"Presidenta de Brasil cancela agenda en Chile para viajar a ciudad donde ocurrió tragedia", informó la agencia de noticias AFP este domingo.

Este domingo, un incendio en una discoteca ubicada en el estado de Rio Grande Do Sul dejó al menos 180 muertos y centenares de heridos, en lo que se le considera la mayor tragedia en la historia de la región de acuerdo con los medios de información locales.

El mayor de la Policía, Gerson da Rosa Ferreira, informó que hasta el momento han sido identificados los cuerpos de 159 personas y que la cifra de víctimas podría alcanzar los 200.

"Los bomberos están buscando más víctimas y no podemos concretar el número exacto de fallecidos. La mayoría murió por asfixia", indicó Da Rosa Ferreira.

La corresponsal de teleSUR en Brasil, Graciela Requejo, informó que “se trataba de una fiesta universitaria en la discoteca Kiss y donde habían dos mil personas, en su mayoría, estudiantes y la mayoría de las víctimas murieron a causa de intoxicación”.

“Las víctimas están siendo atendidas en tres hospitales de la región y se está solicitando a la población donaciones de sangre. Los medios de comunicación locales están dando mucha cobertura pues se espera que sean muchos más los fallecidos”, agregó Requejo.

La periodista dijo que “el Ministerio de Salud brasileño ya ha enviado un equipo para hacer valoraciones y poder enviar la ayuda necesaria. Se espera que en horas de la tarde se de una conferencia de prensa dar información más detallada”.

Añadió que una joven que logró sobrevivir dijo que “en el local no se alcanzó a ver toda la señalización de emergencia y los bomberos tuvieron que abrir huecos para que las personas que estaban dentro pudieran salir”.

El gobernador de Rio Grande do Sul, Tarso Genro, lamentó lo sucedido en la localidad a través de un mensaje en su cuenta en Twitter.

"Domingo triste, estamos tomando todas las medidas posibles. Estaré en Santa María al final de la mañana", escribió Genro en la red social.

Las autoridades han indicado que los heridos están siendo atendidos en hospitales públicos de la localidad. Asimismo, estiman que la cifra de muertos y heridos aumente mientras continúan las labores de socorro.