Josefa Flores, secretaria general de la Federación, afirmó que le están solicitando al Irtramma el cumplimiento de los acuerdos suscritos entre ambos sectores el 4 de febrero del 2011, los que han sido cumplidos únicamente a medias y que tienen como base la legalización de 1,194 mototaxis del municipio de Managua.

Flores señaló que demandan del Irtramma el cumplimiento de los acuerdos, mismos que establecen la emisión de permisos para trabajar libremente a todos los afiliados de la Federación, que desean trabajar libremente en sus caponeras o mototaxis.

Por otro lado, Flores advirtió que la institución capitalina está imponiendo injustamente multas con montos de 4,230 córdobas a los dueños de mototaxis y confisca las unidades de transporte, aduciendo la aplicación de un artículo de una Ley que nunca explican ni argumentan.

“Irtramma está imponiendo multas de hasta 4,230 córdobas, después de eso te cobra 50 córdobas diarios por tener estacionada la unidad en su parqueo. Es una persecución terrible, nosotros somos realmente pobres, no tenemos otro empleo, es el único empleo que nosotros tenemos, tenemos deudas que adquirimos con eso, sin embargo a ellos no les importa eso”, agregó.

Luis Berríos, secretario de conflictos de la Federación de Trabajadores del Transporte de Nicaragua, manifestó que exigen y solicitan al Irtramma se siente a negociar con ellos a la mayor brevedad posible, porque de lo contrario pasarán a una movilización masiva de sus afiliados para presionar se les dé respuesta a sus demandas.

“Nosotros queremos que se siente la mesa negociadora, eso queremos y exigimos que se siente la mesa negociadora, porque ellos han hecho caso omiso… El siguiente paso serán las movilizaciones”, comentó Berríos.

Por su parte, el director general del Irtramma, Francisco Alvarado Díaz, alegó que como ente regular del transporte en la capital tienen sus funciones en la planificación, regulación y control del transporte y que en el caso de los propietarios de unidades de la Federación de Trabajadores del Transporte de Nicaragua no cumplen con las regulaciones y muchos de los que han sido multados es porque se convierten en temerarios de las zonas al invadir rutas del transporte colectivo y selectivo.

El funcionario indicó que parte de los acuerdos asumidos con el sector fue otorgarles un permiso provisional a los propietarios de triciclos artesanales con el condicionante de que en el plazo de un año presentaran un triciclo de fábrica para desarrollar su trabajo, y que en ese sentido se han otorgado un total de 836 permisos en 85 zonas de Managua.

“Entre los acuerdos que hemos hecho con estos 836 previsionarios está de que tienen que trabajar exclusivamente en su zona y su corredor, el que incumple eso se hace acreedor de la sanción que establece la Ley de transporte, es decir hasta 6 salarios mínimos, en este caso estamos aplicando una sanción que anda por el orden de los 3 salarios mínimos. Entonces nosotros estamos, por acuerdo con ellos mismos, aplicando una sanción de 4 mil córdobas a aquel que es un temerario invasor de corredores, de zonas urbanas de los taxis, además invasor de otras zonas de los propios mototaxis”, expuso Alvarado.