Tras finalizar el combate entre Valentina Shevchenko y Priscila Cachoeira en UFC Fight Night 125, desde Belém, Brasil, las críticas para la UFC y el árbitro Mario Yamasaki han sido interminables.

En este combate se pudo vivir un acto de masacre, con una Shevchenko dominante desde el principio hasta el fin, conectando 230 golpes y solo 3 brindados por Cachoeira; y Yamasaki acusado de comportarse de manera inhumana y sádica.

La peruana Shevchenko es una de las mejores peleadoras a nivel mundial, siendo campeona en Muay Thai y kickboxing, además es la número 1 en la categoría de los pesos gallo femeninos, todos estos atributos hacen que Valentina sea una peleadora temible y con gran nivel en las artes marciales.

Ante este escenario la UFC está obligada a buscar peleadoras aptas para enfrentarla; muchos son los que han criticado a la promotora al pactar la pelea con la brasileña Cachoeira, quien es recién llegada y no posee el nivel de combate que ostenta Shevchenko, ni mucho menos tiene un lugar en el top 15 de la categoría.

En el combate Mario Yamasaki, miraba muy de cerca a las peleadoras, pero en ningún momento se le miró intención de parar el combate, aunque Cachoeira sangraba continuamente.

Por su parte Dana White, presidenta de UFC, se pronunció en redes sociales tras dinalizar el encuentro: "Priscila Cachoeira, has demostrado corazón y dureza, es un honor tenerte en la UFC. Desgraciadamente el árbitro Mario Yamasaki, que esta ahí para protegerte, no lo hizo. No es la primera vez que hace algo tan asqueroso en el octágono. Desgraciadamente yo no pude hacer nada, ya que el árbitro depende de la Comisión brasileña, que espero que después de este escalofriante espectáculo no vuelva a dejarle ponerle un pie en un octágono".

 

UFC