermano mayor, y nuestro Líder Continental... Fidel, inspiración de todos los que hoy luchamos, de todos los que hoy estamos batallando.

El Presidente Hugo Chávez, que nos ha enviado un expresivo Mensaje, como él suele hacerlo, sobre todo en circunstancias como éstas. El Comandante Hugo Chávez ha comentado pública-mente, que cuando él estuvo detenido, estuvo en la cárcel, después de aquel levantamiento de Febrero, cuando el Pueblo se insurreccionó allá en Caracas, contra las medidas neoliberales se insurreccionó el Pueblo. Y con el Pueblo, luego, al poco tiempo se insurreccionó Chávez, no podía quedarse ahí de brazos cruzados... se insurreccionó Chávez, y fue a dar a la cárcel, y en la cárcel a continuar dando la batalla. Y él comenta cómo entre sus libros de cabecera estaba este libro... “Un Grano de Maíz. Tomás Borge conversando con Fidel.”

Y les decía que tengo aquí la carta del Presidente de la República Bolivariana de Venezuela; igualmente tengo un mensaje del Presidente Rafael Correa. Hemos recibido mensajes del Presidente Evo Morales, y de muchas fuer-zas políticas y de muchos Pueblos Hermanos. Y yo quiero aquí leerle a Tomás estos dos mensajes, primero el de Rafael Correa:

“Profundamente conmovido por la desaparición física de nuestro entrañable Comandante Tomás Borge, te expreso a ti y al Pueblo de Nicaragua, la Solidaridad del Pueblo ecuatoriano.

Tomás representa a lo largo de su vida, el sacrificio y el compromiso revolucionario, llegaba hasta el extremo de la Dignidad y la Perseverancia. Recuerdo emocionado sus obras literarias, su poesía militante, su vocación de servicio a los desheredados. América Latina lo recordará como el luchador incansable, pensador anticolonialista, y combatiente por la Libertad, y la Soberanía del Continente.

Nos decía con su voz dignamente envejecida... y cita aquí a Tomás: Estoy persuadido que la lealtad existe, y en algunas conciencias es de mármol y de miel. Se debe confiar en ellos. También se puede confiar en los traidores, porque no cambian nunca... es decir, los traidores no cambian. El que es leal se mantiene leal hasta el final, hasta las últimas consecuencias.

Los que quedamos en la Tierra orgullosos de haber contado con su amistad entrañable, le decimos, gracias Tomás por la Ternura, por la Fuerza, por la Lucha para mejores días para Nuestramérica. Ahora, en algún lugar del In-finito recibirás el abrazo de Sandino, consciente de que su tránsito humano fue Digno, Sincero y Revolucionario. Fraternalmente, Rafael Correa Delgado, Presidente de la República de Ecuador.” Gracias Rafael, seguro que Tomás nos está escuchando, y nos está viendo, ¡estoy seguro!

Y aquí este mensaje de nuestro querido Hermano, Líder de la Gloriosa Revolución Bolivariana. En el Siglo XX la Revolución Cubana en Nuestramérica, nos llenó de Esperanza, de Dignidad, de Fortaleza; y en el Siglo XX también la Revolución Popular Sandinista. Y luego, pensaron que ya no habrían más Revoluciones, lo pensaron los traidores, los vende patrias; pensaron que los Pueblos ya estaban muertos. Pero los Pueblos no estaban muertos, ¡estaban bien despiertos! Y despertaron de nuevo, con la Revolución Bolivariana, encabezada por el Comandante Hugo Chávez Frías... Vos lo sabés bien, Tomás, ¡lo sabés bien!

Y aquí el mensaje de nuestro Hermano, que con Fidel se pusieron al frente, y organizaron el ALBA, donde luego se incorporó Bolivia con Evo. Donde luego nos incorporamos nosotros, gracias a la Victoria del 2007. Sin Victoria no estaríamos en el ALBA, ¡estamos en el ALBA porque el Pueblo se ganó ese Derecho! Y luego se incorporó Ecuador, y otros hermanos de las Islas de El Caribe, un parto de este Movimiento extraordinario, que es lo más avanzado de la búsqueda de la Justicia, de la Democracia, de la Soberanía de los Pueblos del Mundo... el ALBA, ¡eso es el ALBA!

Y aquí el mensaje del Comandante Hugo Chávez Frías... nuestro saludo, Hermano Presidente, hasta La Habana nuestro saludo; y estoy seguro que con la Fortaleza en Cristo, en Dios, y con la Ciencia médica a tu disposición, y Fidel ahí a tu orilla, vas a salir adelante, y a continuar batallando por tu Pueblo y por los Pueblos del Mundo.

