La feligresía católica celebró el segundo viernes de la Cuaresma con el tradicional Viacrucis por las calles de Monseñor Lezcano.

Fieles de la Iglesia Sagrado Corazón de Jesús, recorrieron 14 estaciones a través de la meditación de los momentos de sufrimientos vividos por Jesucristo antes de ser clavado en la Cruz.

El camino de la Cruz fue el acto de Amor del Señor Jesucristo para salvar al mundo del pecado, según lo manifiestan las sagradas escrituras.

El Padre Sebastián Zeledón, párroco de la iglesia afirmó que el mensaje al mundo es que todos estamos llamados a vivir en paz y no en guerra.

“El mensaje siempre va pidiendo al Señor la reconciliación, la paz, la conversión, sabemos cuánto sufrimiento hay en el mundo entero, hoy el Papa Francisco nos pedía orar porque esa República del Congo está viviendo momentos de guerra y terror y nosotros tenemos que orar por todo el mundo, por la familia y que Cristo reine en nuestros corazones”, dijo Zeledón.

“Con la Santa Cuaresma queremos hacer tomar conciencia que la Semana Santa no solo es mar y sol, sino tratar de llevar una vida cristiana más profunda, un descanso espiritual”, manifestó.

El joven Pablo Sánchez, con su rosario en mano, recorrió las catorce estaciones, reflexionando sobre el papel de la juventud en estos nuevos tiempos.

“Es un momento en el que debe de ser un tiempo de conversión, tiempo de ayuno, abstinencia para todos los jóvenes, deberíamos vivir toda esta cuaresma intensamente para prepararnos”, valoró.