Para ello se destinará un presupuesto de casi dos mil 500 millones de dólares distribuidos en programa de apoyo alimentario, seguro de vida para jefas de familia y pensión para adultos mayores.

Un informe del Consejo Nacional de Evaluación de la Política Social (Coneval) sobre acceso a la alimentación señala que en 2013 unos 30 millones de personas necesitarán apoyos alimentarios, advirtió Miguel Barbosa, dirigente de la bancada del Partido de la Revolución Democrática (PRD) en el Senado.

Barbosa sostuvo que el registro de la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición 2012 registró que 70 de cada 100 hogares mexicanos manifiesta algún grado de inseguridad alimentaria.

Para el senador perredista los recursos destinados inicialmente a la Cruzada distan mucho de ser suficientes para resolver esa situación.

La solución de fondo al hambre, en particular, y la pobreza, en general, se encuentra en el desarrollo y en la generación de fuentes de empleo, advirtió Barbosa.

Reclamó en tal caso la necesidad de que la Cruzada del gobierno federal pase de ser un impacto mediático y constituya una fuerte articulación gubernamental e institucional con toda la sociedad para terminar con la escasez y la miseria en que viven millones de mexicanos.