Personal médico de los hospitales Manuel de Jesús Rivera y Solidaridad, se pronunciaron en contra de las intenciones de un grupo de diputados de la Asamblea Nacional de querer reformar la Ley de Nacimiento Humanizado, la que de ser aprobada traería consigo sanciones judiciales a los médicos y enfermeras que practiquen cirugías de cesáreas a las embarazadas.

Ante tal hecho, la doctora María Eugenia Prado, destacó que una vez más el gremio médico se ha unido para rechazar los planteamientos de quienes sin conocimiento alguno de la medicina, pretenden empañar la labor humanista que se realiza en los hospitales públicos del país.

“La cesárea es un proceso quirúrgico que garantiza la vida de la madre y el hijo ante situaciones de riesgo, por esa razón consideramos que la iniciativa de reforma que establece entre uno y tres años de prisión a quienes supuestamente ejerzamos violencia obstétrica a las madres durante la cirugía, es una idea inaceptable porque nuestra principal función es salvar vidas y garantizar bienestar fetal y a la mujer”, expresó.

Uno de los principios del Gobierno Sandinista es brindar atención de calidad en las unidades de salud y es lo que a diario practican los médicos y enfermeras, así manifestado por la enfermera Xenia Zamora, del Hospital Solidaridad.

“Nosotros aclaramos, nadie que no sea médico puede venir a cuestionar lo que se hace en cada unidad, acá se respeta el derecho a la vida de todos los pacientes en general, no solo a las embarazadas. Ante la situación, nosotros como trabajadores de la salud rechazamos enérgicamente la actitud de algunos diputados para lo cual hemos firmado un documento en repudio a ese maltrato al gremio”, dijo.

En cada uno de los hospitales públicos los médicos ginecobstetras han realizado un pronunciamiento en el cual desestiman cualquier planteamiento en contra de las labores que realizan en favor de las mujeres, los niños y las familias, tal y como lo expuso la doctora Eddsy Ruiz, Jefa del Área de Ginecología.

“Todos los trabajadores del Hospital Solidaridad, rechazamos totalmente la intención de criminalizar el trabajo profesional que realizan los médicos obstetras y pediatras en el momento de la atención del parto, reconocemos la plena vigencia de las normativas 109, Protocolo para la Atención de las Complicaciones Obstétricas, 077 de Protocolo para el Abordaje de las Patologías más frecuentes del Alto Riesgo Obstétrico”, detalló.

La cesárea, un proceso que salva vidas

Los médicos en reiteradas ocasiones han manifestado que la cesárea es un proceso quirúrgico que se realiza a todas aquellas embarazadas que presentan complicaciones cómo preclamsia, mal postura del bebé en el útero, circular de cordón, entre otras, por ello, rechazan la penalización de esta práctica con la cual se han salvado muchas vidas a lo largo de los años.

El doctor Norlan Cajina, refiere que el proceso de cesárea ha permitido una significativa reducción de los índices de morbilidad materna e infantil a nivel nacional.

“Cuando nosotros tomamos la decisión de finalizar un embarazo ya sea en las semanas de gestación y la vía de nacimiento por cesárea, nos basamos en los protocolos universales, no es una decisión a la ligera, sino que es valorado por los especialistas, lo cual ha traído muchos beneficios, atendiendo a pacientes con alto riesgo obstétrico, garantizando la vida de madre e hijo”, subrayó.