Chaderton respondió a las apreciaciones esgrimidas en la OEA este miércoles por el embajador de Panamá, Guillermo Cochez, quien replicó las acciones de la derecha desestabilizadora venezolana sobre la salud del jefe de Estado Hugo Chávez al afirmar que “estamos en presencia de una democracia enferma".

En una reunión ordinaria del consejo permanente de la OEA, Cochez apuntó que "en diciembre (pasado) señalé que el presidente de Venezuela debía explicar con más claridad su estado de salud”.

Ante estas declaraciones, el representante venezolano respondió calificando los comentarios de Cochez sobre la salud del mandatario venezolano como "venenosos y miserables".

"Señor embajador de Panamá, me niego a admitir sus agresiones contra mi país, mi gobierno y sus comentarios venenosos y miserables sobre la salud del presidente Chávez, al que por cierto usted le desea la muerte, cumpliendo instrucciones de su gobierno", manifestó Chaderton desde la sede de la OEA en Washington, Estados Unidos.

Chaderton aseguró que frente “a la intromisión en los asuntos internos de la democracia venezolana nuestra respuesta moderada y respetuosa sólo ha servido para estimular una capacidad de comprensión con notables limitaciones”.

Aseveró que como diplomático evita hacer comentarios en público sobre los asuntos internos de otros países “a menos que sea en repuesta a agresiones intervencionistas y eso sólo se hace en defensa de la patria agredida o difamada".

Señaló que Cochez "escribe en la prensa de Venezuela contra el presidente Chávez con toda la libertad y cada vez que puede declara en la televisión nacional".

"Usted (embajador de Panamá) se reúne en Washington y en la Ciudad de Panamá (capital panameña) con personas de la derecha y con terroristas, mantiene contacto con fascistas antivenezolanos", agregó.

Enfatizó que el diplomático panameño "no es un político, ni diplomático, ni caballero, usted es un patán".

El pasado 11 de enero, la OEA se pronunció ante la decisión del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) de Venezuela e indicó que "respeta cabalmente" las decisiones tomadas por los poderes institucionales de la nación suramericana acerca de la toma de posesión de Hugo Chávez, quien de acuerdo a la Carta Magna podrá ser juramentado cuando la causa sobrevenida cese.