Halleslevens recordó que la obra inició sin los estudios acerca del impacto que tendría esta sobre la flora y fauna que existe en esa importante área del Corredor Biológico Centroamericano.

“Que se den cuenta que este proyecto no debió haber existido, que se den cuenta que este proyecto nació mal, que se den cuenta que esto ha venido inclusive deteriorando la imagen de Costa Rica que se ha venido planteando como una nación respetuosa del medioambiente y promotora del medioambiente”, reflexionó.

Halleslevens  subrayó igualmente los hallazgos de un reciente estudio científico realizado por el Centro Humboldt, la Fundación Amigos del Río y por el Centro de Investigación de los Recursos Acuáticos (Cira), en el que se detallan claramente cada uno de los impactos negativos al ecosistema de la cuenca del Río San Juan.

Manifestó que todos los daños actuales son un inicio nada más, ya que  la continuación de la carretera incluso “va a traer mucho más daño“ sobre el río, de allí que demande la paralización de todos trabajos.

“Debe de finiquitarse hasta donde llegó y no continuar haciéndola”, aseguró el vice mandatario, quien destacó la profundidad y profesionalismo del estudio realizado por las organizaciones ecologistas nicaragüenses sobre el impacto de la carretera sobre miles de especies tanto de flora como de fauna.