Durante la jornada se atendieron toda clase de problemas en la piel, pero principalmente a pacientes con problemas de fibromas, llamados popularmente por la población como “chonguitos” y que son tratados a través del proceso médico denominado “electrofilguración”, que consiste en eliminarlos por medio de la cauterización.

“Tenemos citadas a 100 personas que serán atendidas en tres áreas de trabajo, el quirófano están haciendo (atendiendo) fibromas o tumores benignos, en esta área estamos haciendo electrofilguración y en la sala de atención estamos aplicando nitrógeno liquido que hace una congelación de la lesión para quitarla”.

Esta jornada es parte de las atenciones que recibe la población para brindarles un mejor vivir a las personas, las que son captadas a través de las consultas diarias que realizan los médicos de este centro, que el año pasado realizó 11 jornadas en la que se atendieron a mil 500 pacientes con diferentes problemas de piel.

La doctora María Eugenia Medina, directora del centro hospitalario, dijo que todos los trabajadores están comprometidos en ser más creativos en sus jornadas de trabajo, para garantizar más y mejor atención a los ciudadanos.

Explicó que diariamente atienden un promedio de 450 pacientes, situación que provoca la necesidad de extender hasta el sábado la atención a las personas con sus problemas dermatológicos.

“Hemos tenido un incremento en las consultas porque los niños están de vacaciones y aprovechan para atenderse sus problemas. Siempre aumentan cuando hay periodo de vacaciones porque las mamas vienen con sus niños”, explicó Medinas mientras eliminaba los llamados chonguitos a un paciente.

Don Manuel Cordero fue uno de sus pacientes que aprovechó estar de vacaciones para eliminar una decena de fibromas que estaban ubicados en la zona del cuello.

“No había podido venir por falta de tiempo, por estar muy ocupado en el trabajo y aproveche las vacaciones para venir a quitarme estos pellejitos y gracias por esta jornada médica que permite atender a más personas”, comentó Cordero que reside en el barrio Monseñor Lezcano.

El señor José Tomas Moreno, originario del barrio Ayapal en Managua, decidió quitarse los fibromas y lunares negros por estética  ya que quiere sentirse a gusto con su aspecto físico.

“Desde hace mucho tiempo quería quitarme estos lunares (los señala con sus dedos de la mano derecha) y vine a pedir consulta y me la dieron de manera gratuita. Esta la segunda vez que vengo y me dieron una atención muy buena”, comentó el paciente.