Como parte de las actividades en homenaje a los cien años del natalicio del compositor Felipe Urrutia, se realizó la colocación de ofrendas florales en su tumba, ubicada en el cementerio San Francisco de Asís.

Asimismo, se colocó una hermosa pintura donde sobresale la figura de don Felipe Urrutia y sus Cachorros.

La vicealcaldesa de Estelí, Melania Peralta, quien encabezó la entrega junto a los hijos del recopilador de polkas y mazurcas, expresó que "Don Felipe es un ícono de la cultura a nivel nacional, un gran ejemplo a seguir por la humildad, sencillez, por ser un hombre trabajador y por ser un recopilador de polkas, mazurcas y jamaqueos, por apoyar la cultura".

"Precisamente hoy que inicia el año escolar en los distintos colegios se estaban haciendo actos en donde se estaba bailando el Grito del Bolo y seguimos avanzando, fortaleciendo la cultura y decirle a Felipe que la semilla está sembrada", añadió.

Son miles los jóvenes en toda Nicaragua que bailan al son del jamaqueo, de don Felipe Urrutia y sus Cachorros.

"Él (Felipe Urrutia) ha influenciado mucho desde que iniciamos en la comarca, su objetivo era rescatar la música folklórica y norteña para que en un futuro dejar algo a las nuevas generaciones que van naciendo como artistas y a la población en general", contó Luis Felipe Urrutia Arauz, hijo del recopilador.

Nunca imaginaron el impacto cultural que tendría la idea de don Felipe Urrutia de dejar la agricultura por la música.

"Nosotros iniciamos tocando en fiestas, en convivios y nunca pensamos que impactaría en un futuro, con el triunfo de la Revolución tuvimos la oportunidad de grabar las primeras canciones y no pensábamos que años después se retomaría en diferentes ambientes como la danza y el baile en plazas y teatros", finalizó.

urrutia

urrutia

urrutia

urrutia

urrutia

urrutia

urrutia

urrutia

urrutia

urrutia