En comunicación con el pueblo nicaragüense, a través de los medios del Poder Ciudadano, Rosario también se solidarizó con la comunidad artística nicaragüense, pues el fallecimiento del cantautor representa una gran pérdida para el país.

“Aquí con un torozón en la garganta, con el corazón sensible, adolorido, frente a la gran pérdida que representa para la música comprometida nicaragüense, la música revolucionaria, la música evolucionaria y transformadora, el fallecimiento del querido Compañero Silvio Linarte. Grande en calidad musical, artística, grande en humanidad, grande en compromiso militante, Sandinista, revolucionario, acompañante en  todos los caminos, caminante en todos los caminos, tomando riendas, retomando las riendas del  compromiso. Ahí estuvo todo  el tiempo, cantando con el pueblo, desde el pueblo, al pueblo, en todas sus etapas, en todos sus momentos, en todas sus gestas, aún enfermo, aún ya perdiendo la batalla, porque en la medida en que tuvo que amputársele la pierna, para él fue una pérdida dolorosa, que compartimos con su familia”, expresó la Compañera Rosario.

“Queremos expresar  nuestra solidaridad, nuestro cariño, nuestro acompañamiento, nuestro profundo respeto a los familiares y a la comunidad artística nicaragüense, por esta pérdida. Y escuchando las reflexiones, leyendo las reflexiones de los artistas, vemos cómo todos nos condolemos, nos dolemos, nos sentimos perdedores cuando alguien parte hacia el otro plano de vida. Es parte del aprendizaje que todavía no hacemos y quién sabe si lo podemos hacer en este plano de vida y acostumbrarnos a aceptar los designios del Señor,  a consolarnos, a aceptarlos con humildad”, indicó Rosario.

La Compañera reflexionó que hermanos y hermanas como Silvio, que parten hacia otro plano de vida, no nos dejan y “están con nosotros, porque tenemos Fe, porque  creemos en Dios, en Jesucristo y en la vida eterna y sabemos que están con nosotros..”

Además señaló que la muerte es un tránsito hacia otro plano de vida, un plano superior y explicó que para los creyentes es muy importante tener esa perspectiva, ya que los vuelve más Cristianos y más creyentes; haciéndolos aceptar con humildad todas las etapas de la vida y dejando claro que todo lo que vivimos es efímero y transitorio.

Rosario valoró que en este plano de vida, los seres humanos debemos vivir guiados por la sabiduría de Dios y del Espíritu Universal, la cual se nos traslada todos los días por medio de signos y señales en la naturaleza y en el tiempo.  

En ese sentido explicó que Silvio conoció la fama pero la fama no lo enfermó. “La fama no lo conoció a él, no lo penetró, siempre fue un hombre humilde, ejemplar,  comprometido, que estuvo caminando junto al pueblo, desde el pueblo, como pueblo él mismo, cantando con todos sus colores y todas sus notas, las  luchas, las esperanzas, las victorias del pueblo nicaragüense”, aseguró.

La Compañera envió un abrazo solidario a la familia de Silvio Linarte, a sus hijos, nietos y a los hermanos artistas nicaragüenses.

“Todos estamos de duelo, pero  al mismo tiempo todos sabemos que esa voz vibrante, esa creatividad está en nosotros, permanece y nos obliga, nos compromete a trabajar más y mejor, por tanto Silvio que hay en Nicaragua y que tenemos la obligación de descubrir, cultivar, desarrollar, reproducir” sus talentos, recalcó.

“Esa es la tarea de este Gobierno responsable, de este Gobierno Cristiano, Socialista, Solidario; descubrir, redescubrir los talentos y contribuir todos juntos a cultivarlos mientras nos cultivamos, a desarrollarlos mientras nos desarrollamos; y a caminar desde esa inteligencia creadora, creativa, desde ese Gran Espíritu de Creatividad que tenemos, que muchas veces ignoramos, imperdonablemente y que tenemos la responsabilidad de cuidar y fortalecer entre todos”, manifestó la Compañera.