Campesinos, pequeños comerciantes, transportistas, médicos y otros sectores sociales y económicos del departamento de Río San Juan, calificaron la construcción del puente, como la obra que permitirá un salto significativo en el desarrollo de la región.

El puente Santa Fe, tendrá una longitud de 250 metros, lo que lo convierte en el más grande de Nicaragua. El costo de la obra alcanza los 30 millones de dólares, fondos aportados por el pueblo y gobierno de Japón.

El Embajador de Japón, excelentísimo Señor Jiro Shibasaki, muy emocionado afirmó que el puente será un corredor regional muy importante para Nicaragua y para el resto de naciones centroamericanas.

Cercano a la zona de construcción de esta mega obra, se encuentran diversas comunidades, entre ellas Las Tablillas, San Pancho, Los Chiles, Melchorita, Melchora, El Espavel y Las Azucenas, cuyas poblaciones se encuentran muy entusiasmadas con la ejecución.

La mayoría de estas poblaciones se dedican a la agricultura, a la pesca y los servicios de pequeñas embarcaciones turísticas.  Una vez finalizada la construcción del puente Santa Fe, los pobladores verán un gran avance en la calidad de vida, pues tendrán mayor acceso a los programas sociales y económicos que impulsa el gobierno, principalmente en materia de salud, educación y comercio.

¿Pero que tanto significa para ellos la construcción de esta vía de comunicación?..El pequeño transportista Juan José Miranda, afirma que el puente vendrá a dar un dinamismo al sector transporte, lo que permitirá que “muchos podamos adquirir nuevas unidades”.

“Es una obra muy importantísima para este municipio, es lo más lindo que se puede ver y todo gracias al Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional”, agregó Miranda.

Reducirá costos en transporte

“La vía de este puente viene a cambiar mucho a este municipio (…) ya no vamos a tener ese pegón de cruzar el río, la vida será mucho más fácil para nosotros los pobladores de la zona”, refiere Miranda, mientras esperaba que la barcaza de la Empresa Portuaria Nacional (EPN) diera el ok para el traslado de vehículos de un lado a otro.

“Ya podre pasar con mi carro en ese puente y no tendré que estar pagando la cruzada por el bote…trasladarnos hacia San Carlos y al propio Costa Rica será más fácil. Este esfuerzo se complementa con la carretera que hace algunos meses fue inaugurada por el gobierno”, afirma don Carlos Pérez, dueño de una pequeña pulpería, que se ubica a escasos 20 metros del cuerpo de agua.

Fernando Hurtado, otro dueño de una pulpería en el sector de Las Tablillas, considera que el puente, le ayudará a reducir los costos de transporte de la mercadería que solicita cada quince días desde Managua.

“Esto (puente) me permitirá reducir los gastos por transporte. Ya no vamos a caminar tan largo y tampoco vamos a pagar por estar cruzando el río. Y en cuanto a salud vamos a ir al centro más rápido”, reflexiona Hurtado.

Los jóvenes de San Carlos aplauden la decisión de construir este puente en nuestro Río San Juan, zona que está logrando el desarrollo, precisamente con un gobierno sandinista.

“Esto es importante, porque no solo los jóvenes, sino la mayoría de pobladores de aquí, van a tener una manera de comunicación al otro lado del río, para transportar todos los productos, que se sacan de aquí, como por ejemplo las naranjas”, dijo Angélica Moreno de 22 años.

También valoró que muchos jóvenes ya están adquiriendo empleos en la construcción del puente “este es un proyecto grande, muy beneficioso para nosotros los jóvenes”.

“El gobierno no sólo con obras está beneficiando al departamento Río San Juan, sino que también lo está beneficiando con la ayuda e importancia que se le está dando al río, porque se está rescatando lo que es nuestro y por eso decimos que el Río San Juan es cien por ciento nicaragüense”, agregó Moreno.

Entre los asistentes a los actos de inauguración de los trabajos de construcción, se encontraba el diputado José Figueroa, quien subrayó la importancia económica que viene constituir esta nueva vía de comunicación.

