Juan Bautista Arríen, representante aquí de la Organización de las Naciones Unidas para la Ciencia, la Educación y la Cultura (Unesco), confirmó a Prensa Latina lo anterior y recordó que a parte de ese territorio se le otorgó la condición de reserva internacional de la biosfera.

"La Unesco está informada, enviamos todas las noticias que salen del tema; yo evito emitir juicios de valor, solo comunico las evaluaciones de la prensa, las opiniones expuestas por diputados, especialistas en derecho internacional y ecologistas", explicó.

También "notificamos lo que vimos durante nuestro recorrido por Río San Juan; el deterioro es clarísimo, ahora hay especialistas que hablan de daños a unas 600 especies de animales y plantas, con calificativos de desastre", expresó.

"Las opiniones no las doy yo, solo me limito a dar cuenta de los sucesos, incluidos los reportes de publicaciones costarricenses acerca de la corrupción en ese país en torno a la construcción del vial", indicó.

Informaciones públicas describen igualmente circunstancias políticas, militares y de otra índole que motivaron la ejecución de la llamada trocha, agregó.

De acuerdo con la Unesco, la condición de reserva de biosfera tipifica zonas de ecosistemas terrestres y marinos o una combinación de los mismos, con valores por conservar, bajo el principio de equilibrio entre desarrollo económico y conservación natural, sin caer en caer en posturas proteccionistas a ultranza.

Muchos se preguntan, comentó Arríen, ¿por qué la mandataria de Costa Rica, Laura Chinchilla, tomó  la decisión de construir esa carretera cercana al río San Juan?, ¿con qué intereses lo hizo y quiénes estaban detrás de ella?, ¿si fue iniciativa personal o una respuesta al capital transnacional?

Hay daños a la vegetación, peces muertos, huida masiva de aves por ruptura del hábitat y los ruidos de las maquinarias de construcción y mermas en los langostinos de ríos, advierten diferentes denuncias, expuso el funcionario de Unesco.

Una delegada de Justicia en el departamento de Río San Juan nos mostró un dossier de todos los reclamos presentados por los pobladores de las áreas ribereñas; ellos afirman: "Nos estamos quedando sin pesca, sin fauna, los animales han huido", relató el entrevistado.

"Entonces, en último término, ya no estamos hablando de peces, ni de plantas, sino de personas, de la vida humana afectada", señaló.

"Les quitan la pesca, la alimentación principal, es trasladarlos de un modo vida a otro, un golpe durísimo sicológicamente; hemos conversado con la gente y te dice: ahora no sé qué hacer, adónde me voy a ir; te hablan con preocupación; todo eso está recogido en la información que dimos a la Unesco", resumió Arríen.

Según la Corte Centroamericana de Justicia, el Ejecutivo costarricense violó más de 20 leyes nacionales e internacionales al construir el vial junto al río San Juan y sin estudios medioambientales previos.

La pista, catalogada por la presidenta Chinchilla como su "proyecto estrella", condujo a reclamo de Nicaragua ante la Corte Internacional de Justicia, con sede en La Haya, Holanda.