La festividad religiosa inició con una solemne eucaristía realizada en la Basílica Menor de San Sebastián, en la que miles de creyentes elevaron sus plegarias a tan milagrosa imagen. Al finalizar la misa, los devotos realizaron el tradicional cambio de cintas de la imagen, esto como parte del ritual de preparación para que la imagen iniciara su peregrinación hacia el municipio de Dolores, Carazo.

Una vez finalizada la colocación de las cintas, un grupo de bailarines de la tradicional danza del Toro Huaco realizaron su ingreso al templo para salir en compañía de la sagrada imagen e iniciar su caminata de aproximadamente cinco kilómetros hacia la parroquia de nuestra señora de Dolores, lugar donde se realizó el encuentro entre las imágenes de la Virgen de Dolores, Santiago Apóstol, San Marcos y San Sebastián.

Durante nuestro recorrido por la celebración, conversamos con un grupo de promesantes, quienes manifestaron su devoción hacia la imagen de San Sebastián, la cual les ha brindado muchos favores y milagros de sanación.

“Desde antes que mi hijo naciera  yo le pedí a San Sebastián que le diera salud y vida a mi pequeño y en pago a ese milagro es que desde que el niño cumplió su primer año, lo traigo a bailar en el grupo del Toro Huaco, todo el año ahorramos dinero para prepararle su traje y que luzca muy elegante en este día en el que celebramos a nuestro santo patrono”, destacó Freddy Molina.

“Desde hace un año vengo a bailarle a Guachán porque nos concedió la sanación de mi hermano, este es un santo muy milagroso y es por eso que atrae a tantos devotos, además es una fiesta cargada de mucha cultura en la que damos a conocer los bailes tradicionales de nuestro municipio”, expresó la joven Eliana Bonilla.

Durante la peregrinación de San Sebastián, muchos creyentes que se encontraban en el trayecto del recorrido al ver la alegría de esta fiesta, se sumaron a la caminata, en la que se apreciaba una gran cantidad de personas portando la imagen del santo en sus manos, así mismo, era notorio el fervor en cada uno de aquellos que con mucha devoción y fe caminaron con el santo hasta el municipio de Dolores.



El encuentro de los santos

Al igual que en el municipio de Diriamba, los habitantes de Dolores, esperaban con ansias la llegada de San Sebastián quien al igual que en años anteriores sostendría un encuentro con las imágenes de los patrones de las ciudades vecinas, San Marcos, Dolores y Jinotepe, para ello los feligreses adornaron con muchos colores las avenidas por donde pasaría la milagrosa imagen.

Al momento en que se dio el encuentro entre las imágenes de San Sebastián, San Marcos y Santiago Apóstol, la multitud agitaba sus gorras, pañuelos y hasta lanzaban flores a las imágenes que por un lapso de diez minutos, bailaron al ritmo de la tradicional música de los filarmónicos, quienes entonaron los tradicionales sones nicaragüenses.

Luego del encuentro de las imágenes, estas permanecieron en  la parroquia de la Señora de Dolores durante un par de horas, para luego dirigirse hacia el municipio de Diriamba, donde permanecerán durante una semana.

Referente a esta bella tradición en la que los Santos se reúnen nos habló la joven Elizabeth Rojas, quien forma parte del comité organizador de las fiestas de San Sebastián.

“Según la historia, Santiago y San Sebastián llegaron juntos a la playa de Huehuete, es por ello que se les considera como hermanos y aunque San Marcos llegó después a nuestras tierras, nosotros los caraceños hemos sumado a la imagen de San Marcos a esta hermosa festividad, además que para nosotros estas fiestas y el encuentro de los santos es una muestra más de la unidad que existe entre los municipios de Carazo”, destacó Rojas.

Sin lugar a dudas, las festividades en honor a San Sebastián, es una de las mayores manifestaciones de fe y cultura con las que cuenta el pueblo nicaragüense. Las festividades en honor a este santo continuarán en los próximos días, en los que se efectuarán ceremonias religiosas, la presentación del tradicional baile del Güegüense y la hípica.