La mañana de este lunes, Linnankivi  fue recibido por el Vicecanciller Valdrack Jaentschke,  en un encuentro en el que también participaron el representante de Unicef en Nicaragua, Philippe Barragne-Bigot, y el Coordinador Residente del Sistema de Naciones Unidas en Nicaragua, señor Pablo Mandeville.

Tras un breve intercambio, “Jyrki 69”, explicó q    ue con su visita pretende contribuir con el gobierno de Nicaragua y Unicef para darle visibilidad al país en su lucha contra los problemas globales como la trata de personas y la explotación comercial.

Además enfatizó que a través de su grupo de rock, de su música y de sus millones de seguidores que también son jóvenes, colocará a Nicaragua en el mapa de la atención mundial.

Jyrki explicó que su banda, radicada en Finlandia, lleva muchos años trabajando sobre temas de interés para la juventud, la cual es riqueza para el presente y para el futuro del desarrollo de los países.

En los próximos días Jyrki viajará por todo el país. En su itinerario sobresalen reuniones con grupos de jóvenes, líderes y autoridades de Granada, Bluefields y Laguna de Perlas.  

Por su parte el Vicecanciller Valdrack Jaentschke, comentó que una de las primeras impresiones que intercambio Jyrki fue que Nicaragua es un país bello.  

“Este es un  país que él sabe que ha avanzando muchísimo, nosotros le contábamos de los avances que estamos teniendo en los temas sociales, económicos, seguridad, estabilidad.  Hablamos mucho de la esperanza, porque a él le llamó mucho la atención de que este es un país joven, de muchos jóvenes. El dato que el  traía es que más del 53% de la población  tiene menos de 18 años”, expresó el Vicecanciller.

“Fue positivo contarle un  poco de nuestra historia, pero también contarle lo que estamos haciendo y como estamos tratando de avanzar”, enfatizó Valdrack.,

“Nosotros le agradecemos, porque efectivamente como él dice el tráfico de personas, es un tema en que Nicaragua es  reconocido en el mundo como uno de los países que ha alcanzado muy buenos resultados”, afirmó.