Díaz-Canel leyó un comunicado en el que el Gobierno cubano agradece la oportunidad de estar presente en la reunión, en un momento trascendental de confirmación de la voluntad del pueblo y del gobierno venezolano de mantener su soberanía y defender la revolución y la Constitución Bolivariana.

El vicepresidente resaltó que Petrocaribe no es solamente un acuerdo de suministro energético, sino una iniciativa política, encabezada por el gobierno venezolano, que, junto a la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (Alba), constituye el principal mecanismo de integración de nuevo tipo.

"Este mecanismo solidario, extendido por la hermana Venezuela, ha permitido contrarrestar los efectos de la crisis mundial permitiendo a los países beneficiados del Caribe y Centroamérica resolver las asimetrías en el acceso a los recursos energéticos", refirió.

Cuba ratificó su confianza en este proyecto nacido el 25 de junio de 2005, con el propósito de lograr la integración de los pueblos de Centroamérica y el Caribe, a través de la cooperación energética, fundamentada en el esquema de intercambio favorable y equitativo entre los países.

"Queremos destacar la importancia de defender este mecanismo solidario, pero para su continuidad consideramos imprescindible cooperar en el cumplimiento de los compromisos pactados, con el fin de garantizar su supervivencia, pues debe ser la mejor forma de respaldar a su promotor y artífice, el comandante Hugo Chávez", señaló Díaz-Canel.

El vicepresidente expresó solidaridad y apoyo al pueblo venezolano, a su revolución y a sus líderes, además deseó la pronta recuperación del presidente Chávez.