Luego de intentar emprender de diferentes medios, Osvaldo José Oporta no desistió y se empeñó hasta que encontró la idea que hoy plasma en tinta sobre tela, tal cual Rubén Darío lo hiciera sobre el papel.

Fue precisamente tras ganar un concurso dedicado al bardo universal, impulsado por el Movimiento Cultural Leonel Rugama, que se ha logrado posicionar en el mercado de la ropa personalizada al estilo nica.

Oporta agradece el respaldo de sus padres, gracias a los cuales logró iniciar, primero con un ciber-café y luego con una tienda de reparación de celulares y librería.

Plasma la imaginación de la gente

“Esto me gustó mucho porque nosotros… la gente se lo imagina y nosotros le hacemos el diseño en su camisa o en cualquier tipo de producto que ellos quieran sublimar”, comenta el emprendedor.

Explica que trabajan en un local donde se realiza el proceso de sublimación, pero también cuentan con una tienda en el mercadito de San Judas, donde se ofrecen en su mayoría gran cantidad de camisetas con llamativos estampados, frases ocurrentes o material alusivo a Nicaragua.

Indica que cuentan con el servicio de diseñar e imprimir lo que deseen los clientes.

El interés de seguir creciendo y compartir con otros emprendedores las herramientas para triunfar, le ha hecho producir maquinas de serigrafía que comercia a bajos costos “para que ellos mismos  puedan crear sus artes y hacer sus camisas”, comenta.

“Todos nosotros queremos tener un negocio propio y a mucha gente le gusta esto de dibujo, de diseño, inventar y crear… aquí  todo el mundo se desenvuelve porque uno es su propio jefe y no hay nadie que lo pare”, comenta el muchacho que trabaja con dos muchachos que le apoyan con el proceso creativo.

negocio

negocio

negocio

negocio

negocio

negocio