La Asamblea Nacional realizó este miércoles una sesión especial para conmemorar el Día Internacional de las Víctimas del Holocausto, en la que estuvo presente el vice superintendente de las Asambleas de Dios, Pedro Pablo Rojas; representantes de las diferentes denominaciones evangélicas y de la comunidad judía en Nicaragua.

El presidente de la Asamblea Nacional, doctor Gustavo Porras, subrayó que la Organización de las Naciones Unidas (ONU) estableció el 27 de enero de cada año como el Día Internacional de las Víctimas del Holocausto “con la fe, la voluntad y esperanza de que no se repitan estos terribles hechos en contra de la humanidad”.

Rojas afirmó que el genocidio contra más de 20 millones de personas, no fue un acto contra los judíos, sino un crimen contra los pueblos del mundo, por lo tanto hechos como estos no se pueden repetir.

“El holocausto judío debe ser visto como un legado vivo para la humanidad, porque la barbarie cometida por el régimen nazi, no solamente fue para los 20 millones de personas, fue un crimen contra la humanidad entera, por lo tanto los testimonios de las victimas nos dejan lecciones para ser compartidas, aprendidas, por todas las familias humanas", indicó.

asamblea

“Esta conmemoración de las víctimas del holocausto en el seno del parlamento, refleja verdaderamente también esa paz que anhela Nicaragua, esa paz que queremos cada uno de los y las nicaragüenses y lo que también anhela el gobierno de Nicaragua, a través de los distintos poderes del estado, para que nosotros vivamos como un país ejemplo donde se promueve la cultura de la paz”, dijo Kamilo Lara.

En la sesión conmemorativa, un niño de la comunidad judía nicaragüense entregó al doctor Porras un Janukia (candelabro de 9 brazos) y una Kipá, dos objetos símbolos del judaísmo. También participó en la actividad el grupo Eco Latino, que presentó un recital de música israelí.

El presidente del Parlamento dio gracias a Dios porque en Nicaragua todos estamos unidos en la lucha por la paz, la justicia, en fraternidad y amor, recordando a las víctimas del holocausto.

En la conmemoración estuvo presente el Shabad David Atar, máximo representante de la comunidad judía en Nicaragua, quien destacó las excelentes relaciones que existe con el pueblo nicaragüense.