“La Habana, 1° de Mayo del 2012... es decir, esta carta la escribió ayer el Presidente Chávez, recién enterándose del fallecimiento de Tomás... Comandante Daniel Ortega Saavedra, Presidente de la República de Nicaragua; Com-pañera Rosario Murillo, Coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía. Queridos compañeros, Pueblo todo de Nicaragua, en nombre del Pueblo de Simón Bolívar, reciban la más conmovida y entrañable expresión de Solidaridad en esta hora de aflicción, de llanto colectivo.

Ha desaparecido físicamente el Comandante To-más Borge Martínez, el Infinito Combatiente de tantas batallas; y hoy nos sentimos hermanados con el heroico Pueblo de Sandino, y con [email protected] Compañ[email protected] del Frente Sandinista de Liberación Nacional, en el dolor y la tristeza... dolor y tristeza que son de toda la Patria Grande, de todos nuestros Pueblos, porque se nos va una Gran Conciencia Nuestramericana.

¡Cuánto me duele la ausencia de Tomás! Todos los que conocimos a este Ser Humano, luminoso y entrañable, lo llevamos y lo llevaremos siem-pre en nuestros corazones.

Si Matagalpa conoció su origen, y la lucha fue su destino, hoy se eterniza en la Patria gran-de, porque quien vivió repartiendo Dignidad desobedece a la muerte, se queda para siempre en el alma resucitada de los Pueblos iluminando. Tomás se nos queda en el vuelo del Guardabarranco, y en la sombra del Madroño. Su Voz libertaria seguirá señalándonos la Senda irrenunciable hacia la Victoria definitiva.

Hace apenas dos años, en 2010, él escribía estos versos: “El futuro hermano viene, será recto, verdadero, sin intrusos, desinhibidos; sus puños saludarán ilustres las tentaciones de las 6 de la mañana, y nuestra arcilla estará deshabitada de traidores.

¡Cuánta grandeza, Dios mío, la de mi Comandante Borge! Y tengo la más segura de las certidumbres, conociéndolo como lo conocí, que ayer tomó una decisión de hacerse de esa arcilla, de sus proféticos versos, el futuro nos llega, hermanos, y Tomás, el Poeta y el Com-batiente, ya vive en él. Tomás fue desde siempre un gran soldado de Sandino; él hizo suyo el Pensamiento del General de Hombres Libres. Su imperecedera voluntad de luchar contra el Imperio, y sus lacayos... yo quiero Patria Libre o Morir, no les tengo miedo, cuento con el ardor del Patriotismo de quienes me acompañan. Así lo decía Sandino. Tomás encarnó y encarna con inigualable ardor tan acendrado Patriotismo, y por eso mismo anduvo con Sandino durante toda su vida.

Quiero unir mi Voz a todas las voces del Pueblo de Simón Bolívar, para decir: ¡Honor y Gloria al Comandante Tomás Borge! Daniel y Rosario, vaya nuestra renovada expresión de Solidaridad para la Nicaragua Sandinista y Hermana. Reciban un fuerte abrazo, con Tomás en la memoria y en el corazón. ¡Viva Nicaragua libre! ¡Hasta la Victoria siempre! ¡Independencia y Patria Socialista! ¡Viviremos y Venceremos! ¡Viva Sandino! ¡Viva Tomás Borge! Hugo Chávez Frías”. Ese es el mensaje del Presidente Chávez... ¡un gran hermano, un gran compañero!

Y vi a Tomás, estuve con él conversando después de la operación; habíamos conversado antes de la operación, estuvimos hablando de la operación. Después de la operación, que fue el Viernes Santo, me comuniqué telefónicamente con él ya por la tarde del mismo viernes, y se escuchaba muy bien. Yo preferí esperar a que él recuperara un poco más para visitarlo. Dejé pasar el sábado. El sábado por la tarde ya presentaba algunas dificultades, se le escuchaba la voz muy enronquecida. Y hablamos de nuevo por teléfono, y me dijo que estaba mal, así me dijo... ¿Tomás, cómo estás? Mal, me dice, con su forma de ser tan expresiva.

Estuvimos conversando... llego mañana, le digo, el domingo. Llegué el domingo, y estuvimos conversando pero no estaba en las mejores condiciones en su proceso de recuperación. Así lo manifestaron los Médicos; estaban haciendo todos los esfuerzos... Pero bueno, estuvimos conversando, y él siempre con ese ánimo, a pesar de lo difícil que era su condición en ese momento... ¡siempre con el ánimo que hemos conocido a Tomás!

