El párroco al ser entrevistado, afirmó que la finalidad de celebrar a Don Bosco es proponer una espiritualidad juvenil, porque don Bosco es el santo de los jóvenes y en Nicaragua una gran parte de la población es joven.

“El mensaje de don Bosco es una dimensión de un espíritu optimista para vivir y ese optimismo es el evangelio de Jesucristo, su espiritualidad consiste en estar siempre alegre, una alegría que viene siempre de la gracia de Dios, pero no es solo una espiritualidad en ese sentido sino también es una propuesta de valores al joven para vivir”.

Añadió el sacerdote que “la propuesta consiste en una educación en valores cívicos, amor a la patria, amor hacia las personas, es el amor de Dios que se expresa haciendo el bien hacia los demás”.

Nueve días de fiesta

Además el sacerdote Fajardo, refiriéndose al programa de las festividades de Don Bosco dijo que “a lo largo de los nueve días de fiesta, la comunidad salesiana afirma a los jóvenes, a los feligreses de que es posible ser santos y santas”.

Recordó que “el 31 de enero es el día central de la festividad, terminado el novenario, tenemos la gran fiesta a las cinco de la mañana con las mañanitas, el refrigerio, los saludos, cantos a don Bosco, luego tenemos las oraciones a las seis de la mañana y santa eucaristía”.

Añadió el sacerdote que a las tres de la tarde del domingo 31 de enero, se realiza la bendición de los niños, muchos de los cuales llegan vestidos como Don Bosco y muchas niñas como María Auxiliadora, lo que es una tradición que está agarrando cada vez más fuerza.

Mientras que a las cuatro tendrá lugar la solemne procesión por los barrios de la parroquia de San Juan Bosco y a las seis será realizada la eucaristía que será presidida por el señor arzobispo Leopoldo José Brenes.