Gracias a la gestión del gobierno municipal y el apoyo de la Empresa Nacional de Transmisión Eléctrica (ENATREL) los pobladores de la pequeña comunidad inauguraron recientemente su servicio de energía eléctrica, el cual les está mejorando su nivel de vida.

En Colama, Enatrel construyó una red de electrificación de más de 10 kilómetros para que la energía fluyera hasta la comunidad, la cual está conformada por 96 viviendas y 576 habitantes. La inversión realizada fue de 2 millones 840 mil córdobas, provenientes de los fondos del Tesoro de la República.

En un pequeño pero significativo acto de inauguración, los pobladores dijeron sentirse motivados para continuar luchando y trabajando en el modelo de Alianzas y Consensos, impulsado por el Gobierno central, en pro del desarrollo de la comunidad.

Doña Lucrecia Saravia, una humilde pobladora de Colama, dijo sentirse alegre porque al final de muchos años, por fin se les hizo realidad el sueño de tener energía eléctrica en sus hogares.

“Nos sirve para planchar, para ver el noticiero, para hacer los oficios de la casa y todo lo que necesitamos. Estamos alegres porque hay luz. Yo ya estoy viejita, anciana y damos gracias a Dios que tenemos luz. Nos sentimos agradecidas primeramente con Dios y después el Gobierno, porque esa es una gran ayuda para nosotros, para este pueblo que solo con candiles vivíamos”, expresó doña Lucrecia.

También las jóvenes, como Paola Rocha, quien ayuda a su familia y además estudia en una universidad, indicaron que el servicio de energía le da otro rostro a la comunidad.

“Antes no teníamos en que ver televisión, ahora miramos novelas, noticieros y también podemos oír la radio. Antes no teníamos el hielo diario. Ahora en las ventas hay pollo, hay gaseosas siempre heladitas… la luz eléctrica sí nos ha servido y es un buen beneficio para la comunidad, porque ahora siento que hay diversión aquí. Ahora ni duermo yo porque me gusta ver las novelas. El pueblo ahora se mira más desarrollado, más animado, hasta más bonito”, comentó la joven.

Por su parte doña Ana Brisuela, destacó que gracias a la energía eléctrica, cuyo servicio es permanente, las mujeres en los hogares se sienten más seguras y los niños pueden distraerse y aprender viendo programas educativos que se transmiten por la televisión. Además dijo que es una ventaja ya que ahora los pobladores se mantienen más y mejor informados, gracias a los noticieros del Canal 4.