Este 5 de febrero miles de estudiantes de primaria y secundaria tuvieron su primer día de clases y la Policía Nacional garantizó la seguridad en las entradas y alrededor de los centros educativos de todo el país.

En el Instituto Público Rigoberto López Pérez, desde las 6 de la mañana una patrulla policial estaba presente a las afueras del centro, lo que generaba en los padres de familia que llegaban a dejar a sus hijos, más tranquilidad y confianza de que van a estar seguros y fuera de peligro.

El Comisionado Mayor Vladimir Cerda, jefe policial del Distrito I, aseguró que estarán presentes en todos los colegios de este distrito con puntos de regulación en los accesos, patrullajes de motorizados y a pie. El resguardo policial se extienden hasta los 400 metros a la redonda de cada centro de estudio, para evitar cualquier tipo de incidencia.

"Hemos estado trabajando desde días antes en los lugares para evitar que vendan bebidas alcohólicas o que puedan vender algún tipo de sustancia a los estudiantes", dijo Cerda.

El resguardo policial será por todo el año en los horarios de entrada y salida de los estudiantes y con ello trabajarán un componente muy especial que han estado ejecutando por orientaciones del Comandante Daniel y la Compañera Rosario como es la seguridad vial.

Garantizar seguridad escolar

La Comisionada Thelma Isabel Collado, jefe policial del Distrito IV, agregó que trabajan de acuerdo al mandato emitido por el Comandante Daniel Ortega, jefe supremo de la Policía Nacional y la Vicepresidenta Rosario Murillo, en garantizar la seguridad escolar.

Nosotros aquí en el Distrito IV estamos garantizando la seguridad y tranquilidad de los estudiantes y maestros que convergen en los diferentes centros de estudios”, manifestó.

En el Distrito IV se atienden a 324 centros de estudios entre preescolar, primaria y secundaria en turnos diurnos, sabatino y dominical, en los cuales se reforzará la vigilancia en los focos delictivos, la desarticulación de expendios de drogas y el control de los expendios de licor que están autorizados.

Destacó que trabajan de la mano con la comunidad educativa para garantizar este año lectivo en tranquilidad y alegría.

En un recorrido matutino que se hizo por los colegios capitalinos se pudo observar la presencia policial a las afueras y cercanías a éstos, como el Instituto Nacional Maestro Gabriel y el Centro Educativo Rubén Darío, ubicados en el Distrito IV.

Padres más tranquilos

Con esta labor policial se trata que los colegios sean lugares seguros y los estudiantes, padres de familia y profesores puedan ingresar y salir sin mayores peligros.

Ramón Antonio Doña, padre de familia, llegó a dejar a su hijo en su primer día de clases al Instituto Rigoberto López Pérez y dijo que la presencia de la policía es muy buena, porque así se sienten más seguros con los niños en el colegio.

“Estamos muy contentos y está muy bien, siempre se ponen y no ha ocurrido ningún caso de robo o algo por el estilo”, dijo la madre de familia Lynn Carlie.

Asimismo, Marlon José Uriarte expresó que considera muy bien lo que hace la Policía garantizando la seguridad de los niños en los centros escolares.

“Es un trabajo que siempre realiza nuestra Policía Nacional, agradeciéndole a nuestro Presidente y a la Compañera Rosario por ese apoyo que le da a todos los centros escolares, a los maestros, a los padres de familia y a los niños, para que puedan realizar sus estudios con tranquilidad y seguridad”, mencionó Uriarte.