Cobertura en salud mejorará

“Este vendrá hacer un corredor internacional alternativo al puesto fronterizo a Peñas Blancas, es decir por este corredor internacional del puente Santa Fe, va a conectar con la Panamericana y van a permitir el tránsito de mercancía, transporte pesado y sobre todo la circulación de ciudadanos nicaragüenses y costarricenses”, citó Figueroa.

El delegado del Poder Ciudadano en el departamento de Río San Juan, compañero Marcos Gradiz, manifestó que el puente, coincide con la reactivación económica de la zona sur de Nicaragua, especialmente en nuestro cuerpo de agua, que históricamente ha sido pretendido por Costa Rica.

“Va a mejorar sensiblemente el servicio de transporte tanto de pasajeros, como de carga. Va a permitir la comunicación entre ambos países. Esto va a descongestionar la vía con Peñas Blancas, donde se concentra muchos camiones a la espera que puedan pasar por la frontera”, aduce Gradiz.

El director del SILAIS-Río San Juan, Fernando Canales, afirmó que el puente vendrá a mejorar la cobertura a los pobladores de todas las comunidades cercanas al Río San Juan.

“Un tema importante es que vamos a incrementar el índices de cobertura para garantizar accesibilidad al modelo de salud comunitaria”, destaca Canales, un ex combatiente del Servicio Militar Patriótico, que se encargó de capturar al mercenario norteamericano Eugene Hassenfuss, cuando piloteaba un avión que entregaría armas a la entonces contrarrevolución.

“Es un sueño hecho realidad para Nicaragua, para los rio san juaneños. Esta es una nueva puerta de desarrollo para el país. Creo que los productores, los comerciantes y la misma gente, ve en esto una dinámica de meterle a la economía, podemos decir que esto será la columna del desarrollo de todos nosotros”, refuerza el Alcalde de San Carlos, compañero Johnny Gutiérrez.

Un orgullo contribuir al desarrollo de Nicaragua

Entre las decenas de trabajadores que brindan su mayor esfuerzo, destacan la joven ingeniera japonesa Kazuma Hayashin, nacida en Bolivia y que por varios minutos mantuvo una conversación con el Presidente Daniel Ortega Saavedra.

“Es un honor trabajar en un país extranjero y a través de donación de Japón, ayudando a Nicaragua a avanzar más, tanto en lo económico y la unión con el país vecino Costa Rica”, mencionó Hayashin, con un español bastante fluido, muestra de su origen latinoamericano.

Destacó las excelentes relaciones de cooperación, amistad y solidaridad entre Japón y Nicaragua, por lo que pidió “que continúen las relaciones buenas”.

Julia María Ubau, joven ingeniera nicaragüenses, es una de las más emocionadas de poder contribuir con sus conocimientos, pues siendo originaria de San Carlos, sabe que esto permitirá el desarrollo que tanto quieren los pobladores.

“Es una experiencia grandiosa, porque es un proyecto enorme, ya que es una gran oportunidad para el pueblo de Nicaragua y para Río San Juan. Esto traerá un beneficio socio económico, es un avance para el pueblo. Estoy bien contenta y feliz”, dijo Ubau.

Napoleón Jiménez, no es originario de San Carlos como Julia María, sin embargo también se siente orgulloso de estar participando en la construcción de esta vía, pues una vez construido, sabe que el desarrollo es cosa de pocos meses.

“En pocos años vendrá un importante crecimiento, porque al ser un corredor internacional, tienen que surgir hoteles, centros de comida, lo que genera mayor espacios de empleo a los pobladores”, dice Jiménez, un ingeniero capitalino que ya tiene más ocho años de estar trabajando con las empresas japonesas contratadas por la agencia de cooperación JICA.

“Estoy orgulloso porque es una obra de gran envergadura y significa mucho para mi país, para los nicaragüenses” dijo Jiménez, supervisor de la obra, que está prevista a concluir en el 2013.