El funcionario de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) fue uno de los expertos invitados el examen de proyecto jurídico, en la Comisión del Medio Ambiente y Recursos Naturales del Parlamento.

En diálogo con Prensa Latina, Arríen apreció  que la iniciativa legislativa, presentada por el Ejecutivo, está en concordancia con los elementos de juicio que tuvo en cuenta Unesco para inscribir a "esta isla paradisíaca", afirmó, en la lista de sitios mundiales con importancia para la biodiversidad del planeta.

El mundo comienza a visualizar a Ometepe como destino turístico, una de las mayores islas en un mar de agua dulce, el Gran Lago de Nicaragua, con espléndida flora y fauna, dos majestuosos volcanes y vestigios de cultura precolombina, estimó el experto.

A juicio del especialista, esa industria puede ser fuente de financiamiento para las labores de preservación medioambiental que precisa el territorio.

Defensor de la cultura como base para el desarrollo sustentable, Arríen consideró que la ley sobre Omete como reserva de la biosfera, una vez aprobada, debería recibir amplia divulgación a escala comunitaria.

Según distinguió, en esa isla cada niño de primaria cuenta con una computadora y ello puede servir para afianzar el conocimiento de la infancia sobre los problemas del medio ambiente y en particular de la ley que beneficiará directamente a los pobladores de Ometepe.

Durante el debate del proyecto, diputados, especialistas en turismo y biodiversidad coincidieron en la relevancia de la ley, pero inscribieron como punto débil la poca disponibilidad de recursos monetarios para ejecutar los trabajos de cuidado y preservación.

También consideraron pertinente el establecimiento de una estructura institucional con alta calificación profesional y autoridad para el manejo integral de las tres reservas de la biosfera existentes en el país centroamericano: Bosaiwás, Indio Maíz e isla de Ometepe.

El presidente de la comisión parlamentaria, Indalecio Rodríguez, explicó que el proceso de consulta sobre la norma jurídica incluirá nueva visita de los diputados a la isla e intercambios con autoridades locales antes de emitir dictamen.

Concluido el trabajo en la comisión, el texto pasará  a análisis y aprobación por la Asamblea Nacional en pleno.