Arias había ordenado mediante acto judicial, el cambio de medida cautelar contra cinco sujetos que están siendo acusados por el Ministerio Publico por los delitos de tráfico internacional de droga, lavado de dinero y crimen organizado, en un caso conocido como Operación Sur.

Arias, supuestamente basada en un dictamen médico emitido por López, ordenó arresto domiciliar para Pedro Amoreti, José Luis Espinoza, Giovanni Solís Sánchez, y los hermanos Sergio y Anselmo Duarte, lo que es un "hecho anómalo" según los magistrados de este Poder del Estado. El lugar de Arias será ocupado por el Juez Suplente del Juzgado Cuarto de Distrito Penal de Juicio, Donaldo Alfaro García.

Arias y López tendrán que entregar un informe en el expliquen el porqué la decisión de cambiar la medida de cárcel preventiva contra los procesados. La jueza en horas de la mañana de este lunes dio marcha atrás y volvió ordenar cárcel contra estos presuntos narcotraficantes.

Roberto Larios, Director de Relaciones Públicas del Poder Judicial, leyó parte del acuerdo tomado por los magistrados, en el que se establece la suspensión de Arias y López, mientras concluyen las investigaciones que se realizan sobre el actuar de los funcionarios.

“Lo que se está haciendo, es enviando un mensaje de la necesidad de que todos los jueces apliquen lo que la ley ha indicado en estos casos (de narcotráfico)”, afirmó Larios.

El dictamen médico legal emitido por López, establece que los acusados tienen problemas de salud, lo que supuestamente supone un riesgo para sus vidas. Tomando esto como base, Arias revocó la cárcel preventiva y ordenó arresto domiciliar a favor de los narcotraficantes.

En el caso Operación Sur se encuentran acusados 45 personas, de estas unos 28 se encuentran detenidos en las celdas de la Dirección de Auxilio Judicial. La decisión de suspensión fue firmada por la magistrada-presidente de la CSJ, Alba Luz Ramos, el vicepresidente Marvin Aguilar y el magistrado Edgard Navas Navas.