Durante una entrevista en Santiago de Chile, donde este sábado se lleva a cabo la I Cumbre Celac-UE, Sanz manifestó que el Alba ha demostrado que “es posible una política de solidaridad, de cooperación y que al mismo tiempo pueda traducirse en crecimiento económico”.

Explicó que entre la Celac y la UE hay “grandes posibilidades de desarrollo en la medida en que una alianza con la Unión Europea pueda permitir, efectivamente, un proceso de industrialización autónomo que garantice la continuidad del desarrollo de América Latina con disminución de la pobreza y la desigualdad”.

Sanz añadió que el crecimiento económico será verdaderamente efectivo en la medida en que disminuya la brecha existente entre los sectores más pobres y más ricos de la población.

Los países del Alba traen a la Cumbre de la Celac-UE sus propuestas sobre políticas con inclusión social, que se han puesto en marcha en los países de la alianza y pueden ser extendidos al resto del continente, incluso a Europa.