Estas fiestas tienen la característica de ser tradicionales, es decir, del pueblo, ya que el día propio de la Virgen del Rosario se celebra en octubre, sin embargo, desde antaño, los pobladores de esta localidad decidieron celebrar a la virgen dos veces en el año, una en enero y otra en octubre.

Se realiza la festividad de enero para evitar inconvenientes por las acostumbradas lluvias de octubre, por lo tanto, este municipio es uno de los pocos en Nicaragua que tiene dobles fiestas patronales.

Este domingo se celebró en la parroquia de este municipio caraceño una solemne misa en honor a la Virgen del Rosario donde se rogó por este pueblo y el bienestar de tola la comunidad cristiana de Nicaragua, a continuación del oficio religioso se desarrolló una alegre procesión con la imagen de la virgen recorriendo las principales calles del pueblo.

Por su parte, el Alcalde del Poder Ciudadano de esa localidad, Compañero Evert López Aguirre, expresó lo siguiente:

“Estas son las fiestas tradicionales de nuestro municipio, donde celebramos a nuestra virgen en enero, también lo hacemos en octubre, pero en enero es donde se siente más la alegría. Desde principios de este mes se montó la barrera y se hacen alegres ‘montaderas’ de toro, fiestas. Hemos tenido noches culturales en el polideportivo donde se han presentado diversos grupos folklóricos y modernos. En esta ocasión estamos celebrando a la virgen en el segundo domingo de enero como lo hacemos tradicionalmente, también hemos tenido juegos de pólvora, la procesión que es hoy y muchas otras actividades que apoyamos como gobierno local”

La alegría es notoria en este municipio donde la fe de este pueblo se evidencia cuando las personas se acercan al y elevan sus oraciones a Dios y a la virgen, dándoles gracias por algún favor o solicitando algún milagro.

“Vengo desde el campo a ver a la virgen, le doy gracias por un milagro que me hizo hace tiempo, por eso vengo a acompañarla a sus fiestas cada año, es muy alegre ver como todos los rosareños se desbordan y tiran la casa por la ventana para celebrar sus fiestas”, manifestó la señora Betty Obregón, mientras rezaba ante la virgen.

“Nosotros celebramos a la Virgen del Rosario dos veces al año, en enero y en octubre, así le demostramos en amor que le tenemos, hoy le estamos demostrándole ese amor con sus fiestas, rezándole, con las procesiones, con los bailes y con la comida que se reparte en algunas casas por donde pasa la procesión”, dijo el señor Ramón López.

Este pintoresco municipio de Carazo se ha desbordado con alegría conservando sus tradiciones, manteniendo vivas sus costumbres y enriqueciendo con diversos elementos su religiosidad popular demostrando que realmente mantienen la alegría de vivir en paz.