La Juez Noveno Penal de Audiencia Indiana Gallardo, decretó prisión preventiva contra el nicaragüense Eduardo Antonio Blandón Reyes, acusado por las autoridades policiales de Costa Rica, de los presuntos delitos de asesinato y robo agravado contra el hacendado Carlos Felipe Alfaro.

Los hechos ocurrieron el 17 de abril del 2009, cuando el acusado supuestamente mató de un balazo a Alfaro, quien era propietario de la finca donde el procesado trabajaba como "vaquero".

Blandón Reyes fue detenido hace algunas semanas por la Policía de Nicaragua, que lo circuló hace 9 años al recibir la denuncia de parte de la Oficina de Investigación Judicial (OIJ) de Costa Rica.

Durante la audiencia preliminar, la fiscal Fabiola Mendoza, representante del Ministerio Público, leyó la acusación y los actos de investigación realizado por las autoridades ticas, cuyo expediente lo remitieron a Nicaragua.

De acuerdo a la acusación, Blandón Reyes planeó el asesinato del hacendado costarricense.

Días previos al 17 de abril del 2009, el acusado en complicidad con otra persona tuvo acceso a proyectiles con los cuales cometió el crimen. El día de los hechos, amarró una cuerda a unos postes sobre un camino para obligar a su víctima a bajarse de su camioneta y ahí poder dispararle.

Blandón en su defensa, aseguró por medio de su abogado Álvaro García, que es inocente de los delitos que le imputan, porque en la fecha que ocurrieron los hechos, él se encontraba en Nicaragua.
Indicó que nunca tuvo problemas con su jefe, el cual siempre trató muy bien a los nicaragüenses que laboraban en su finca, ubicada en la comunidad San Carlos, Costa Rica.

"Para mí siempre fue un buen patrón, no tengo quejas de él, siempre me pagó a tiempo", dijo Blandón Reyes.

El abogado solicitó a la Juez Gallardo, que pida los movimientos migratorios de su defendido entre octubre de 2008 a abril del 2009.