A partir del día lunes ya se complicó total-mente el cuadro clínico de Tomás, y tuvieron que darle respiración artificial, lo que llaman entubamiento; y le mantuvieron la respiración artificial, mientras atacaban otros problemas post-operatorios que se presentaban, hasta que se vencía el tiempo para mantener el tubo respiratorio. Entonces, como a los 13 días le retiraron el tubo respiratorio, y luego le aplicaron la respiración artificial por la tráquea, lo que llaman traqueotomía. Mientras tanto, él estaba sedado, gracias a Dios; es decir, él dormía... y nosotros orando, nosotros apostando a que él podría recuperar, pero... Los médicos hicieron todo lo posible, hay que reconocerlo, yo estuve conversando con ellos en varias ocasiones.

Y llegué el domingo pasado por la noche, es-tuve con él, le puse la mano en la frente; ahí estaba Marcela, la encontré con todas las otras muchachas, hijas de Tomás, y estuvimos conversando, estuve orando por él. Y así se lo dije a Marcela: estoy orando por él. Y siguió la batalla de los Médicos; incluso, hablaban que como tenía afectaciones en los riñones iban a tener que hacerle diálisis; y luego intentaron, le hicieron una diálisis, no con aparatos, sino de manera directa. Y luego se fue quedando dormido, él estaba dormido, y se fue quedando dormido hasta que cesó el pulso, y falleció a las 8:20, 8:30 de la noche del día lunes.

Y bueno, era su voluntad, me lo había dicho en varias ocasiones... cuando yo muera, quiero estar ahí con Carlos, me decía, ¡y tenemos que cumplir con su voluntad! Y bueno, las filas que se hicieron en la Plaza de la Revolución... ¿Dónde...? En el Palacio de la Revolución, porque fue en ese Palacio, el 20 de Julio del año 1979, que conmemoramos el Triunfo que había sido el 19, pero pudimos conmemorarlo hasta el 20, que pudimos agruparnos todas las Fuerzas.

Yo estaba con Tomás en León, y de allá nos trasladamos con Tomás, con la Rosario, con Omar Cabezas, con otros compañeros nos trasladamos el día 20 de Julio del año 1979. Y cuando llegamos a la Plaza de la Revolución que estaba a reventar, llegamos ahí con Tomás, y subimos las gradas del Palacio, nos encontramos ¿con quién? Con Su Eminencia el Cardenal Miguel, ahí estaba conmemorando con todo el Pueblo esa Gran Victoria de [email protected] nicaragüenses.

Y bueno, no podía faltar Edén, ahí estaba Edén, que había librado a Tomás, que encabezó el Asalto al Palacio, cuando se logró la libertad de Tomás, y de una cantidad de compañ[email protected]; creo que René estaba entre los detenidos... René estaba preso también. Bayardo, ¿vos no estabas preso, verdad? Claro, en la Plaza estaba Bayardo, ¡claro que sí! Bayardo había bajado con las columnas guerrilleras de la Zona Norte del País. Y había bajado también el General Avilés con otras columnas guerrilleras; y el General Halleslevens. Ahí estábamos todos muy firmes, llenos de entusiasmo, llenos de alegría... Y Tomás, que era algo extraordinario, algo fuera de lo común era Tomás, ¡un ser extraordinario! Y no en balde él fue el que levantó aquella consigna... “¡Implacables en el combate, y generosos en la Victoria!” Una consigna que él levantó a lo largo de la lucha.

Y cómo nos ayudó el Cardenal Miguel para que fuéramos generosos en la Victoria; porque no es fácil ser generosos en la Victoria... ¡no es fácil! Claro, tantos muertos que había habido en Nicaragua, más de 50 mil muertos durante todo el período. Y si sumamos las ocupaciones norteamericanas... ¡más de 100 mil víctimas en Nicaragua! Entonces había mucho sentimiento en contra de las fuerzas militares impuestas por los yanquis en nuestro País, organizada por los yanquis, encabezada por los yanquis, entrenada por los yanquis, financiada por los yanquis... ¡había mucho sentimiento!

Entonces, había preocupación en la Dirección del Frente que el Pueblo se desatara a hacer Justicia por su propia mano. Y ahí el Cardenal fue determinante para ayudarnos a que se diese

la rendición del Ejército de Somoza, de la Guardia de Somoza, la Guardia somocista. Otros huyeron a Honduras, a El Salvador, Guatemala, a Costa Rica, buscaron las fronteras. Otros no pudieron huir, y cayeron en los Cuarteles, porque fue aquello una batalla dura, ¡dura fue la batalla! Y Su Eminencia ayudando, ¿para qué? Para salvar vidas, que se respetara la vida de los prisioneros. Y después, en medio de las contradicciones que tuvimos de todo tipo, Su Eminencia también ayudándonos a buscar el diálogo, a buscar las negociaciones, y a liberar a los prisioneros de la época de Somoza, que eran unos cuantos miles.

