Linarte se encontraba internado en el hospital Alejandro Dávila Bolaños, en esta capital, donde falleció luego de batallar contra la diábetes y una infección renal.

Una operación lo había dejado imposibilitado de caminar, pero no para dejar de cantar junto a Los de Palacagüina sus mejores canciones.

Su hija Dinora Linarte, miraba a su padre como un “icono de la música nicaragüense”.

“A mi padre lo miro como un hombre talentoso, dedicado a su música y me gustan mucho sus canciones La noche es una mujer desconocida , y Comandante Carlos Fonseca , que interpretaba en los años de la revolución”, recordó en su momento.