De ese total 35 créditos fueron otorgados a nuevas socias procedentes del barrio Acahualinca para ayudarlas a fortalecer sus pequeños negocios.

“Todas son compañeras de escasos recursos que el Gobierno Revolucionario presidido por el comandante Daniel les está dando créditos con intereses simbólicos”, aseguró José Hernández, técnico del Programa Usura Cero.

Según Hernández lo único que se le pide a las socias es que regresen el capital para que por medio del mismo se puedan beneficiar más mujeres que día a día se integran a ese programa.

Hernández explicó que “el crédito es una herramienta para llegar a la gente, pero la idea es  poner en práctica el principio de la solidaridad, para que la gente se junte por un bien común y puedan sacar a su familia adelante”.

Por su parte las protagonistas reconocen que conformar grupos de socias les motiva a ser cumplidas al momento de abonar las cuotas respectivas que alcanzan los 230 córdobas por semana.

Según los técnicos del programa los créditos otorgados van desde los mil 800 córdobas hasta los 5 mil 500 córdobas y luego de haber cancelado el crédito, las socias tienen la opción de volver a solicitarlo, de esta manera hay socias que han sido beneficiadas con 9 créditos o más, alcanzando sumas que superan los 50 mil córdobas.

Luber Castillo se convirtió en socia de Usura Cero. Comentó que con su crédito podrá abastecerse de insumos para su tramo de reparación y desbloqueo de celulares.

“Compraré mas carcasas, baterías, protectores y otras cosas que me demandan los clientes” indicó y además expresó su satisfacción por los programas gubernamentales especialmente los que están dirigidos a que las mujeres sean protagonistas de la vida económica y social de este país.

“Todos los programas que tiene el gobierno son muy buenos, porque ayuda a toda la familia, a los ancianos, a los niños, a nuestros hijos que están en clase, hay becas, hay de todo”, manifestó Castillo.

Por su parte María del Carmen Velázquez, otra socia nueva, comentó que su préstamo lo invertiría en una pequeña pulpería que administra en su casa.

“Por el momento vendo choco bananos, fresco, helados y otras cositas, pero con el préstamo pienso invertir en otros productos que son demandados en mi zona”, explicó María del Carmen.

Según ella con este préstamo se les abren las puertas a todas las mujeres nicaragüenses que de verdad tienen la necesidad de trabajar y salir adelante por sus hijos y por sus familias.