Al intervenir en la plenaria de la I Cumbre de la Celac, el mandatario recordó que millones de personas en la región sufren por la pobreza, el analfabetismo y el impacto de las sustancias ilícitas.

"Estamos obligados a alcanzar progresos considerables en la educación como base del desarrollo económico y social. Nada de lo que nos proponemos, desde la disminución de la inequidad hasta la reducción de la brecha tecnológica y digital, sería posible sin ello", afirmó en el capitalino centro de eventos Espacio Riesco, sede del foro.

Según expresó, la eliminación del analfabetismo, como meta primaria, es totalmente alcanzable, a partir de las políticas adecuadas y la cooperación regional.

Raúl Castro también instó a la solidaridad y la cooperación entre latinoamericanos y caribeños, en un escenario global que calificó de convulso y complejo.

En particular, mencionó la importancia de un mayor apoyo a Haití, "cuyo gobierno necesita recursos para la reconstrucción y el desarrollo".

Debemos ser capaces de promover una arquitectura regional propia, adecuada a las particularidades y necesidades de América Latina y el Caribe, subrayó en la jornada final de la I Cumbre de la Celac, en la que Cuba recibirá la presidencia pro tempore.

Respecto al flagelo de las drogas, estimó que "se pueden tomar medidas" para enfrentarlo, como las realizadas en la isla.

En Cuba no hay droga, ni habrá, lo que enmarcó en las medidas gubernamentales aplicadas y en el respaldo de la sociedad a las mismas.