“San Sebastián un hombre con una fe tan férrea que lo llevó a ofrendar su vida por la persona de Jesús, porque eso fue lo primero para él, sus principios fueron amar a Jesús sobre todas las cosas, es por eso que nosotros también debemos servirle a nuestro señor Jesucristo, así como lo hizo nuestro santo. Es por eso que al celebrar las fiestas de nuestro santo debemos de valorar como está nuestra fe porque según como estemos así será nuestro encuentro con Jesús”, dijo el Arzobispo Brenes.

Una vez finalizada la eucaristía, la imagen de San Sebastián acompañada por San Marcos y Santiago Apóstol, recorrieron las calles del municipio de Diriamba, donde miles de creyentes se sumaban a la gran procesión, mientras otros desde las puestas y ventanas de sus viviendas, agitaban pañuelos y gorras en saludo a las imágenes.

Durante el recorrido de la procesión, se apreció a muchos promesantes, quienes en gratitud y pago de algún milagro efectuado por San Sebastián, bailaron con trajes de folklore, avanzaban de rodillas y tiraban cohetes en agradecimiento a las bendiciones concedidas por la imagen.



“Desde hace diez años vengo a Diriamba a pagarle una promesa a San Sebastián porque él curó a mi madre de una terrible enfermedad y en agradecimiento a ese favor es que yo año con año recorro de rodillas algunas de las calles de este municipio, porque este fue el ofrecimiento que yo le hice a Guachan” expresó Fernando Rivas.

“La promesa que yo pago a San Sebastián es porque cuando salí embarazada de mi hijo yo le pedí al santo que mi parto fuera normal y él me lo concedió, entonces yo le prometí que siempre le vendría a bailar al son de la música de marimba y lo voy a continuar haciendo hasta que muera”, destacó Rosalía Gómez.

Repartición del picadillo


Otro de los componentes de las festividades del municipio, es la tradicional repartición del picadillo, comida tradicional de este lugar, el cual está elaborado a base de maíz y carne de cerdo y es repartido a los promesantes y a todo aquel que deseé disfrutar de la suculenta comida.

Muchas son las personas que llegan hasta la tradicional enramada a degustar de este suculento platillo el cual es acompañado de arroz y guineo cosido y es entregado por los miembros del comité organizador de las fiestas de San Sebastián.



Al respecto de esta tradicional entrega, nos habló don  Joaquín Velásquez, miembro del comité organizador, quien nos detalló que son más de mil platillos de picadillo los que se entregan durante esta tradicional celebración.

“La entrega del picadillo es una tradición histórica, es un elemento de nuestras fiestas patronales y con la entrega de este platillo finalizamos nuestro compromiso con las fiestas del santo,  año con año realizamos un aproximado de 5 mil platillos, los que compartimos con todas las personas que asisten a la tradicional enramada” señaló Velásquez.

“Para la elaboración de este exquisito platillo, nosotros contamos con el apoyo de muchos promesantes que están fuera del país y que de manera continua brindan su aporte económico, así mismo, contamos con la colaboración de más de veinte mujeres que son las que elaboran la tradicional comida de nuestro municipio” destacó Velásquez.

Luego de haber finalizado el recorrido de las imágenes por las calles del municipio, estas se dirigieron hacia la popular enramada, donde permanecieron por un lapso de cuatro horas, lugar en donde los jóvenes promesantes bailaron la danza del Güegüense, Toro Huaco y Las Húngaras.