Y a Tomás le tocó la dura tarea de ser el Ministro del Interior, y por lo tanto, el guardador de todos esos prisioneros... ¡no es ta-rea fácil! Y a pesar de las dificultades se instalaron Granjas de Régimen Abierto para las mujeres, y luego también para los hombres. Y en los acuerdos con Su Eminencia, íbamos liberando, íbamos liberando, íbamos liberando; y recuerdo qué difícil era liberar... recuerdo en una ocasión que liberamos una cantidad de Guardias... allá en la Plaza de la Revolución estábamos en el Acto,  y ahí les tuve que dar a conocer la decisión al Pueblo, y qué difícil fue que se entendiera. Pero qué importante era que actuáramos como decía Tomás... ¡implacables en el combate, y generosos en la Victoria!

Y tenemos que seguir siendo generosos en la Victoria, no llenarnos de vanidad, no volver-nos excluyentes; sino al contrario, abrirnos cada vez más, abrir las puertas para la Unidad de [email protected] [email protected] nicaragüenses. ¿Para qué? Para derrotar la pobreza, y llevarle Bienestar a todo el Pueblo, que es el gran objetivo de un Proceso Social Revolucionario, como el que ha encabezado, y encabeza el Frente Sandinista de Liberación Nacional.

Esta noche, Tomás, te vamos a depositar ahí, al lado de Carlos... un Mausoleo, que es donde está Carlos, otro Mausoleo que se está trabajando ya, donde va a descansar Tomás; y luego está el Coronel Santos López. Y quiero pedir-les que pasen, por favor, aquí, a la Compañera Marcela Pérez, viuda de Tomás... ¡cuánto nos recuerda a Tomás con esas canciones tan bellas, que las ha interpretado con el alma!

A Sebastián, hijo de Tomás, que pase al frente; el que está aquí es Juan... Juan y Camila, que pasen por favor, Juan y Camila. Aquí están tus hijos, Tomás. Y está también Ana Josefina, y está Emma Reneé; y está tu hija Valeria, To-más... aquí está Valeria también. Y está Óscar, y está Dominique, y está Michelle, y está Ana María. Y está... lo dejé de último a pro-pósito, está el hijo del Danto, de Germán Po-mares Ordóñez, ¡nuestro querido hermano guerrillero, revolucionario! que murió en combate allá en Jinotega, en vísperas del Triunfo. Aquí está... Germán también se llama, Germán Pomares, ¡cómo se parece a Germán!

Aquí estamos con tu familia, Tomás, estamos con tus hijos. Y está aquí tu Gran Familia, porque tu familia es bien grande, tu familia va más allá de [email protected] [email protected], y de los nietos que son un montón también. Tu Familia está aquí en esta Plaza, y está en las montañas, y está en el campo, y está en los barrios, y está en las fábricas... ¡está en Nicaragua tu Familia, Tomás!

Y ¿quién era Tomás? Lo voy a resumir, citando la dedicatoria que Fidel le hizo al libro que Tomás escribió cuando entrevistó por horas y horas a Fidel... un libro extraordinario del que les hablaba, que era de los libros de cabecera del Presidente Hugo Chávez... “Un grano de maíz”. Y aquí está la letra de Fidel, la firma de Fidel. Y fue precisamente el 13 de Agosto del año 92... ¿cuántos años cumpliría entonces Tomás con Fidel? Porque nacieron el mismo día Tomás y Fidel. Yo le decía que nacieron el mismo año, pero él me decía que no; y en la medida que se hacía mayor, le decía: no, Tomás, vos te estás haciendo menor cada vez que te acercás más a Fidel, cada vez que cumplís año, le decía, si vos tenés la misma edad de Fidel. Es que nacieron exactamente el 13 de Agosto los dos ellos, y en varias ocasiones celebraban cumpleaños... ¿cómo? Conversando, trabajando, en reuniones; Tomás iba allá, a La Habana.

Y esta dedicatoria fue del 13 de Agosto del año 92, es decir, Tomás, que nació en el año 1930, el 13 de Agosto de este año va a cumplir, y te lo vamos a celebrar, Tomás, ¡vas a cumplir 82 años! Te los vamos a celebrar, To-más, ¡claro que sí! ¡Seguro! Como se lo celebramos a Carlos, como lo celebramos a Sandino. Y qué dice, Fidel: “Para Tomás, el Poeta, el Orador, el Escritor, el Hermano, que sus Ideas brillantes y valientes prevalezcan. Fidel Castro Ruz, Agosto 13 de 1992”. Hace 20 años.

Querida familia de Tomás, tienen en todos nosotros a una Gran Familia, y las familias no se abandonan, las familias siempre se acompañan, y siempre se ayudan, y son Cristianas, Socialistas y Solidarias... ¡Que Viva Tomás! ¡Que Viva Tomás! ¡Que Viva Tomás! ¡Sandino Vive... la lucha sigue! ¡Patria Libre o Morir!