De las víctimas, 27 están recluidas en hospitales de Santa María y 48 en Puerto Alegre, ciudades ubicadas en el estado Río Grande del Sur.

En declaraciones a la prensa, el Ministro indicó que los afectados han tenido que ser conectados a aparatos de respiración asistida y detalló que algunos pacientes que acudieron a centros médicos con síntomas leves como tos, terminaron en cuidados intensivos.

Alertó que las señales de problemas respiratorios pueden evolucionar rápidamente, por lo que llamó a “quien estuvo en la discoteca y sienta tos, falta de aire, cansancio ir al médico porque puede evolucionar a lo que llamamos una neumonía química”.

Padilha precisó que la víspera se presentaron sólo cuatro casos de personas con problemas respiratorios, pero insistió en que los posibles afectados deben estar alerta a los síntomas en las próximas horas.

El enviado especial de teleSUR a Brasil, Rolando Segura, reportó la creación de un comité de crisis en los hospitales para seguir la evolución de los casos críticos y se espera que un grupo de psicólogos comiencen a atender a los familiares de pacientes internados.

Por otra parte, Segura informó que entre los 231 fallecidos figura un estudiante paraguayo y las autoridades descartaron más jóvenes de otras nacionalidades.

Recordó que la ciudad de Santa María es conocida como universitaria y “emblema de la educación”, en donde jóvenes de distintas partes del mundo realizan estudios superiores.

El incendio en la discoteca comenzó el domingo pasado a causa de un espectáculo pirotécnico que hizo arder el material para el aislamiento acústico de la discoteca, donde se estaba celebrando una fiesta de estudiantes de la Universidad Federal de Santa María.

Embargo de bienes a propietarios de discoteca


Este martes la justicia brasileña ordenó el embargo de los bienes de los propietarios del establecimiento nocturno. La medida fue solicitada para garantizar el posible pago de indemnizaciones en caso de que los dos dueños -arrestados de manera preventiva el lunes- sean considerados responsables del incendio.

El defensor público general Río Grande del Sur, Nilton Arnecke, afirmó que “el propósito de la medida es garantizar el derecho de las personas a una futura indemnización, de modo colectivo e igualitario, para todos los familiares de las víctimas de la tragedia”.